17 diciembre 2011 Históricos

En 1982 despuntaba en el mercado español una variante deportiva del entrañable Seat Ritmo, el Seat Ritmo Crono. Seat llenaba así un hueco para usuarios del Ritmo que antecedía credenciales más deportivas. Si bien hasta ese momento el Ritmo era el hermano pobre del Fiat Ritmo italiano (aún con motor varillero el español), esta vez se le tomaba prestado a Fiat el motor del Fiat 132 de doble árbol de levas y 1592 cm3, de casi 100 caballos.

A pesar de que el motor no estaba debidamente aprovechado de cara a una mayor duración, el Crono no superaba los 180 km/h de máxima (170 según algunos), portando uno de los primeros cambios de cinco marchas de Seat y de desarrollos más largos que en los modelos menores del Ritmo.

Lo primero que uno hacía al subirse en aquella época a este tipo de coches, era ver “cuánto aceleraba”. El Ritmo Crono lo hacía bien y llegaba en poco más de 18 segundos a los 400 metros, una cifra que ya era superada en esos años por modelos más grandes y con la misma cilindrada que el Crono, aunque más caros. Estéticamente no demasiado; Seat ponía a disposición solamente tres colores para elegir (rojo, negro y gris platino) amenizados con una línea lateral “deportiva” y simplemente la palabra Crono.

El Seat Ritmo Crono fue el último Ritmo fabricado en España y uno de los Seat que menos duró en producción (unos seis meses). Eran tiempos en que el divorcio de Seat y Fiat tenía sus consecuencias en el tipo de modelos que Seat tenía que vender para proyectarse internacionalmente, con personalidad propia. La salida al mercado del nuevo Seat Ronda (el Ritmo pero con los faros cambiados) terminó de liquidar las aspiraciones de este pseudo-deportivo.

Vía | Seat Fans Club, Wikipedia, Historia Seat


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

2 comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 17 diciembre 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *