Coches eléctricos: verdades, mentiras y falsos mitos que te interesa conocer

Coches eléctricos: verdades, mentiras y falsos mitos que te interesa conocer

Escrito por: Antonio Roncero   @roncero_antonio    11 diciembre 2019     12 minutos

Tanto si estás pensando en comprar un coche eléctrico como si no lo planteas todavía, existen algunas cuestiones que te interesa conocer.

Es imparable, los fabricantes están acelerando la electrificación de sus gamas. Y no tardarás mucho en considerar un coche eléctrico o un híbrido enchufable como una posible alternativa para sustituir a tu actual coche con motor de combustión. Ya los hay en todos los segmentos y de todos los precios.

Pero todavía hay mucho desconocimiento sobre la tecnología que utilizan los coches eléctricos. Y, sobre todo, en relación con algunos aspectos que tienen que ver con su mantenimiento y su conducción.

Estas son algunas de las respuestas a las preguntas que muchos usuarios se plantean cuando se trata de coches eléctricos… o de híbridos enchufables, que al fin y al cabo también pueden funcionar en el día a día como si se tratase de coches de propulsión cien por cien eléctrica.

¿Un eléctrico es en realidad un coche de emisiones cero?

Efectivamente, un coche eléctrico funciona con emisiones cero localmente. Por lo tanto, no contamina mientras circulas con él. Sin embargo, durante su ciclo de vida completo, un coche eléctrico también contamina. Ten en cuenta que durante el proceso de producción se consume energía, como a la hora de fabricar un coche con motor de combustión. Y lo mismo sucede en el proceso de fabricación de sus baterías.

Coche eléctrico

En cualquier caso, lo importante para el balance medioambiental del coche eléctrico es tener en cuenta de dónde procede la energía necesaria para producir la electricidad con la que cargarás las baterías.

Si esta electricidad es “verde”, es decir, procede de centrales hidroeléctricas, eólicas o solares, no es lo mismo que si esta energía procede de centrales que necesiten combustibles fósiles para funcionar. E incluso en este último caso, la eficiencia de estas centrales a la hora de producir electricidad es superior a la que ofrece un motor de gasolina o un diésel en un coche de combustión.

¿Cuánto cuesta recargar un coche eléctrico?

Con los precios medios actuales del kWh de electricidad, recargar un coche eléctrico pequeño o compacto, con una batería de unos 30 kWh de capacidad, puede costar entre 2,5 y 3 euros con las tarifas más económicas, y en torno a 5 euros con las más caras. Es interesante, si vas a adquirir un coche eléctrico, informarte con tu proveedor de electricidad y ver tipos de contrato para aprovechar las “horas valle”, en las que la electricidad es más barata.

Hyundai Ioniq Eléctrico

Si trasladas esto a coste por kilómetro, con esos 30 kWh, un coche tipo Renault ZOE o Nissan Leaf puede recorrer en torno a 200 km. Ojo, que al igual que sucede con un coche con motor de combustión, el consumo de un coche eléctrico también depende del tamaño y del peso.

¿Tienen los coches eléctricos un mantenimiento menor?

Indudablemente sí. Claro que eso no hará que te puedas olvidar de pasar por el taller. Cuando compras un coche eléctrico, mientras dure la garantía, estarás obligado a realizar las revisiones anuales programadas. Ten en cuenta que además de los aspectos relacionados con el motor, siempre tocará el mantenimiento del resto de sistemas del vehículo: filtro de habitáculo, neumáticos, frenos…

electricos ventas

Lo que está claro es que, tal y como me confirmaba un ingeniero de Renault en la presentación del nuevo Renault ZOE, en lo relacionado con el motor, los costes de mantenimiento son prácticamente nulos en comparación con un motor de combustión. No hay lubricante, ni bujías o calentadores. Tampoco EGRs, catalizadores o filtros de partículas que se puedan estropear. Ni correa de la distribución que tengas que sustituir a un número determinado de kilómetros.

Los coches eléctricos solo valen para ciudad: ¡falso!

No hace mucho tiempo era así. Pero la enorme evolución de la autonomía de los coches eléctricos, y el creciente aumento de la red de recarga rápida en las principales ciudades europeas y en las autopistas que las conectan, hace posible que hoy en día puedas plantearte un viaje con un coche eléctrico.

Hyundai Kona Electric

Entre los coches eléctricos con más autonomía del mercado ya hay muchos que superan los 400 km según el ciclo WLTP. Y con carga rápida de alta potencia –hasta 150 kW–, como la que ofrece la red IONITY, es posible que un coche como el Audi e-tron, por ejemplo, recupere un 80% de la carga de la batería en apenas media hora.

Todavía hay pocas estaciones de carga: ¡verdadero!

Al nivel al que se prevé que empiecen a venderse los coches eléctricos y los híbridos enchufables, todo nos va a parecer poco. Pero lo cierto y verdad es que, a pesar de que la red de postes de recarga ha crecido enormemente en los últimos 3 años, todavía queda mucho camino por recorrer.

En España, por ejemplo, existen unas 2.900 estaciones de carga pública con potencias de 11 kW o superior. Esto nos coloca como uno de los países europeos con menos puntos de carga en Europa. La cifra sube hasta más de 12.000 si incluimos los puntos privados en zonas hoteleras o restaurantes, pero en estos casos no son postes de libre utilización. Casi la mitad de las estaciones de carga públicas se concentran en Madrid y en Barcelona.

Prueba Hyundai Kona Ev

En electromaps puedes consultar fácilmente los puntos de carga a la hora de planificar un recorrido. La mayoría de los coches eléctricos de nueva generación incluyen también la posibilidad de instalar un navegador inteligente, que tiene en cuenta la autonomía restante y las estaciones de carga cercanas durante la ruta.

¿Son seguros los coches eléctricos?

Puedes estar tranquilo, un coche eléctrico es tan seguro como un coche con motor de combustión. En cuanto a seguridad activa, ofrecen un comportamiento dinámico muy parecido, y los mismos sistemas de ayuda a la conducción. En caso de accidente, las pruebas de choque de EuroNCAP de los últimos modelos eléctricos que se han lanzado al mercado demuestran que tienen nivel “5 estrellas”.

Si una de tus preocupaciones es si la batería del coche eléctrico puede suponer un riesgo adicional en caso de un choque, puedes estar tranquilo. Además, en la actualidad existen sistemas que desconectan la batería en caso de choque, para que no existan problemas con la corriente de alta tensión.

Tampoco pasa nada por lavar un coche eléctrico en un túnel de lavado, o por utilizar un SUV fuera del asfalto y realizar un vadeo (respetando las instrucciones del fabricante). La electricidad y el agua no se llevan nada bien, pero tanto la batería como el sistema eléctrico están totalmente protegidos.

Por último, relativo a la seguridad tampoco pasa nada si le cae un rayo a un coche eléctrico. No va a explotar, ni nada parecido. En este caso sucede lo mismo que en un coche normal: la carrocería del coche hace de conductora de energía, y el rayo no pasará al interior.

Coches eléctricos y caravanas: ¿son compatibles?

No es fácil encontrar coches eléctricos con bola de remolque para tirar de un remolque o de una caravana. Pero por poder, es perfectamente compatible.

Los primeros coches eléctricos, y también sucedía con los híbridos enchufables, no contemplaban esta posibilidad y no se homologaban para este fin, por motivos principalmente de protección del sistema de propulsión. Se aseguraba así la fiabilidad. En la actualidad puede haber coches eléctricos que sigan sin estar homologados para utilizarlos con remolque, pero son los menos.

Conducir coche con remolque

Lo que sí has de tener en cuenta es que, salvo casos muy puntuales como el del nuevo Tesla Cybertruck, un coche eléctrico tiene una capacidad de remolque muy por debajo de la de un coche equivalente con motor de combustión. Un ejemplo: el Audi e-tron está homologado para arrastrar un remolque de hasta 1.800 kg, mientras que un Audi Q8 TDI llega a los 2.800 kg.

Cargar un coche eléctrico mientras llueve no da calambre

Otro falso mito que se creó con los primeros coches eléctricos es el de si era posible o no recargarlos con seguridad en postes al aire libre en situaciones climatológicas adversas. La realidad es que no existe ningún problema. Todo está preparado, tanto el vehículo como la estación de carga y las conexiones, para que el proceso pueda realizarse incluso cuando está lloviendo.

Los fabricantes ya trabajan en sistemas de carga por inducción en los que no será necesario conectar físicamente el vehículo al poste de recarga, bastará con estacionarlo en una plaza de aparcamiento que contará con una placa de inducción en el suelo. Y también estos sistemas están preparados para ser compatibles con la lluvia.

Un coche eléctrico no ofrece las prestaciones de uno de combustión: ¡Falso!

Piensa una cosa: si esto fuera así, Porsche no habría lanzado el Taycan. Solo tienes que echar un vistazo a sus cifras: la versión más potente, el Taycan Turbo S, acelera de 0 a 100 km/h en 2,8 segundos. Busca un coche de su tamaño que no sea eléctrico capaz de bajar de 3 segundos.

