Vídeo: Qué V10 suena mejor, ¿el del Porsche Carrera GT o el del Lexus LFA?

Vídeo: Qué V10 suena mejor, ¿el del Porsche Carrera GT o el del Lexus LFA?

Escrito por: Javier López   @jlopezbryan96    31 marzo 2021     2 minutos

Hoy os traemos un vídeo en el que se enfrentan el Porsche Carrera GT y el Lexus LFA en una batalla de sonidos para demostrar cuál suena mejor.

El mundo de los superdeportivos ha cambiado mucho en los últimos años, recurriendo a mecánicas de todo tipo en los que predomina, principalmente, la hibridación. Sin embargo, existió una época dorada en este mismo siglo protagonizada por emblemáticos vehículos como el Porsche Carrera GT y el Lexus LFA. Ambos superdeportivos, además de contar con unas prestaciones de escándalo, tienen un punto en común de lo más espectacular: un motor V10 atmosférico que, por desgracia, se encuentran en peligro de extinción.

La gente de Supercar Driver ha tenido la desfachatez -en todo el mejor sentido de la palabra- de reunir a ambos modelos de ensueño para descubrir cuál de ellos suena mejor. Sin lugar a dudas una tarea complicada de resolver teniendo en cuenta que tanto el Lexus LFA como el Porsche Carrera GT cuentan con un V10 atmosféricos dispuestos a alcanzar la nota más aguda en el corte, situado en ambos casos a muy altas revoluciones.

En el caso del Lexus LFA nos encontramos con un V10 de 4.8 litros puesto a punto por Yamaha y dispuesto a deleitarnos con 560 CV y 480 Nm de par. Gracias a dichas prestaciones, el superdeportivo nipón acelera de 0 a 100 en 3,7 segundos y una velocidad punta de 297 km/h. En el otro lado del cuadrilátero se sitúa el Porsche Carrera GT con un colosal V10 de 5.7 litros capaz de erogar 612 CV de potencia y 590 Nm de par.

Con esta premisa, el alemán realiza el sprint hasta los 100 km/h en 3,9 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 329 km/h. Ninguno de los dos se encontraban por aquel entonces sujeto a normativas anticontaminación y, mientras que el LFA se encontraba bajo el amparo de Yamaha, el Carrera GT recurría a un motor derivado directamente de la competición que poco compromiso tenía con el medioambiente. En otras palabras: un auténtico pecado ante los ojos de cualquier político contemporáneo y una obra de arte para nosotros, los petrolheads empedernidos.

En ambos casos resulta complicado decantarse por uno de los dos superdeportivos. En el caso del Carrera GT nos encontramos con una melodía algo más tosca e irrespetuosa -también en el mejor sentido de la palabra- pero igualmente con afinada como si un luthier hubiese fabricado el sistema de escape.

El Lexus LFA nos deleita con una sintonía simplemente perfecta, aguda pero no escandalosa y melódica. Lástima que a lo largo del metraje no nos dejen escuchar más la sinfonía del Carrera GT. Sea como fuere, estamos ante un duelo de titanes digno de admirar así que, sin más dilación, música, maestro.


Deja un comentario