Common Rail: todo lo que debes saber sobre esta tecnología

Common Rail: todo lo que debes saber sobre esta tecnología

Escrito por: Mónica Redondo   @MonicaRedondoD    6 enero 2020     4 minutos

¿Cómo funciona el sistema Common Rail en los automóviles diésel? Te contamos todo lo que debes saber sobre esta tecnología.

Common Rail, seguro que desde hace unos años no has dejado de escuchar y/o leer sobre este término pero hoy te vamos a contar todo lo que debes saber sobre esta tecnología. En primer lugar hay que tener claro lo que es y es que funciona como un sistema de inyección de combustible controlado por la centralita y está indicado para motores diésel.

Es importante saber que la inyección de combustible se produce directamente en la cámara de combustión. El combustible, diésel, va desde el tanque hasta la bomba de alta presión, pasando por los conductos para llegar a los inyectores.

Common Rail

¿Cómo funciona el sistema Common Rail?

El combustible fluye desde el tanque hasta la bomba de alta presión, hasta aquí el sistema es de baja presión. En algunas ocasiones hacen uso de bombas eléctricas dentro del tanque de combustible.

La bomba de alta presión es la encargada de generar la suficiente presión de combustible, para así garantizar un pulverizado perfecto dentro del cilindro facilitando la inflamación espontánea de la mezcla.

Las presiones pueden variar entre 300 y los 2500 bares, según las exigencias de carga del motor. El combustible al salir de la bomba de alta presión pasa por una serie de conductos comunes, de ahí el nombre del sistema, Common Rail, o rampas, para así llegar a los inyectores. Una vez ahí, los inyectores se controlan de forma eléctrica a través de la centralita del vehículo en cuestión.

¿Qué ventaja tiene el sistema Common Rail?

La principal ventaja que posee esta tecnología es que se puede controlar electrónicamente, por lo que se podría conseguir pre-inyecciones y post-inyecciones. De esta forma se podría llegar a conseguir un mayor rendimiento y una mayor reducción de ruidos.

Para que el sistema Common Rail funcione correctamente y con ello el motor, es necesario que los sensores estén al día. ¿Los más importante? El sensor de posición del cigueñal, el sensor CMP, el caudalímetro, el sensor del pedal del acelerador, el sensor de presión de la rampa de inyectores y el de presión de la admisión del turbo.

Una vez que los sensores han admitido la información, son los actuadores quienes tienen que ejecutar la orden. ¿Los más importantes? Los inyectores, las electroválvulas de gases de escape, más conocidas como EGR, la mariposa de admisión, el precalentamiento de bujías, presión del rail y regulador del caudal.

Inyector

Además de esta ventaja, es importante que tengamos en cuenta que esta tecnología provoca que la inyección de combustible sea más limpia y mucho más eficiente. Esto es posible gracias a las cortas distancias de pulverización y a la inyección múltiple. Los motores dan menos emisiones y los motores son capaces de ofrecer una mayor potencia. El consumo de combustible también se ve reducido notablemente. Es fundamental comentar que se puede implementar en una gran variedad de vehículos diésel ya que se trata de un sistema modular.

Más del 70% de los diésel utilizan el sistema Common Rail

Es importante que esta tecnología supuso un antes y un después en cuanto a rendimiento y eficiencia se refiere. Bosch fue uno de los primeros fabricantes que lo desarrollaron en 1997.

Según Goodyear, «el common rail es posiblemente el sistema más eficiente de inyección que montan los vehículos diésel actualmente. Su función es hacer que el combustible pase desde el depósito a los inyectores. Puede parecer algo obvio, pero no lo es tanto: el rendimiento del coche y sus consumos depende de la sincronización perfecta en este estadio del propulsor.» «El sistema Common Rail lleva más de 20 años en las cadenas de producción y está en constante renovación«.

Common Rail Bosch

«El Common Rail es uno de los sistemas de inyección más eficientes que utilizan los vehículos hoy en día y su uso se ha estandarizado en los últimos años para que los coches diésel ofrezcan cada vez más y mejores prestaciones. Sus ventajas son bien conocidas por los fabricantes, pero los grandes beneficiados de su uso somos los conductores».

Deja un comentario