9 agosto 2016 Berlinas, Industria, Vídeos

spirit-of-ecstasy-rolls-royce

Durante muchos años, uno de los objetos más codiciados por los amigos de lo ajeno era la estrella de Mercedes, que se podía ver en el capó de los coches de esta marca. Un objeto codiciado que más de uno se llevo a su casa como trofeo de una noche loca, una apuesta o vete a saber qué. Por encima (muy por encima) de ese trofeo había otro, menos común, pero todavía más sugerente. ¿Quién no querría tener una figura del Spirit of Ecstasy, la muy conocida figurita de un Rolls Royce en las vitrinas de su cuarto, para lucirla ante los amigos?

Esta, a diferencia de la estrella de Mercedes, tiene un valor añadido. No solo es uno de los emblemas del lujo más populares, sino que además de acero inoxidable pulido, puede estar hecha de otros materiales más nobles. Por ejemplo, hay quien pide que esta imagen se realice en oro chapado de 24 kilates o incluso con cristal esmerillado. Dicen las malas lenguas que alguna de estas figuritas valen 10.000 euros. Valor sentimental aparte, claro.

spirit-of-ecstasy-escondida

Así que no es raro que desde Rolls Royce hayan trabajado para conseguir que los propietarios de uno de sus coches mantengan íntegra toda la carrocería, incluyendo en el paquete este elemento. Antes, estaba sólidamente unida al capó, de manera que era muy difícil separarla de él. Y aún así, había algún caco persistente que conseguía hacerse con ella. Y el propietario tenía que encontrarse que la conocida Flying Lady se había ido volando.

Pero desde el año 2004, esa situación ha cambiado, ya que los fabricantes han pensado que la mejor manera de evitar que los cacos se lleven la figura es… hacerla desaparecer. Para ello han ideado un sistema con el cual la figura desaparece en cuanto alguien le pone la mano encima.

El mecanismo absorbe la figura hacia el interior del capó, escondiéndola en un compartimento que se sitúa sobre el radiador. Una escotilla se cierra sobre ella y se convierte en un escondite inexpugnable donde la elegante señorita metálica duerme hasta que, desde la cabina, se pulsa un botón y vuelve a lucir como si nada hubiera pasado. Si el conductor quiere, puede esconderla cuando quiera, evitando que los malos se fijen en ella y se la quieran llevar. ¿Quieres ver cómo funciona? Pues atento al vídeo.

Vía | Carscoops


También te puede interesar

Comentarios

2 comentarios
  • IGC

    Curioso mecanismo, cuando adquiera mi próximo Rolls me aseguraré de probarlo.
    PD. “Aparte” se escribe junto (ironías de la lengua española)

  • Yo el Supremo

    Pues yo de chaval vi un Silver Spur que ya incorporaba el mecanismo. Como sabemos cómo funciona el tema, la “atamos” con una cuerda bastante fuerte (le dimos varias vueltas) con cuidado de que no saltara el mecanismo y ésta a su vez la atamos a la bola de remolque de nuestro coche… CATACROC, CROC, CROC… LE ARRANCAMOS EL ESPÍRITU DEL ÉXTASIS JUNTO CON PARTE DEL MECANISMO (una varilla muy larga) mientras sonaba la alarma PIUUUU PIII PIII PIII PIII PIII PIII PIII PIII…. VAYA SI NOS LA LLEVAMOS, MILLONETIS JÓDETE je, je… la tengo de colección en mi casa

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *