Conducción en lluvia: 10 consejos que te ayudarán a viajar más seguro

Conducción en lluvia: 10 consejos que te ayudarán a viajar más seguro

Escrito por: Redacción    23 octubre 2018     6 minutos

La llegada de las estaciones y las lluvias nos obligan a llevar mayor precaución al volante. Te dejamos una lista de consejos para conducir bajo lluvia.

Durante las últimas semanas no han cesado las noticias de lluvias torrenciales. La salida del verano nos trae consigo distintas condiciones climatológicas y meteorológicas que se pueden volver peligrosas mientras conducimos. Una de las formas más habituales es la lluvia y ante esta situación debemos tener en cuenta varios consejos previos al ponernos al volante, y que aumentarán la seguridad durante el viaje que realicemos.

1. Presta atención al dibujo de tus neumáticos y al estado de los amortiguadores

Los neumáticos de nuestro vehículo deben estar en un estado perfecto para evacuar agua suficiente. La ley marca como obligatorio que el dibujo de nuestro neumático tenga 1,6 milímetros de ancho. Sin embargo, el mínimo recomendado para una perfecta evacuación de agua es de 3 milímetros.

Otro factor para mantener el dibujo adecuado es la presión. Una presión correcta previene que las ruedas no se deformen y permiten al dibujo de la banda de rodadura trabajar para lo que ha sido diseñado, evacuando correctamente el agua por sus canales. Por el contrario, si nuestros neumáticos no cuentan con un buen hinchado, el dibujo se deformará más que en situaciones normales y el neumático no trabajará de forma correcta.

La revisión de los neumáticos antes de realizar nuestro viaje nos evitará en la medida de lo posible la aparición del temido aquaplaning. Un fenómeno que puede provocar la pérdida de la trayectoria al atravesar un charco de agua, cuando los neumáticos, ya sea por no contar con dibujo suficiente, o porque la velocidad es excesiva, no son capaces de evacuar el agua.

Audi lluvia

Por otro lado, el estado de nuestros amortiguadores también es vital en viajes bajo la lluvia. Gracias a un buen estado de los amortiguadores podremos mantener la adherencia en los ejes delanteros y traseros. En caso negativo, el vehículo mantendrá a duras penas la sujeción al asfalto en movimientos laterales y verticales.

2. Los frenos, siempre a punto… y más con lluvia

Un buen estado de los frenos nos permitirá evitar que su efectividad disminuya. Una de las consecuencias de la lluvia es la pérdida de eficacia en la frenada y la alargada de la frenada en condiciones de mojado. Una puesta a punto o revisión aumentará las condiciones de seguridad durante nuestra conducción bajo lluvia.

3. La importancia del parabrisas

Distintas asociaciones y clubes de automovilismo recomiendan cambiar los limpiaparabrisas una vez al año. Durante el verano, las altas temperaturas y la utilización del lavaparabrisas para eliminar mosquitos, por ejemplo, maltratan las escobillas del limpiaparabrisas, siendo este motivo suficiente para realizar la retirada. La evacuación adecuada de agua del parabrisas nos permitirá mantener una buena visión en condiciones de lluvia.

Limpiaparabrisas

Por otro lado, recomendamos el uso de repelentes de agua, muy frecuente en Estados Unidos y el norte de Europa. Este producto mejorará la descarga de agua de nuestra luna delantera. El uso de resinas acrílicas aumenta la eficacia de nuestros limpiaparabrisas, ya que el agua resbala con mayor facilidad sobre nuestro parabrisas.

4. Mayor concentración durante la conducción

La cantidad de agua que cae sobre la carretera puede propiciar que nuestras ruedas no agarren de la misma manera. La capa de agua provoca que el asfalto se vuelva más resbaladizo y que los neumáticos deslicen sobre él. Uno de los efectos más habituales es el ya mencionado aquaplaning. El exceso de agua sobre el asfalto o la mezcla entre el agua y la suciedad del firme pueden propiciar que nuestras ruedas deslicen sobre la capa de agua que se forme. Por eso, aconsejamos que disminuyas la velocidad y cuente con una mayor capacidad de maniobra para evitar cualquier tipo de incidente.

