Probamos la gama MINI John Cooper Works, al volante del Countryman JCW y Coupe JCW

Probamos la gama MINI John Cooper Works, al volante del Countryman JCW y Coupe JCW

Escrito por: Diego G. Moreira    30 julio 2013     Sin comentarios     4 minutos

Gracias al concesionario Celtamotor , pudimos pasar una jornada realmente interesante, puesto que no todos los días tenemos a nuestra disposición una flota de Mini, y no cualquiera, sino los John Cooper Works.

Todas las versiones JCW de todos los modelos Mini estaban disponibles para probar, nosotros nos decantamos por dos unidades, el Mini Countryman JCW y el Mini Coupe JCW. Son modelos radicalmente opuestos pero los dos tienen la deportividad como nexo de unión.

Por si alguien desconoce que significan las siglas John Cooper Wokrs, se trata de las versiones más vitaminadas de la gama Mini, todas ellas equipadas con el motor gasolina de 1,6 litros con turbo y una potencia de 211 CV.

Mini Countryman JCW

CIMG9429

Este es el Mini menos «mini«, puesto que dispone de cuatro puertas y un tamaño más que considerable pero no por ello deja de ser interesante, más bien al contrario. Porque la versatilidad que ofrece con sus cuatro puertas no está reñida con la deportividad de la variante John Cooper Works.

El motor es el mismo que hemos mencionado con 218 CV gasolina, aunque no sólo cambia el motor con respecto a las demás versiones, sino que también aparece un diseño más deportivo y una puesta a punto de la suspensión.

CIMG9343

El Countryman es el típico coche con el que podemos llevar a los niños al colegio sin preocuparnos por el espacio pero además esta variante JCW hace que disfrutemos de las carreteras de curvas. Y precisamente, para probarlo hemos cogido un tramo del Rias Baixas con curvas no muy rápidas pero si con constantes cambios de apoyo y en general divertidas para comprobar como responde un coche de este estilo y ver si realmente podemos decir que es deportivo.

La suspensión es amable con los pasajeros, sobretodo si lo comparamos con el Mini Coupe, pero no por ello es ineficaz a la hora de trazar curvas, donde se desenvuelve muy bien y con total firmeza, siempre siguiendo la trayectoria que le marcamos con la dirección.

CIMG9366

El motor es turbo con buena respuesta a altas vueltas, concretamente desde 3000 r.p.m., aunque a bajas la respuesta es más floja. Eso sí, el Countryman tiene un elemento diferenciador frente a otros Mini JCW, se trata de la tracción total All4 que nos impide perder tracción en casi cualquier circunstancia.

Durante más de una hora al volante del Mini Countryman JCW nos ha quedado claro que tiene un justo punto medio entre deportividad y practicidad, al mismo tiempo que en zonas con asfalto irregular es bastante confortable. Es un deportivo más racional.

Mini Coupe JCW

CIMG9410

De un coche más racional como el Countryman, pasamos a un deportivo puro diseñado para aquellos que buscan la máxima experiencia al volante y desde luego no tienen mucha familia. De entrada lo que más sorprende del Coupe es su diseño, aunque poco práctico, puesto que es biplaza, tiene muchos adeptos y sus líneas son reconocidas. Allá donde va, la gente lo ve, te pregunta y en definitiva la tónica general es que gusta.

Por dentro encontramos una postura de conducción pegada al suelo, muy deportiva, volante vertical y suspensiones de tipo duro, que sienten cada mínima irregularidad del asfalto pero que ofrecen unas sensaciones de conducción más próximas a un kart que a un turismo, algo interesante para los amantes de la deportividad en estado puro.

CIMG9431

Su poco peso, apenas 1.200 kg, unido al potente motor gasolina con 211 CV, hace que con solo pisar el acelerador el coche responda con contundencia. En zonas con curvas es un coche muy divertido, su poco peso y un buen reparto de pesos lo hacen estable y al mismo tiempo eficaz a la hora de trazar las curvas más exigentes.

Eso sí, el alerón no es un mero elemento decorativo. Se eleva automáticamente al pasar los 80 km/h y es de gran ayuda para aportar algo de peso al eje trasero.

CIMG9373

El Mini Coupe JCW no es un coche racional, incluso sería más recomendable el Roadster que al menos es cabrio, pero si que es un coche pensado para disfrutar de la conducción con las sensaciones más deportivas y si a eso le unimos el motor gasolina del JCW, el resultado final es muy divertido.

Fotos | Diego G. Moreira

Comentarios cerrados

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.