18 junio 2012 Deportivos, Eventos, Pruebas

Los cursos de conducción son siempre un buen plan para pasar el día, muchos de ellos aportan nociones y prácticas de situaciones que en la carretera pueden aparecer y es necesario tener una buena base, tanto teórica como práctica, para afrontar todo tipo de imprevistos.

Si a lo anterior le sumas la unión de Mercedes AMG y Michelin como neumático oficial del curso, la velada se pone mucho más interesante. La firma de neumáticos patrocina diferentes cursos y escuelas de conducción en su afán por mejorar la seguridad no sólo desde la fabricación de neumáticos sino con la formación, algo que es fundamental para un buen conductor.

Los monitores del RACE en el Circuito del Jarama ofrecen un curso de conducción Mercedes AMG con el que podremos hacer un toma de contacto con la gama AMG del fabricante y además mejorar nuestra conducción en mojado, en situaciones adversas, y sobretodo, divertirnos en circuito con la gama AMG (todos ellos equipados con neumáticos Michelin, la mayoría con Pilot Sport 3).

Como curiosidad, AMG crea motores propios y en esos motores aparece la firma de la persona de que se ha encargado de ensamblar el motor, es un proceso casi artesanal y firman todos y cada uno de los motores AMG que se fabrican.

Preparando la toma de contacto con los deportivos AMG

Empezamos la mañana con un breve brefing en el que nos cuentan algunas nociones básicas sobre la conducción, toma de curvas y en general orientarnos hacía una conducción más segura. En esos momentos aguardamos nerviosos a que llegue la hora de coger alguno de los diferentes modelos de la gama AMG que nos esperan fuera, en el circuito.

Para empezar el curso no salimos directamente al asfalto con los deportivos, sino que ensayamos en tres tramos el Circuito del Jarama y además realizamos tres actividades paralelas con modelos Mercedes para ir calentando para el circuito.

Entre las tres pruebas paralelas, dos de ellas son sumamente interesantes para el control del vehículo, puesto que se realizan en superficies mojadas. La primera consiste en un giro constante en mojado donde con bastante maña y una buena dosificación del acelerador, mantenemos cruzado a un Clase C 250 CDI Estate. Poco después conectamos las ayudas electrónicas y comprobamos como el ESP y control de tracción nos impiden derrapar, controlando en todo momento el coche.

La segunda prueba es un eslalon con conos que realizamos con un Mercedes CLS, bastante complicado por el estrecho recorrido y las gigantescas medidas del CLS. Mientras que la tercera actividad será una frenada de emergencia, intentando pasar a la mayor velocidad por el radar y deteniendo el coche sin pasar de un punto establecido. Finalmente hacemos un mini circuito mezclando zonas de agarre seco con asfalto mojado, en este caso al volante de un Clase C 6.3 AMG Coupé de 525 CV.

Testeando el circuito abordo de los Mercedes AMG

En paralelo a estas actividades haremos tres tomas de contacto con el circuito del Jarama dividido en tres tramos, al volante en mi caso del SLK 55 AMG, del CLS 63 AMG y del Clase E 63 AMG. La intención es familiarizarnos con el trazado y con los coches AMG para finalmente hacer el trazado entero.

De la gama anterior era complicado elegir alguno que nos gustara más que otro, porque desde el pequeño SLK 55 AMG con sólo 422 CV hasta el CLS 63 AMG, todos ellos tenían potencia y prestaciones deportivas más que suficientes. El mayor numero de vueltas las hice con el CLS 63 AMG y la verdad que contrastaba el lujo interior, con un salpicadero forrado en cuero y donde la calidad abundaba en todos los rincones, mezclado con la deportividad exterior y unas prestaciones de infarto para un modelo que rondaba los cinco metros de largo.

Un punto intermedio era el C 63 AMG Coupe, con su potente motor que superaba los 500 CV y al mismo tiempo unas medidas más pequeñas, eso sí, con un paso por curva y unas prestaciones de nuevo a la altura de las siglas AMG.

Broche final con el Mercedes SLS AMG Cabrio de 570 CV

Para finalizar el curso nos esperaban un par de vueltas al Circuito del Jarama abordo del “alas de gaviota” pero sin alas, era el cabrio. Solo con verlo ya es espectacular, pero cuando nos montamos en el interior (una tarea que no es precisamente cómoda) y nos ponemos al volante del SLS AMG deseamos que se pare el tiempo para poder seguir disfrutándolo.

Al potente motor de 6,3 litros V8 de 570 CV hay que sumarle un chasis simplemente ideal para los que buscan estabilidad y deportividad, mientras que el potente equipo de frenos consigue detenerlo como si de un utilitario se tratara.

Alguno de los monitores decía que no estaba permitido encender la radio (para oír bien sus indicaciones por los walkie) que para radio estaba ya el sonido del motor, en el caso del SLS AMG eso se acentuaba (aunque no me hubiera importado probar el sistema de sonido Bang & Olufsen que equipaba).

Este curso de conducción es tanto para clientes de la marca, como para potenciales clientes que quieran conocer de primera mano como va la gama AMG de Mercedes. La experiencia es recomendable, y podrás conocer de primera mano el rendimiento de los Mercedes AMG.

Fotos | Diego G. Moreira


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 18 junio 2012
  2. Mercedes SLK 250 CDI, prueba (Motor y prestaciones) 4 octubre 2012
  3. Gama S de Audi 2013, al volante (IV) 26 noviembre 2012
  4. Gama S de Audi 2013, al volante (IV) | Autos 2020 26 noviembre 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *