Mercedes-Benz GLK 220 CDI BlueEfficiency, prueba (Parte II)

Mercedes-Benz GLK 220 CDI BlueEfficiency, prueba (Parte II)

Escrito por: Diego G. Moreira    22 octubre 2009     5 Comentarios     5 minutos

Ya os hemos contado como va el motor 220 CDI de 170 CV del Mercedes GLK, un motor muy equilibrado para el SUV de Mercedes al contar con potencia sufiente y al mismo tiempo conseguir unos buenos consumos. Por tanto ahora nos toca hablar del diseño y espacio interior del GLK, un coche que tiene unas medidas bastante contenidas y es práctico para andar por ciudad.

Pero sus cortas medidas y su amplio espacio interior le acaban restando espacio al maletero. Pero como el Mercedes GLK tiene muchos detalles a comentar, sobretodo en el interior, donde se ha cuidado todo con detalle, normal si estamos hablando de un coche que parte de los 42.850 euros. Por tanto pasemos a ver con detalle el diseño y el interior del SUV alemán.

Diseño exterior

Mercedes_GLK

El diseño exterior del GLK le imprime al coche personalidad propia, líneas rectas muy marcadas y un diseño atípico dentro del segmento. Pese a sus dimensiones compactas exteriormente tiene unos pasos de rueda marcados que le aportan musculatura al diseño y robusted. Los retrovisores exteriores cuenta con las luces intermitentes integradas con dos líneas tipo LED.

En la parte posterior también cuenta con la tecnología LED para los faros, en concreto para las luces de freno e intermitentes. Otra cosa que puede llamarnos la atención de su exterior son sus llantas de 18 pulgadas. Por último destacar sus ópticas delanteras, que en caso de nuestra unidad de pruebas, eran luces bixenón direccionables, además pueden contar con la función de luz diurna configurable en el ordenador de abordo, pero no son tipo LED.

Diseño interior, habitabilidad y calidad de los materiales

Mercedes_GLK

Nada más subirme en el coche dentro del parking de Mercedes, ya notas cierta amplitud interior que no esperas al verlo por fuera. De echo en definitiva es un coche amplio para cuatro ocupantes, el único punto flaco es el matelero que se ve perjudicado por la amplitud interior. El GLK cuenta con una postura de conducción correcta con asientos eléctricos (en nuestra unidad) y una combinación de tela y cuero muy práctica, porque el cuero entero si no es perforado al final se convierte en un problema con el frio o las altas temperaturas y de esta forma se solventa ese problema.

El salpicadero tiene un diseño con formas rectas y con materiales de calidad, toques el plástico que toques será agradable al tacto. La pantalla permanente (y no escamoteable con el Clase C) preside la consola central y justo debajo el equipo de sonido y comunicación que funciona muy bien además de contar con un buen equipo de sonido del que os hablaremos en la parte final del equipamiento.

Un detalle que nos pareció mejorable son las palancas de la parte izquierda del volante, Mercedes aglutina en una sóla palanca los limpias e intermitentes y además en ese lado izquierdo hay otra palanca más que controla el limitador y el cruise control, por lo que puede ser un poco lioso ambas palancas juntas. Por otro lado las levas son estupendas para conducir y muy cómodas para subir o bajar marcha de forma rápida y si vemos hacía abajo vemos que hay un pequeño pedal a la derecha, un sello de identidad de la marca alemana, el freno de mano que es de pie (ver detalle).

Mercedes_GLK

Las plazas delanteras son cómodas con buena sujección lateral y como detalla curioso que nos ha gustado mencionar unas luces LED sitúadas debajo del espejo retrovisor (que es fotosensible), de noche esas luces que son como unos leemapas le aportan una iluminación ténue blanca a la consola central que hace un buen efecto de noche.

Si pasamos a las plazas traseras mejor dos ocupantes que tres, tres viajan sin problemas pero para ir cómodos y si las personas son algo voluminosas lo mejor es dos personas. Hay suficiente espacio para las piernas y la altura con el techo es normal y puede ir una persona más o menos alta sin complicaciones en las plazas traseras.

No podemos pasar por alto el techo panorámico de cristal (un extra) que se divide en dos y la parte delantera se puede abrir eléctricamente y es una auténtica gozada. La calidad general de los materiales está a la altura de coche y no hay plásticos que desentonen o malos ajustes, incluso nos ha sorprendido gratamente el tacto de algunos botones sitúados en el techo.

Mercedes_GLK

Por último nos quedan los huecos, en general cuenta con una buena guantera y en el tren central cuenta con otro hueco grande para poder dejar cosas. Pero donde falla es en el maletero (450 litros), es el menor si no lo comparamos con sus rivales, algo comprensible porque el espacio interior y el diseño compacto le ha pasado factura al maletero que además tiene una rueda de repuesto de emergencia, de dimensiones normales, bajo el maletero lo que resta espacio también (pero se agradece no ver un Kit antipinchazos).

No podemos dejar el maletero sin comentar la simpática caja que tiene de plástico plegable con el logotipo de Mercedes (ver detalle) sin duda nos ha llamado la atención. Por tanto estamos ante un vehículo amplio, con buena calidad interior (como acostumbra Mercedes) y con unas medidas exteriores muy buenas para el tráfico urbano y al mismo tiempo poder hacer una escapada fuera del asfalto.

Fotos | Diego G. Moreira
Agradecimientos al equipo de RESA por la colaboración.

3 comentarios

  1. J.F.ZULOAGA dice:

    TENGO GANAS DE ESTRENARLO.

  2. Ernesto dice:

    Gracias español, por los comentarios; ahora en Junio 2013 compraré un glk 220 diesel automático.Ustedes son los nos sirven de guías a los «sudacas» en las pruebas de los últimos modelos alemanes.
    Ah, me olvidaba:por la crisis de la eurozona, Chile (por su economía privilegiada)está siendo refugio de un montón de españolitos.

  3. Ernesto dice:

    Corrijo comentario:debe decir, «Ustedes son los que nos sirven…»

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.