25 enero 2010 Curiosidades, Históricos

bugattilago.jpg

Que quede claro que respeto a los coches clásicos como el que más y que en algún momento he seguido de cerca la insólita historia del Bugatti Brescia Type 22, hundido en un lago de la frontera entre Italia y Suiza. Para resumir un poco, después de 73 años hundido en el lago, se recuperó este Bugatti el año pasado, a sabiendas de que poco se podía sacar ya de él. Sin embargo hubo alguien que invirtió dinero, y mucho, en el coche: 260.500 Euros.

Casi la misma historia que el coche encerrado en una bóveda en EEUU: al salir de su improvisado hogar durante décadas, no quedaba ya nada aprovechable. Este caso es todavía peor, por lo destructivo del agua después de tantos años. Pero ni el coche ni el agua tienen la culpa, sino un tal Max Schmuklerski quien llevó este coche a reparar a un taller; luego de mucho tiempo en que el dueño no iba a recogerlo (ni a pagar la cuenta) el mecánico lo echó al lago.

Otras teorías dicen que fue echado al lago popr la policía de fronteras suiza, intentando esconder vaya a saber uno qué, mientras otros lo relacionan con la falta de pago de impuestos sobre el coche, que llevó a su hundimiento. El Bugatti se hizo muy famoso con los años, era “el coche del lago”. Finalmente este coche, así como se ve, fue comprado por un anónimo coleccionista la semana pasada, en París.

Al menos no terminó bajo una máquina compactadora, de esas que hacen bonitos cubos de metal de los infortunados coches que se atraviesan bajo su pie.

Vía | El Correo Digital


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

2 comentarios
  • Buf, como lo restauren, quizás deberían poner un cero más a la derecha…

  • Luis

    Que va. Ese Bugatti no se puede restaurar, esta completamente oxidado y habria que hacer cada panel de metal nuevamente. En pocas palabras seria practicamente construir otro vehiculo mas que una restauracion…Claro el dueño podra alegar que es un vehiculo original y bla bla bla

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 25 enero 2010
  2. 230.000 Euros por un pedazo de chatarra oxidado « inetworks 27 enero 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *