Citroën C5 3.0 HDi V6 240 CV aut., prueba (Parte II)

Citroën C5 3.0 HDi V6 240 CV aut., prueba (Parte II)

Escrito por: Diego G. Moreira    23 abril 2010     2 Comentarios     5 minutos

Continuamos con la prueba del Citroën C5 equipado con el motor 3.0 HDi V6 de 240 CV y cambio automático de seis relaciones. En principio del diseño y del espacio interior, temas que tratamos en la segunda parte de la prueba no tenía pensado hablar, puesto que ya hemos hablado de la habitabilidad y del diseño del Citroën C5 en la prueba que realizamos hace unos meses.

Pero si tenemos que matizar cambios tanto en los acabados como en el diseño exterior, puesto que nuestra unidad no es un C5 convencional, destacando las llantas de 19 ” o el acabado interior con cuero integral. Por tanto de una manera algo más breve que habitualmente nos vamos a centrar en el diseño de este C5 y para aquellos que quieran ver en detalle el interior de esta berlina siempre pueden leer la prueba del anterior C5.


Diseño exterior

Citroën_c5

Una de las cosas que más llaman la atención exteriormente de este C5 de 240 CV, son las llantas, que para este modelo calza unas de 19 pulgadas, una medida en mi opinión desmesurada (con unas de 18″ sería suficiente) pero que llaman la atención por el diseño, nada convencional y con tintes deportivos.

Otro de los elementos que es propio de esta versión de 240 CV son las dos salidas del tubo de escape con formas rectangulares y que le aportan mucho carácter a la imagen exterior del C5. Por otra parte también tendremos los cromados propios del acabado Exclusive, del marco de las ventanillas parte inferior de la puerta y los tiradores.

En definitiva, el diseño musculoso y con personalidad que tiene el C5 se ve acentuado por los pequeños retoques que le dan un toque más deportivo o incluso diferente, distinguiendose de otros C5 que podamos ver por la calle.

Diseño interior

Citroën_C5

Si exteriormente tiene pequeños detalles que lo diferencian, por dentro en la práctica no tiene muchos detalles que lo diferencien del C5 que ya hemos probado. Pero se da la casualidad que nuestra unidad tenía como extra el pack de cuero integral, que incluye un nutrido grupo de elementos de equipamiento y de acabados.

Los asientos son de cuero microperforado (nada que ver con los de cuero normal), eléctricos con regulación para cualquier postura, (ver detalle) porque creo que es uno de los coches que tiene más reglajes para el asiento: podemos desplazarlo a lo largo, en altura, el respaldo, e incluso la parte superior del respaldo sólo (cuenta con dos zonas en el respaldo con ajuste eléctrico) y por último tenemos el ajuste lumbar que es eléctrico y desplazable, en conclusión es imposible no encontrar tu postura en un C5 con asientos eléctricos.

Citroën_c5

Pero además de los asientos de cuero, de un tono más bien marrón y una calidad a la altura de cualquier marca premium, también cuenta con el salpicadero completamente forrado en cuero, junto con las puertas que tienen también zonas forradas en cuero. Eso se traduce en que es prácticamente imposible dar con alguna zona que tenga un plástico duro y de mal tacto, puesto que el cuero de gran calidad inunda todo el habitáculo y pese a que los asientos no son ventilables (pero si calefactables) al ser microperforado no se hace pesado con el calor.

Pero además, por si nuestro viaje a bordo de esta berlina se empieza a hacer molesto para nuestra espalda, este C5 incorporaba un sistema que se anunció cuando se lanzó esta generación, pero que no me había coincido probar, y es el masaje en el asiento del conductor (ver detalle). Pero bueno, tampoco podemos tomar al pie de la letra lo de masaje, puesto que en la practica usa el apoyo lumbar para desplazarlo por la espalda y ajustándolo con mayor o menor profundidad. Muchos preguntareis que utilidad tiene, es un extra que está bien cuando viajas mucho, porque llevas ya un rato con la espalda pegada al asiento y lo accionas un tiempo y te descansa algo más la espalda, pero tampoco es un sistema que me guste llevarlo demasiado tiempo conectado porque llega a cansar.

Citroën_c5

Independientemente a estas curiosidades que tenía nuestra unidad de pruebas, el espacio interior del C5 sigue destacando por el espacio sobretodo en las plazas delanteras con asientos que son más bien butacas y con una postura de conducción muy cómoda. Mientras que en las plazas traseras el espacio ya está algo más comprometido sobretodo en altura, (aun así sigue siendo una auténtica gozada el viajar en las plazas traseras si no eres muy alto) y la visibilidad también se ve algo comprometida por causa del diseño, volvemos a emplazaros a leer la prueba del C5 2.0 HDI de 138 CV Aut. que publicamos hace unos meses donde hablamos más pormenorizado del interior de esta berlina y de su habitabilidad con un maletero de 439 litros.

Para finalizar con el analisis del diseño tanto exterior como interior del C5, comentar que el equipamiento que trae a mayores este pack de cuero integral y del que daremos buena cuenta en la tercera parte, cambia bastante el interior del C5 convirtiéndolo en una auténtica berlina premium con 240 CV bajo el capó y unos materiales de primera calidad.

Fotos | David Taboada

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.