Como hemos comentado anteriormente, el buen estado de los frenos nos permitirá tener mayor seguridad durante nuestro viaje.La distancia de frenado se ve aumentada con los frenos mojados y el bloqueo de ruedas. Por eso, a la hora de realizar cambios de dirección, estos deben sean firmes y seguros, con las dos manos en el volante, pero siempre con la máxima suavidad posible.

5. Aumenta la distancia de seguridad

La distancia de seguridad es uno de los factores más importantes para evitar accidentes. Durante condiciones adversas como la lluvia debemos aumentar el espacio con el coche que tenemos delante. Un buen cumplimiento de la separación entre vehículos nos permitirá reaccionar a tiempo en caso de que ocurra alguna emergencia en carretera.

6. Atención a las señales de tráfico

Las advertencias que coloca la DGT en los distintos puntos de las carreteras son importantes. Debemos tener en cuenta las señales de velocidad o de suelo deslizante, ya que nos avisan para aumentar más si cabe la precaución durante nuestra conducción.

7. Las luces siempre encendidas

Durante condiciones meteorológicas de lluvia o niebla, la visibilidad disminuye. Sin embargo, esto aumenta las posibilidades de atropello mortal en un 10%, o de atropello grave en un 50%. Por este motivo debemos tener encendidas las luces de posición y corto alcance. La condición ver y ser vistos se antoja imprescindible para así rebajar las probabilidades de sufrir un percance o de provocarlo. Si tienes que utilizar los faros antiniebla, no te olvides de desconectarlos cuando ya no sea necesario.

8. Sigue la trazada habitual y evita las marcas blancas de la carretera

Por último, te recomendamos que evites las marcas blancas o líneas de señalización en la medida de lo posible. La humedad vuelve más peligrosa a la pintura que señaliza, por ejemplo, las delimitaciones en carretera. Los neumáticos pierden agarren y puede provocar que perdamos el control del vehículo.

Por esto te aconsejamos que mantengas la trazada habitual. El paso de los distintos vehículos seca el asfalto y crea un dibujo más seguro que permitirá a nuestras ruedas aumentar el agarre.

Consejos para moto

Sin embargo, no hay que olvidar que uno de los transportes con mayor facilidad para sufrir accidentes en estas condiciones son las motocicletas o similares. En caso de que este sea tu método de transporte, te dejamos algunos consejos personalizados para realizar una conducción segura.

9. Utiliza un equipo adecuado

Al estar más expuesto a las condiciones climatológicas, el motorista debe protegerse. Las frías temperaturas reducen nuestra capacidad de reacción. Una conducción más rígida provoca que podamos perder el control de nuestra moto. Por eso es indispensable que usemos guantes, evitar que nuestra visera se empate y protecciones adecuadas que nos mantengan calientes.

Las recomendadas por clubes automovilísticos son las siguientes: ropa interior térmica, sotocasco y botas y guantes de invierno. A pesar de que podamos pensar que es mejor el uso de más capas, esto puede jugar en nuestra contra. Cuando subamos a nuestra moto debemos tener la mayor movilidad posible para reaccionar a tiempo.

10. Prepara antes tu moto

Al igual que hemos comentado en el apartado de los coches, debemos revisar que nuestra moto tenga una presión de neumáticos apropiada, que el dibujo sea el mínimo establecido, examinar los frenos y que el alumbrado funcione correctamente.

De manera más cercana al mundo de la moto, recomendamos calentar durante un tiempo más prolongado la motocicleta. Al esperar a que la unidad de potencia se caliente, prolongaremos el uso de esta y evitaremos los cambios bruscos de temperatura en el motor.

Comentarios cerrados

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.