Sí es cierto que la velocidad máxima de un coche eléctrico se limita, normalmente, para proteger la batería y la autonomía: el consumo de energía en un coche eléctrico aumenta de forma exponencial con la velocidad. En el caso del Taycan, por ejemplo, se limita la velocidad máxima a 260 km/h, cuando un coche con esta potencia y aerodinámica superaría fácilmente los 300 km/h.

Las características de funcionamiento de los motores eléctricos, capaces de ofrecer su par máximo desde los primeros instantes, hacen que la aceleración de estos coches sea mucho mejor que en un coche con motor de combustión, mejorando notablemente el agrado de uso, al ser la respuesta al acelerador prácticamente instantánea.

¿Cuánto dura y cuánto cuesta la batería de un coche eléctrico?

Una de las preocupaciones principales de los usuarios de los coches eléctricos es la batería. Si ya en los dispositivos móviles habituales, como los teléfonos móviles o los ordenadores portátiles, vemos cómo disminuye su rendimiento con el uso, ¿sucederá lo mismo si me compro un coche eléctrico?

La respuesta es afirmativa. Una batería disminuye su rendimiento con los ciclos de carga. Por ello, en la actualidad los fabricantes de coches eléctricos suelen ofrecer una garantía para la batería en torno a los 8 o 10 años, con un límite de kilómetros que puede llegar a alcanzar los 200.000 km. Pero ojo, esto no quiere decir que llegado a ese tiempo o a ese kilometraje haya que sustituir la batería, ni mucho menos.

En ese tiempo se garantiza cualquier posible avería o pérdida de rendimiento de la batería que supere un porcentaje determinado; normalmente hablamos de entre un 25 y un 30%. Superados esos años o kilómetros, la batería de un coche eléctrico puede haber perdido un 30% de rendimiento, pero el coche sigue estando operativo. La vida útil de la batería depende mucho de la utilización, del tipo de conducción, de la forma en la que se realiza la recarga y de las condiciones climatológicas bajo las que se utiliza el vehículo.

En cuanto al precio de una batería para un coche eléctrico, es muy variable, en función de la capacidad de la misma, de si va o no refrigerada por líquido… En ocasiones puede ser posible reparar una batería sustituyendo únicamente alguno de sus módulos de celdas, si se han dañado. Pero una batería completa puede costar desde 5.000-7.000 euros en coches pequeños… a más de 25.000 euros en los coches eléctricos más grandes y potentes.

¿Es más caro un coche eléctrico al contratar un seguro?

En la actualidad es posible encontrar ofertas de compañías aseguradoras que permiten contratar pólizas con ciertas ventajas para los coches eléctricos. Pero por lo general, asegurar un coche eléctrico cuesta más o menos lo mismo que hacerlo con un coche con motor de combustión de precio equivalente.

VW ID.3

Otra cosa es que la póliza a contratar incluya servicios adicionales que sí son propios de los coches eléctricos, como por ejemplo la asistencia 24H en caso de que nos quedemos sin batería. O el posible robo del cable de recarga, más los daños que los “amigos de lo ajeno” ocasionan al vehículo para llevarse dicho cable.

¿Cuánto tarda en recargarse la batería de un coche eléctrico?

Depende mucho de la capacidad de la batería y, sobre todo, del tipo de carga utilizado. Un enchufe doméstico podría ser suficiente para recargar un híbrido enchufable por la noche, pero no es una solución adecuada para un coche cien por cien eléctrico, pues los tiempos de carga se eternizan.

Nuevo Renault ZOE 2020

La cosa cambia si utilizas un Wallbox, opción que deberás contemplar sí o sí en el caso de que te decidas por un coche eléctrico. No sólo se disminuyen drásticamente los tiempos de carga (ojo, deberás contratar la potencia adecuada con tu proveedor de energía eléctrica), sino que evitas sobrecarga en la instalación, y podrás beneficiarte, en los casos de wallbox inteligentes, de opciones de recarga a remota.

A modo de ejemplo, estos son los tiempos de carga establecidos para un coche como el Renault ZOE, con la batería de 52 kWh:

-Recarga en el domicilio con Wallbox: una 9 horas (imagínate sin wallbox…)
Recarga en poste público a 11 kW: unas 2 horas para conseguir 120 km de autonomía, alrededor de 6 horas para una carga completa.
-Carga rápida a 50 kW: recuperas 150 km de autonomía en 30 minutos, carga completa en aproximadamente dos horas.

 

Comentarios cerrados

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.