1 noviembre 2012 Fotos, Todoterrenos / SUV

El MINI menos “mini” recibirá en Noviembre una serie de modificaciones que lo pongan al día tras haber completado aproximadamente la mitad de su ciclo de vida. No llega a ser ni siquiera un restyling, pues el diseño externo no cambia en nada. Las novedades se centran sobre todo en aumentar el equipamiento y especialmente en aportar materiales de mejor calidad al interior.

Con respecto a la carrocería, la gama de tonalidades se incrementa con la introducción de dos pinturas metalizadas, la Brilliant Cooper y la Blazing Red. MINI afirma que los paquetes de equipamiento se han simplificado para facilitar la elección a los clientes. Concretamente se han reestructurado de forma que respondan a las configuraciones más demandadas que han registrado en este modelo hasta la fecha.

En el habitáculo, los contornos de los anillos que rodean el velocímetro central, las salidas de aire y el cuentarrevoluciones del salpicadero estarán pintados en negro brillante. Su parte interior podrá estar pintada de la misma tonalidad o será cromada en caso de encargarse el paquete opcional Chrome Line, con lo que el contraste será mayor.

Las puertas reciben guarnecidos de mayor calidad y los reposabrazos se han cambiado para que sean más confortables. Todos los mandos de las ventanillas se han reposicionado sobre estos últimos. MINI asegura que así se ha mejorado el acceso al hueco de almacenaje que había bajo ellos en la consola central. Finalmente, el nuevo Countryman, independientemente de la versión, vendrá desde ahora con una banqueta trasera de tres plazas de serie. En opción y sin coste alguno se puede sustituir por dos plazas independientes.

Fuente | BMW


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 1 noviembre 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *