23 diciembre 2011 Berlinas, Deportivos, Fotos, Pruebas

En Highmotor nos hemos puesto al volante de un Lexus especial, sobretodo por su diseño exterior, puesto que una de las primeras unidades que llegó a nuestro país con el paquete F-Sport es la protagonista de nuestra prueba.

Este Lexus IS200d F-Sport destaca especialmente por su diseño agresivo y deportivo, algo que no dejará indiferente a nadie y ha concentrado más de una mirada durante la prueba. Supongo que muchos de vosotros con sólo ver la denominación del modelo ya sabéis que potencia tiene, pero para aquellos que no sigan la actualidad de la firma japonesa ¿qué potencia tiene este Lexus IS F-Sport?

¿250 CV? ¿200 CV? Pues aquí está la segunda curiosidad de este modelo, se trata de un IS200d (diesel) con el paquete de diseño F-Sport, pero no afecta para nada a su potencia o mecánica, que sigue siendo un 2.2 litros de 150 CV. Es decir, estilo deportivo con consumo y potencia moderados.

Motor y prestaciones

Tranquilo y suave, dos adjetivos que seguro no acaban de cuadrar con su estética pero son los que mejor definen el comportamiento del Lexus IS200d. Su motor, a diferencia de los común en el mercado que es recortar cilindrada y aumentar potencia, se ha optado por un 2,2 litros y la potencia se ha bajado hasta 150 CV por materia de consumos y emisiones. Esto se traduce en una respuesta más suave eso sí, en todo momento progresiva y sin la patada habitual en los turbo diesel.

Eso sí, cuando arrancamos notamos un motor extremadamente tranquilo y hasta que sobrepasamos las 2.500 r.p.m. el coche no empieza a empujar con fuerza, fuerza que decae cerca de las 3.500 vueltas. En cifras hablamos de un par motor de 340 Nm (entre 2000-2600 vueltas), mientras que acelera de 0 a 100 km/h en 8,9 segundos y llega hasta los 220 km/h.

Es decir, no hablamos de un modelo de aspiraciones deportivas en cuanto a empuje del motor, más bien todo lo contrario, es muy calmado y hasta que lo subimos de vueltas están ausentes los 150 CV que anuncia en su ficha técnica.

Al motor hay que sumarle una caja de cambios manual de seis relaciones, con marchas bastante largas. Eso sí, el tacto de la caja de cambios era correcto, no llegaba a tener el toque deportivo pero era precisa cuando engranábamos las diferentes marchas.

Comportamiento

Llegamos al IS200d abrimos la puerta nos sentamos y pulsamos el botón para arrancarlo (de serie), justo desde este momento desconectamos con lo que sucede fuera. Esta es quizás una de la mayores virtudes del IS, porque cuenta con un aislamiento tanto térmico como sonoro sobresaliente.

La suspensión también se encarga de mimar a los ocupantes, pese a que el chasis destaca por su rigidez y las llantas que equipan un perfil 35 no ayudan demasiado al confort interior. Aún así, coger cualquier tipo de bache o tapa de alcantarilla con el coche no altera el confort interior.

Es decir es un coche muy cómodo para viajar. Pero ¿es eficaz en carreteras de montaña o trazados sinuosos? En términos generales estamos ante un coche bastante ágil, el chasis está muy bien calibrado dotándolo de agilidad al coche sólo cuando intentamos sacarle el máximo rendimiento podemos notar su carácter subvirador, pero es corregido rápidamente por el ESP devolviéndolo a la trazada que nosotros le marcamos.

El tacto de la dirección es algo duro, y dentro de lo que cabe es precisa, no es incómoda en carretera y se agradece la dureza cuando nos ponemos a practicar una conducción más ágil. Mientras que el equipo de frenos detiene sin problemas al IS200d al mismo tiempo que aguantan bien la fatiga.

Consumo

Una de las razones de la reducción de potencia con respecto al anterior IS220d, era cumplir la normativa europea de emisiones y también reducir los consumos, pero aún así, en este apartado no destaca especialmente.

Es decir, no es un coche que gaste mucho pero se sitúa dentro de lo normal del segmento, existiendo otros modelos con similar potencia que son más ahorradores. En autopista hemos conseguido un consumo de 6,1 litros a los 100 km (una cifra mejorable), mientras que en carretera se conforma con 6,5 litros de media a los 100 km.

En ciudad las cifras suben y llega hasta los 9,5 litros a los 100 km. En su defensa hay que argumentar que a diferencia de otros fabricantes no se ha reducido la cilindrada de manera notable para reducir los consumos, algo que ha contribuido a su suavidad, y el peso que ronda los 1600 kg.

En la siguiente parte de la prueba nos centraremos en el diseño del Lexus IS200d con el paquete deportivo F-Sport.

Fotos | David Taboada


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 23 diciembre 2011
  2. Lexus IS 250 F-Sport, prueba (Motor y prestaciones) 7 noviembre 2012
  3. Lexus IS 250 F-Sport, prueba (Motor y prestaciones) « El Motor Actual 7 noviembre 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *