15 febrero 2017 Seguridad

como_colocar_equipaje_coche-700x525 (1)

Hace unos días hemos visto como un conductor era detenido por los Mossos d’Esquadra en la AP-7 porque detectaron que tenía la carga mal colocada en el coche. Una carga excesiva en el techo del coche, además de varias bicicletas mal colocadas en el portabicis. La sorpresa se la llevaron cuando se asomaron al interior y vieron que en lugar de cinco personas había siete pasajeros. Y sobre ellos, en el techo del habitáculo, una televisión de 50 pulgadas, atada de cualquier manera y que representaba un serio riesgo para los ocupantes. No hay que decir que el conductor se llevó un mal recuerdo de ese viaje en forma de multa.

Y es que los tiempos de amontonar la carga de cualquier manera en el coche han pasado ya. Parte de las actuaciones que se han seguido a lo largo de los años para incrementar la seguridad en las vías tanto urbanas como interurbanas ha sido establecer unas mínimas normas para la colocación de la carga en los coches particulares. Y es que en los viajes pueden acumularse muchas maletas y otros bultos, pero todos ellos han de ir bien colocados, evitando esos riesgos.

La carga, en el maletero

Los maleteros pueden transportar la carga de manera cómoda y sin riesgo, pero ha de asegurarse igualmenteEsta es la primera cosa que se debe recordar. El equipaje ha de ir en el maletero, no en la parte posterior del habitáculo. Los maleteros están pensados para acoger las maletas y el resto de bultos. La capacidad de la mayoría de vehículos es suficiente para almacenar todo el equipaje de los pasajeros del coche, así que hay que utilizarlo de manera correcta. Los bultos más pesados es conveniente que viajen en la parte inferior del maletero.

Esto ayuda a que el centro de gravedad esté situado más bajo y evita que esos bultos se muevan libremente. Si existiera el riesgo de que se moviera, habría que asegurarlos con gomas de tensión o cualquier otro sistema homologado para sujetarlo firmemente. Muchos modelos cuentan con ganchos en el maletero que ayudan al uso de este tipo de elementos de sujeción. Sobre estos bultos más pesados hay que colocar los que pesan menos y en último lugar, los más ligeros.

Al igual que en el resto de bultos, hay que asegurar la carga. Si se produjera un desplazamiento de la carga, podría hacer que el vehículo se desviara y provocará, como poco, un buen susto al conductor. Se puede utilizar otros lugares para colocar la carga, pero teniendo en cuenta algunas cosas para evitar que se muevan y creen riesgos.

Colocar la carga en el habitáculo

Cuando la carga sobrepasa la capacidad del maletero, se ha de colocar fuera de él. La bandeja trasera sobre el maletero puede retirarse en muchos modelos, incrementando la capacidad de este. La visión por la luneta trasera puede taparse, porque disponemos de retrovisores exteriores, aunque no es recomendable.

Si se utiliza el habitáculo para transportar equipaje, este ha de asegurarse para evite situaciones de riesgoDe todas maneras, si la carga sobrepasa el límite del asiento trasero, debe de ir sujeta para evitar se desplace y golpee a los ocupantes de las plazas traseras. Si no se puede sujetar, se podría optar por colocar parte del equipaje a los pies de los pasajeros de la parte trasera. Siempre encajados en la parte inferior, evitando que se produzcan desplazamientos.

El techo del coche puede contar con barras portaequipaje, eso que antes llamábamos baca. Lo mejor es colocar un portaequipajes, pequeños arcones de plástico u otro material similar, resistente y práctico. La carga debe de ir bien sujeta y cubierta, así que si no se dispone de un portaequipajes, deberá bien asegurada y cubierta con una lona para evitar que cualquier elemento se desprenda accidentalmente y pueda ocasionar un accidente.

Y sobre todo, todos los elementos de sujeción han de estar homologados y no ser improvisados. La seguridad es vital y toda la carga ha de ir bien sujeta, sin posibilidad de moverse y en los lugares habilitados para su transporte. Llevándolo de otra forma, nos podemos encontrar con desagradables sorpresas, tanto por sustos provocados por el equipaje como por parte de los agentes de tráfico.


También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *