11 julio 2015 Gama / versiones, Pruebas, Urbanos

DSC_0490 copia copia

El Fiat 500 ha marcado un antes y un después dentro de la marca italiana. Ha supuesto una auténtica resurrección para una firma que en el momento de su lanzamiento se lo jugaba todo a cara o cruz.

El tiempo ha puesto las cosas en su sitio, y ha certificado que el Fiat 500 ha sido un auténtico éxito a nivel mundial. Ahora, nos desplazamos hasta Turín para probar la actualización más profunda que el pequeño italiano ha sufrido hasta la fecha.

Diseño exterior: detalles muy sutiles

El diseño exterior del Fiat 500 ha cambiado, aunque no de forma radical. Las líneas básicas se mantienen inalterables después del gran trabajo que los diseñadores hicieron con esta reedición, lanzada al mercado en 2007 y basada en el prototipo Fiat Trepiùno, presentado en el Salón de Ginebra de 2004.

DSC_0230 copia copia

La marca afirma que el nuevo 500 tiene más de 1900 piezas nuevas, lo que supone un buen porcentaje del total del vehículo. Gran parte de esas piezas nuevas las encontramos en el exterior, empezando por el frontal, que cuenta con una expresión modernizada. Los grupos ópticos cuentan ahora con un diseño interior completamente nuevo, integrando un proyector para la iluminación halógena. De forma opcional seguimos teniendo la posibilidad de equipar xenón.

Las luces diurnas siguen estando situadas en la pequeña óptica inferior, pero ahora muestran un reborde LED que le otorga una expresión más moderna. Los famosos “bigotes” cromados que flanquean tanto el logo como la parte inferior del mismo se han reforzado, ahora tienen mayor tamaño.

En la parte inferior encontramos unos antinieblas mejor integrados, con una parrilla en forma tridimensional con incrustaciones cromadas. Como ya os habéis dado cuenta, el 500 ha apostado por los cromados…

DSC_0264 copia copia

En el lateral la novedad más llamativa es la llegada de dos nuevos diseños para las llantas de aleación en medidas de 15 y 16″, con diseños muy atractivos. Además, en la parte trasera los grupos ópticos han modificado su diseño -no su forma- y tienen un “estilo LED” muy atractivo, pese a que las bombillas incandescentes siguen siendo las encargadas de la iluminación. Tanto la luz de marcha atrás como la antiniebla han pasado a la parte inferior del paragolpes, quedando integradas en un listón cromado bastante grueso.

Interior: pocos cambios, pero bien pensados

El interior del Fiat 500 ha sido mejorado con diversos elementos que hacen la vida a bordo más fácil. Los materiales empleados, así como sus ajustes no han sufrido modificaciones, por lo que seguimos teniendo ante nosotros un pequeño urbano con plásticos duros, molduras coloridas y buenos ajustes.

DSC_0465 copia copia

El cambio más evidente lo encontramos en el salpicadero, que ahora cuenta con una parte superior rediseñada. El anterior equipo de audio ha sido sustituido por un sistema de infotainment U-Connect similar al que montan la mayoría de vehículos del Grupo FCA, como el Alfa Romeo Mito o el Jeep Renegade. En esta ocasión la pantalla es más pequeña -cinco pulgadas- pero sigue siendo suficiente.

Cambian también los aireadores centrales, que pasan a colocarse en posición vertical. Se han modificado ligeramente otros elementos menores, como los interruptores de los elevalunas eléctricos, que tienen un mejor tacto y apariencia. Además, las tomas AUX y USB están ahora integradas en una moldura negro piano más elegante.

DSC_0301 copia copia

El cuadro de instrumentos puede ser digital, y apenas cambia alguna grafía, como la del indicador ECO, para resultar más rápido y agradable a la vista. Desaparece por otra parte el pequeño hueco situado a la izquierda del volante para depositar cosas como un mando a distancia o un juego de llaves, pero sin embargo los huecos portaobjetos de las puertas son de mayor tamaño.

Mecánica y seguridad: ligeros ajustes para un mejor agrado de conducción

El Fiat 500 ya contaba con una extensa gama de propulsores, que en esta actualización han mejorado su eficiencia y rendimiento. Seguimos contando con motores tanto diésel como gasolina, con posibilidad en estos últimos de incorporar también GLP en determinados modelos.
En gasóleo las opciones se limitan al ya conocido propulsor 1.3 Multijet de 95 CV, que ahora rebaja su nivel de emisiones hasta los 89 gr/km de CO2.

DSC_0240 copia copia

En gasolina la gama es mucho más extensa, contando con una primera opción que corresponde al clásico 1.2 Fire, que ofrece 69 CV y que rebaja sus emisiones de CO2 hasta los 99 gr/km. La oferta de gasolina se completa con el 0.9 TwinAir en otros dos niveles de potencia, 85 y 105 CV, estando este último asociado a una transmisión manual de 6 velocidades, igual que la versión diésel.
Por supuesto, seguirán disponibles opciones más “exóticas” como el 1.2 Fire alimentado por GLP o la transmisión manual robotizada de 5 velocidades.

La firma italiana asegura que la seguridad del Fiat 500 se ha visto mejorado gracias a la inclusión de unos discos de freno de mayor diámetro en el eje delantero. En el eje trasero siguen confiando en un sistema de tambor, suficiente para ciudad, aunque algo “atrasado”. Tan sólo la versión de gasolina de 105 CV monta discos traseros, de 240 mm, mientras que los delanteros pasan a ser autoventilados.

DSC_0223 copia copia

Personalmente sigo sin entender el porqué de la negativa de Fiat a incluir elementos como el sistema de frenada de emergencia en ciudad o el reconocimiento de señales, sistemas ya muy extendidos, que montan otros modelos de 500 como el 500L o el 500X, y que pueden equipar también modelos del segmento como el Peugeot 108 o el MINI. Echo en falta también el control de crucero, o al menos un limitador voluntario de velocidad.

Equipamiento: más multimedia, más personalización

El Fiat 500 siempre ha sido sinónimo de estilo, de personalización, de imagen. En la casa italiana son conscientes de ello, y por eso han potenciado aún más este aspecto con la llegada de este restyling.

En equipamiento puro y duro, el pequeño Cinquecento no ha sufrido un gran cambio, pero ahora podemos disfrutar de sistemas como la iluminación con proyectores tanto en bombilla halógena como en bombilla de xenón, luces diurnas LED o el sistema de infotainment U-Connect que ya habíamos comentado antes.

DSC_0477 copia copia

Este sistema multimedia cuenta con una pantalla de 5″ que será táctil en el acabado Lounge, desde la que podemos controlar tanto la radio como las fuentes de audio. Contaremos también con navegador actualizable firmado por TomTom, así como con numerosas aplicaciones que podremos adquirir y modificar a voluntad. Destaca también la futura llegada de una versión Beats, equipada con un equipo de sonido con 8 altavoces y 440 W de potencia.

DSC_0282 copia copia

En términos de personalización, el 500 disfrutará de 13 colores diferentes para la carrocería y 10 ambientes interiores a los que podremos añadir, como novedad, dos nuevos diseños de llantas de aleación, así como una nueva línea de vinilos que la marca denomina “Second Skin”, y que constará de 4 diferentes patrones.

Conducción: diferente, pero igual

Al volante del 500 las cosas siguen en su sitio, seguimos disfrutando de un pequeño utilitario extremadamente ágil capaz de girar en cualquier recoveco, siempre con un tacto de “coche grande” que lo hace muy estable.

DSC_0364 copia copia

En esta toma de contacto he podido conducir dos versiones, la 1.2 Fire de 69 CV con cambio manual de 5 velocidades, el color negro y amarillo de las fotos, así como un 0.9 TwinAir de 85 CV y también manual -el color turquesa descapotable-.

El 1.2 es un motor más que probado, con muchos años de historia, que lleva montándose muchos años en numerosos vehículos del grupo, y que mantiene una suavidad y un tacto ágil muy característico. Es un motor “puro italiano” al que le gusta girar alto de vueltas con un sonido muy atractivo.

DSC_0368 copia copia

El 0.9 es, por el contrario, un motor mucho más tecnológico. Al ser bicilíndrico, su sonido es muy característico, sobre todo al ralentí y a bajas vueltas. En parado las vibraciones son patentes, pero no llegan a ser molestas, al menos para mi.

La respuesta es mucho más enérgica que la del 1.2 gracias a la turboalimentación, y en ciudad se convierte en un auténtico “torpedo”. En carretera el TwinAir de 85 CV se mueve con suficiencia, es capaz de mover la tonelada del Fiat con mucha alegría. La desventaja es que si abusamos del acelerador, los consumos se resentirán y no serán todo lo bajos que cabe esperar de un motor de dos cilindros y menos de un litro de capacidad.

DSC_0446 copia copia

Si quieres disfrutar de todos los detalles del Fiat 500, tienes a tu disposición una amplia galería justo aquí debajo.

Fotografía | Daniel Valdivielso


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Abarth 695 Biposto Record: el Fiat 500 definitivo 18 noviembre 2015

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *