21 junio 2012 Industria

Hemos estado leyendo como los presidentes de las diferentes marcas están comenzando a preocuparse más por las bajas ventas y precisamente si existe una marca que hoy esté un poco más en peligro que otras, esa es Opel. A merced de las decisiones que mejor le convengan a sus socios de GM, Opel busca recuperar parte del terreno perdido y una de las iniciativas que se proponen es bajar el precio de sus vehículos.

Según Karl-Friedrich Stracke la competitividad y las ventas podrán regresar si se baja el precio de los coches (bueno, no es que haya que ser presidente de una marca para darse cuenta ¿verdad?), pero también regresarán a la marca parte de los clientes perdidos que han comprado coches de otras marcas.

Stracke también anuncia que se harán importantes inversiones de cara a mejorar su cartera de productos, al contrario de la tendencia de otras marcas que han bajado sus presupuestos en desarrollo y han cortado de raíz gastos innecesarios en rediseños, incluso en nuevos modelos.

Se han reiterado también los planes para presentar 23 modelos nuevos o rediseñados de aqui al 2016, junto a 13 nuevos motores que se integrarán a dichos modelos.

Con el actual contexto parece demasiado bueno para ser verdad. Lo que me gustaría saber es de dónde saldrá el dinero para inversiones en productividad. La esperanza nunca se pierde, Opel siempre ha sido una de las marcas más avanzadas de Europa y a pesar de que sus situación no es para festejar ni para tirar cohetes, sigue siéndolo aún hoy, cuando gran parte de sus clientes le dan la espalda.

Vía | Automotive News


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 21 junio 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *