Mercedes Clase E 250 CDI, prueba (Motor y prestaciones)

Mercedes Clase E 250 CDI, prueba (Motor y prestaciones)

Escrito por: Diego G. Moreira    16 agosto 2012     4 minutos

Primera parte de la prueba del Mercedes-Benz Clase E 250 CDI de 204 CV. En esta parte de la prueba hablamos del motor, prestaciones, consumo y comportamiento.

Nuestro protagonista en esta prueba es un vehículo muy equilibrado en cuanto a tamaño y prestaciones, además de ser un viejo conocido de la marca de la estrella. Digo equilibrado por tamaño, puesto que ofrece bastante espacio interior a sus ocupantes, y al mismo tiempo, prestacionalmente porque es un motor diesel con 204 CV.

Hablo del Mercedes Clase E equipado con el propulsor diesel 250 CDI que rinde 204 CV, se trata de un motor de cuatro cilindros derivado del mítico 220 CDI, pero más prestacional y con potencia más que suficiente para mover a esta berlina de alta gama. ¿Buscas una berlina premium espaciosa, pero sin irte a los buques insignia de las marcas premium? ¿Buscas una berlina con 204 CV y un consumo de 5,5 litros en carretera? Quédate con nosotros y sigue esta interesante prueba del Clase E.

Motor y prestaciones

Empezando por el apartado de motor, pese a que nuestro Clase E contaba con 204 CV no equipaba un motor V6, ni mucho menos, se trata de una evolución del 2,2 litros diesel (archiconocido motor) que es capaz de alcanzar los 204 CV. Esta versión es el escalón medio en la gama diesel y el último cuatro cilindros antes de llegar a los diesel V6.

Lo más destacable es la flexibilidad de respuesta, ya que, desde las 1.400 r.p.m. empieza a empujar ferozmente hasta las 4.000 vueltas. Esto es un gran rango de uso y una respuesta a prácticamemte cualquier régimen, eso sí, la mayor fuerza la encontramos por encima de las 1.600 r.p.m. hasta las 3.500 revoluciones.

El fiel reflejo de la respuesta del Clase E 250 CDI es su par motor, con 500 Nm desde sólo 1.600 r.p.m., es mucho par a bajas vueltas y tenemos que dosificarlo muy bien con el acelerador, para que el eje trasero se comporte con suavidad. Más potencia en este tipo de coche y con un chasis orientado al confort, no es necesaria puesto que este modelo convence para todo tipo de usos, ya que no tendremos problemas para realizar un adelantamiento o salir airoso de cualquier situación.

Por otro lado, pese a no ser un seis cilindros, intenta ser bastante suave. Al mismo tiempo que nuestra unidad de pruebas llevaba asociada una caja de cambios automática de siete relaciones con varios tipos de funcionamiento: ECO, Sport y Manual.

En el modo ECO la caja cambia automáticamente sobre 2000 r.p.m., llevando el Clase E siempre bajo de vueltas, mientras que en modo Sport lo mantiene entre 1.500 revoluciones y 3500 máximo, donde ya cambia. La caja no es de doble embrague ni destaca por su rapidez cambiando, pero al menos se comporta de manera correcta.


Comportamiento

Estamos ante una berlina de grandes dimensiones, que está camuflada bajo un PACK AMG que le aporta ciertos detalles estéticos, así como las llantas AMG de 18 pulgadas con perfil bajo y frenos deportivos que cumplen de manera excelente su función.

Pero no debemos olvidar que no es el Clase E AMG de 525 CV, es decir, el chasis aunque correcto, está destinado al confort. Esa es su mayor virtud, es sentarte en sus cómodos asientos y olvidarse de todo lo que te rodea, es un devorador de kilómetros incansable y que mima a sus ocupantes con un nivel muy elevado de confort interior. Ya no sólo por sus suspensiones, que hacen desaparecer las irregularidades del asfalto para que no llegue al interior, sino también por su buena insonorización que aisla de manera sublime.

¿Qué pasa cuando queremos sacar a pasear los 204 CV? El chasis ante todo es amplomado y confortable, pero hay que decir que mantiene el tipo en zonas algo más complicadas. Las llantas AMG también ayudan a que se muestre algo más eficaz en zonas con curvas.

Como comentaba al principio, los frenos delanteros son de mayor tamaño (PACK AMG) con pinzas de freno negras con el logotipo de la marca, y discos ventilados.

Si buscamos algo más de deportividad, sería interesante la tracción integral 4Matic, para no pasar todo ese inmenso par sólo a las ruedas traseras y además la suspensión deportiva, puesto que es un coche grande orientado más bien al confort.


Consumo

El apartado de consumos es muy favorable a este alemán, puesto que en autovía se ha conformado con 5,8 litros a los 100 km. Una cifra muy buena para tratarse de un motor de 204 CV, muy prestacional. Mientras que en carretera es sencillo rondar los 5,5-6 litros a los 100 km en una conducción normal.

El apartado menos ahorrador es la ciudad, puesto que aquí el consumo se eleva hasta los 8 litros a los 100 km, de todas formas, no es un consumo demasiado elevado. Aunque el habitat ideal del Clase E son las carreteras y autovías, donde saca el mayor confort y economía de uso.

En la segunda parte de la prueba hablaremos del diseño, daremos cuenta del diseño exterior (con Pack AMG y Avantgarde) y del interior, analizando la calidad de los acabados y espacio.


Fotos |
Diego G. Moreira y Equipo de pruebas

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.