15 junio 2015 Pruebas, Todoterrenos / SUV

20150603_091135

De nuevo Barcelona era el destino marcado en el billete de avión para conocer un nuevo lanzamiento de Mazda, no es casualidad puesto que Barcelona fue la ciudad elegida a nivel europeo para establecer el Mazda Space y para ser el centro de presentaciones de sus futuros modelos.

En este caso, personalmente tenía mucho interés en conocer el nuevo Mazda CX-3, se trata del SUV más pequeño de la marca y llega dispuesto a competir en un segmento plagado de rivales pero que sigue siendo de gran preferencia por muchos compradores. El CX-3 cuenta como armas con el diseño, el completo equipamiento y los nuevos motores, en especial el diesel 1.5 Skyactiv-D de 105 CV que se estrenó en el Mazda 2.

Su estreno se produjo en el Salón de los Ángeles a principios de año y posteriormente lo pudimos ver en el Salón de Ginebra en marzo. La tecnología Skyactiv no sólo está presente en los motores, sino también, en las cajas de cambios, en el chasis y demás partes del CX-3.

Diseño exterior Kodo e interior que nos recuerda al Mazda 2

20150603_091125

El diseño Kodo iniciado hace ya unos años en los modelos de la marca japonesa continúa marcando las líneas básicas de sus nuevas creaciones, este tipo de diseño capta el movimiento, como si de un animal se tratara.

En el frontal destaca la parrilla que es todo un signo de identidad en la marca, además según versiones, estarán presentes los faros Full-Led. La forma de los intermitentes y antinieblas, remarcan el diseño deportivo en el frontal.

20150603_104446

Lateralmente destacan las líneas fluidas, los pasos de rueda de grandes dimensiones (como buen SUV) y una línea lateral ascendente, que se nota sobretodo en las ventanillas traseras. De serie cuenta con llantas de 16 pulgadas, aunque en el caso del acabado Luxury equipa las de 18 pulgadas.

Mientras que en la zaga se nota más la influencia del Mazda 2, aunque con la parte inferior con las típicas molduras que le aportan la apariencia de SUV.

Por dentro, el diseño es idéntico al Mazda 2, aunque eso es una buena cosa puesto que el nivel de calidad y terminación del Mazda 2 es insólito en el segmento. De nuevo vemos dos partes diferenciadas en el diseño del salpicadero, una primera parte del conductor con todo tipo de información y mandos, y otra del pasajero limpia en cuanto a botones y de diseño más sobrio.

All_new_Mazda_CX-3_interior_1

Desde los mandos del tren central y gracias a la pantalla situada en medio del salpicadero podemos controlar tanto el entretenimiento como el teléfono o la navegación (según el acabado). Hay varios tipos de tapicería, desde la tela hasta el cuero y lo mismo ocurre con la parte inferior del salpicadero que dispone de varios acabados, incluso cuero.

El puesto de conducción es amplio y se encuentra ligeramente elevado, con una buena visibilidad frontal y no tanto trasera y lateral. Atrás cuenta con espacio suficiente aunque no debemos olvidar que es un SUV compacto. El maletero dispone de una capacidad de 350 litros. Sólo hay un detalle que encontramos mejorable y es la ausencia de un reposabrazos delantero, que no está disponible en ninguna versión.

Gama de motores del Mazda CX-3

20150603_091202

En gasolina dispone del 2.0 Skyactiv-G de 120 CV (en configuración 4×2, manual o automático) y de la potente versión de 150 CV asociado a la caja de cambios automática y a la tracción 4×4. Mientras que en diesel estrena el nuevo 1.5 Skyactiv-D con 105 CV disponible en 4×2 y 4×4 (auto), así como, con caja manual y automática.

El sistema de tracción 4×4 es de tipo automático, como la mayoría de los SUV, pero en este caso está más orientado hacía una conducción segura y en cualquier situación, en vez de a un uso off-road. Gracias a la gestión electrónica, se ha optimizado el sistema de tracción total para que desde el primer momento en superficies con baja adherencia el coche responda minimizando el derrape y el tiempo de respuesta.

Al volante del Mazda CX 1.5 Skyactiv-D 105 CV 4×2 y 4×4 Auto.

20150603_091516

Nuestras primeras tomas de contacto fueron con el motor diesel, el primer día asociado a la caja de cambios automática de seis relaciones y tracción total, y el segundo día caja manual con tracción 4×2.

Nada más subirse al volante del CX-3 notas algo que ya vimos en el Mazda 2: la sensación de calidad en los acabados interiores. No es el típico SUV compacto y está más cerca del segmento premium que del segmento generalista.

