8 diciembre 2011 Curiosidades, Históricos

Poco antes de la segunda guerra mundial, Alemania Adolf Hitler quería que su país fuera una potencia que dominara no solamente en todos los deportes, sino también en las carreras. Para ello, otorgó, en 1934, un subsidio para Mercedes-Benz y para Auto Union que les permitió a ambas marcas meterse de lleno en el mundo de las competiciones internacionales y dominarlas casi a su antojo.

En 1937, a pesar de que los Mercedes W25 y los Auto Union Tipo C, habían ganado muchas de las carreras de la temporada internacional de 1935, el año 1936 no había sido muy favorable para los coches de la estrella; los ingenieros alemanes comenzaron a vislumbrar al sucesor del W25. Ayudados por la extrema libertad que había en aquellos años en cuanto a la normativa (el requisito era que los coches pesaran menos de 750 kilos), no existía límite en cuanto a potencia. Para 1937 Mercedes presentaba un nuevo coche potenciado por un motor 5,7 litros de ocho cilindros en línea sobrealimentado por compresor.

La contención del peso máximo de estos Mercedes fue todo un desafío tecnológico que demostraba el adelanto de Alemania en la ingeniería, con respecto a sus acérrimos rivales, los italianos, o a la misma Auto Union (marca precursora de Audi). Gracias al uso del aluminio y acero al níquel-cromomolibdeno los W125 resultaron ser livianos, sumando el peso del brutal motor, pero con una rigidez envidiable. Con suspensión independiente adelante y unos reglajes en general más blandos que en la temporada de 1935, el W125 se presentaba en 1937, dispuesto a dominar la temporada.

Con Rudolf Caracciola, Manfred VonBrauchitsch, Hermman Lang, Richard Seaman y Christian Kautz, los coches alemanes ganaron casi todas las carreras del año, más las carreras que no daban puntos. Solamente se le escapó el triunfo en Bélgica. En pistas rápidas como AVUS, se usaba una versión especial con carrocería que le permitía llegar a los 380 km/h de máxima. No hay duda de que tales velocidades y semejante potencia no fueron conseguidas sino hasta muchos años más tarde, en la Fórmula 1.

Con la limitación en el tamaño de los motores para años siguientes, el W125 fue retirado de las competiciones, aunque todavía quedaba un récord más que el W125 se iba a adjudicar: el record mundial de velocidad en carretera. En 1938, una versión especial del W125, carrozado y con motor V12 de casi 750 caballos, iba a establecer los 433 km/h de velocidad máxima, un récord que sigue vigente hoy.

Fuente | Ultimate Car Page, Supercars


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

1 comentario
  • Antonio

    HOLA MI NOMBRE ES ANTONIO RESIDO EN MURCIA POR MOTIVOS DE TRABAJO Y OCIO ME DESPLAZO EN MI VEHÍCULO PARTICULAR Y HAGO UNA MEDIA UNOS 660 KILÓMETROS POR SEMANA, POR UN MÓDICO PRECIO OFREZCO MI VEHÍCULO PARA LLEVAR PUBLICIDAD EN FORMA DE ROTULO NO IMPORTANDO EL TAMAÑO DE ESTE NI CUANTOS RÓTULOS PONGAN e INCLUSO QUE ME PONGAN UN CHIP DE SEGUIMIENTO EN EL MISMO.

    GRACIAS POR ATENCIÓN, UN SALUDO .

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 8 diciembre 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *