Preparar un coche, pasos básicos (I)

Preparar un coche, pasos básicos (I)

Escrito por: Chema    5 enero 2013     4 minutos

Tras el éxito de la primera entrega relacionada con el funcionamiento de un motor, hemos decidido seguir, poco a poco, explicando como preparar desde el habitáculo de tu coche hasta su motor, pasando por el funcionamiento de la aerodinámica.

Hoy empezaremos de manera muy básica explicando como ganar algunos caballos de potencia a nuestro motor. Seguramente muchos de vosotros sabréis más y mejor todo lo que se explique en estos párrafos, pero entender que no podemos empezar desde arriba habiendo gente que desconoce todo aquello relacionado con la preparación de un coche.

Lo primero que debes saber es que preparar un motor no es barato, a no ser que lo quieras hacerlo mal y de una forma chapucera. Si no tienes dinero mejor ahorra, para más adelante poder hacer las cosas bien. No tengas prisa y sobre todo ten mucha paciencia y calma, más aún si eres tú el que te vas a poner manos a la obra sin ayuda de un experto.

TURBO_JZA8001

En esta ocasión nos centraremos en los motores sobrealimentados ya sea por turbo o compresor. Son los más sencillos y baratos de preparar, siendo capaces de aumentar su caballería de manera mucho más rápida y mayor que en un atmosférico.

Lo primero es saber que quieres hacer y que tienes en el garaje. No tiene nada que ver un vehículo para tandas que sale a correr 5 veces al año con suerte o tu coche de diario al que quieres darle un pequeño apretón con el que poder divertirte sin sacrificar su fiablidad o consumo.

Teniendo todo lo anterior claro empezamos.

Los motores con turbo, ya sea de geometría fija o variable, cuentan con una relación de compresión bastante baja en comparación de un vehículo de similares características que cuente con un atmosférico. Por ello, la principal manera de ganar potencia es hacer soplar al turbo con mayor fuerza o presión, algo relativamente fácil si sabemos controlar la centralita de nuestro vehículo. Lo ídeal sería no llegar al límite de soplado del turbo, pero si lo que quieres hacer es eso, mejor hazte con un turbo de mayor tamaño.

Hacer soplar al turbo con mayor fuerza implica un aumento de la temperatura en los gases que se reintroducen en la cámara de combustión, por lo que deberíamos hacernos con un intercooler más grande que permita enfriarlos de mejor manera. Algo que tampoco vendría nada mal sería unos ventiladores que acompañen el tamaño del intercooler, por aquello de que el motor no acabe sufriendo y roto al cabo de unos kilómetros de apretones.

modp_1103_08_o+greddy+r35_gt-r_front-mount_intercooler_kit

Al aumentar la cantidad de gases de escape que introducimos en los cilindros, lo más probable es que nuestra centralita no sea capaz de conseguir una mezcla más rica de lo que debería y no por culpa suya si no porque seguramente el tamaño de los inyectores y de la bomba de gasolina sea demasiado pequeño para la preparación que estemos realizando. Si lo que quieres es ganar 10 cv de potencia no sería ningún problema, pero si lo que deseas es poner tu seis cilindros de tres litros de cubicaje con 400cv, deberías realizar estas medidas si no quieres acabar quemando el motor. En este último caso, no vendría nada mal comprar un juego de pistones y bielas forjadas.

Todo lo anterior estaría complementado de manera perfecta con un filtro de aire de mayor tamaño y un sistema de escape deportivo. No hablo de suprimir el catalizador o silenciador, algo que permitirá a tu coche sonar como uno de competición, si no de llevar puesto un escape que ayude a sacar del motor más rápidamente los gases de la combustión, mejorando de manera clara todo lo anteriormente dicho.

Espero que os haya podido servir de ayuda. Es algo muy sencillo y resumido aunque estoy deseando seguir escribiendo al respecto de una manera más centrada en cada tipo de motor.

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.