Los primero kilómetros al volante, noto una suspensión que es confortable pero que intenta mitigar a nivel dinámico la mayor altura del coche y que además no es seca en ningún momento, sino todo lo contrario. Me viene a la cabeza, que quizás no sea muy dinámico por causa de la altura y esa suspensión que a priori busca el confort.

20150603_115539

Pero como todo, no se puede prejuzgar, y a medida que aparecen las curvas me voy dando cuenta que es más dinámico de lo que sospechaba, que responde con endereza a las órdenes de la dirección y entra en las curvas con total seguridad. Además, tuve la ocasión de probar el motor diesel con caja de cambios manual y me sorprende gratamente el grado de respuesta del propulsor (dotado de un único turbo de geometría variable que sopla desde bajas vueltas) tiene un par motor de 270 Nm.

En carretera es un coche que consume poco, siempre por debajo de los 6 litros y además que cuenta con una buena insonorización y un nivel de confort a bordo elevado. Mientras que la versión con caja de cambios automática, destaca por la rapidez del cambio pero sin embargo no le saca todo el potencial al motor, algo habitual en este tipo de cajas CVT, aun así destaca por rapidez y suavidad en el cambio.

Antes de despedirnos del Mazda CX-3 pudimos hacer una breve toma de contacto con el motor 2.0 Skyactiv-G de 150 CV 4×4 y automático, un propulsor que destaca por su suavidad aunque es más que suficiente el motor gasolina de 120 CV con caja manual. De echo, el tacto de la caja de cambios manual es muy preciso.

Equipamiento con la seguridad por bandera y precios desde 17.307 euros

20150603_091552

El elenco de sistemas de seguridad disponibles en el Mazda CX-3 es propio de un SUV premium, no en vano puede equipar: faros Full-LED, Control del ángulo muerto del retrovisor, freno automático en ciudad, control del tráfico trasero, luces adaptativas, alerta de cambio involuntario de carril y el control de crucero adaptativo.

El equipamiento del nuevo Mazda CX-3 estará compuesto por dos niveles de acabados: Style y Luxury. De serie viene muy completo:

    • Sistema de asistencia a la frenada en ciudad (SCBS)
    • Asistente de arranque en cuesta (HHA)
    • Testigo de presión de neumáticos (TPMS)
    • Climatizador automático
    • Ordenador de a bordo
    • Control de velocidad
    • Arranque por botón e inmovilizador
    • Reproductor de CD con 6 altavoces
    • Bluetooth con audiostreaming + 2 entradas USB
    • Volante y pomo de la palanca de cambios en cuero
    • Asientos traseros 60/40
    • Elevalunas eléctricos delanteros y traseros
    • Selector de modo de conducción (gasolina con cambio automático)
    • Espejos retrovisores exteriores calefactados, ajustables y retráctiles eléctricamente
    • Llantas de acero de 16”
    • Sistema MZD Connect con pantalla táctil de 7”
    • Alerón trasero

20150603_091521

El acabado Luxury suma todo lo demás, excepto los sistemas de seguridad recogidos en el Pack Travel (Control de ángulo muerto y Alerta de tráfico trasera, Sistema de iluminación direccional ,Control de luces de largo alcance, Control de crucero adaptativo y Frenada de emergencia) y el cuero. De serie en Luxury:

    • Faros Full LED (incluidos antiniebla delanteros y luces traseras)
    • Head Up Display
    • Tapicería mixta tela/cuero
    • Navegador
    • Cámara de visión trasera
    • Sistema de audio premium BOSE con 7 altavoces
    • Radio digital DAB
    • Acceso inteligente sin llave
    • Sensor de lluvia y luces
    • Sensores de aparcamiento traseros
    • Faldones laterales con moldura cromada
    • Levas de cambio en el volante (con cambio automático)
    • Llantas de aleación de 18”
    • Sistema de alerta de cambio involuntario de carril (LDWS)
    • Lunas traseras tintadas

20150603_105641

Los precios arrancan en los 20.345 euros del modelo Style gasolina de 120 CV, pero si le sumamos todos los descuentos (Pive, Financiación y descuento marca) queda en 17.307 euros. Mientras que el diesel de 105 CV con acabado Style arrancaría en los 21.795 euros pero con descuentos queda en 18.775 euros.

Fotos | Diego G. Moreira


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Ya está aquí el Mazda CX-9 2016 19 noviembre 2015
  2. Mazda presentará cinco modelos de exhibición en el Tokyo Auto Salon 2016 31 diciembre 2015

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *