21 octubre 2011 Coupés, Deportivos, Pruebas

Seguimos con la prueba del Peugeot RCZ equipado con el motor diesel de dos litros HDi de 163 CV, todos los detalles acerca del comportamiento de este motor o del RCZ, así como consumos y demás datos sobre prestaciones, lo tratamos en la primera parte de la prueba.

Después de ver todo lo relacionado con el motor, ahora nos centraremos un poco más en el coche, versiones, precios y sobretodo nuestra valoración general. Os recordamos que este modelo lo hemos probado también con motor gasolina 1.6 THP de 156 CV.

Diseño exterior, interior y acabados

Este apartado lo trataremos un poco más resumido, puesto que en la prueba que hicimos del Peugeot RCZ tratamos de forma más amplia este apartado. Pero aún así, exteriormente es un modelo que destaca dentro de la gama del fabricante del león.

Guarda relación en el frontal con sus hermanos de gama, pero toma personalidad propia con los arcos en aluminio y esa zaga tan deportiva que lo hace parecer un felino. Tampoco podemos pasar por alto el alerón eléctrico que lleva en al parte trasera, activable desde un botón en el interior.

Por último, hemos probado en esta ocasión el RCZ con llantas de 18 pulgadas (anteriormente lo probamos con llantas de 19″). Las de la prueba son más que suficientes para el coche y gracias a contar con una llanta menor también conseguimos un menor consumo.

En el interior estamos ante un modelo prácticamente bi-plaza, oficialmente cuenta con cuatro plazas, pero las traseras son sólo recomendables para un niño, casos de emergencia o alguien de pequeña envergadura. Por un lado no disponemos de un acceso cómodo y por otro, el diseño del cristal nos delimita la altura para la cabeza.

Sin embargo nos ha gustado su maletero de 384 litros, un tamaño más propio de un compacto que de un deportivo, espacio más que suficiente para llevar el equipaje de dos personas o simplemente poder ir a la compra y guardarla en el maletero sin problemas.

Por último la calidad de los materiales es superior a otros modelos de la marca, pero sigue habiendo algunas zonas con materiales mejorables. El salpicadero toma la base del que tiene el Peugeot 308, pero gana en elegancia con el reloj analógico central, y en el caso de nuestra unidad, y forrado de cuero lo que aumenta significamente la calidad.

Valoración Genereal: ¿Gasolina o diesel?

Entrando en el apartado de valoración general del coche, vamos a intentar aportar algo más de claridad para aquellos que estén pensando en comprarse un Peugeot RCZ y duden entre la versión gasolina de acceso (THP de 156 CV) o el diesel.

Tras probar los dos modelos, a nivel de comportamiento, el gasolina ofrece un mayor suavidad, tiene potencia de sobra para poder disfrutar de la conducción del RCZ y al mismo tiempo tiene un rango de uso interesante puesto que empieza a responder desde poco más de 1.500 r.p.m. hasta casi llegar a las 6.000 r.p.m.

El par motor de 240 Nm lo ofrece entre las 1.500-4.500 r.p.m., con un empuje desde bajas vueltas y progresivo. Si hablamos de cifras, pasa de 0 a 100 km/h en 8 segundos y cuenta con una velocidad máxima de 217 km/h. Eso sí, el consumo es bastante inferior en el caso del motor diesel.

Veamos ahora el diesel HDi de 163 CV, la entrega de potencia es contundente, el empuje se nota bastante más que en el gasolina (340 Nm de par), pero también necesitaremos jugar más con el cambio a bajas vueltas y pierde algo de suavidad con respecto al gasolina.

Volviendo de nuevo a las prestaciones, el diesel acelera de 0 a 100 km/h en 8,2 segundos y su velocidad máxima es de 220 km/h. Por lo tanto a nivel prestacional ambos motores están prácticamente igualados, pero claro los consumos juegan a favor del diesel, hablamos de unos 7,5 litros a los 100 km -el gasolina y en carretera- frente a 6 litros a los 100 km -diesel-, según nuestras pruebas realizando el mismo trayecto con los dos vehículos.

Finalmente tenemos el precio como elemento importante para decidir, actualmente el gasolina está disponible desde los 28.900 euros frente a los 31.850 euros del HDi de 163 CV.

Por lo tanto, ya para finalizar, desde nuestra opinión es tan divertido un modelo como el otro, el diesel cuenta con el plus de un menor consumo, lo que si hacemos muchos kilómetros anualmente lo agradeceremos. Y por otro lado el gasolina parte de un precio ventajoso y las prestaciones son similares al diese, siendo más suave y progresivo.

Pero en los dos casos, el Peugeot RCZ es un modelo con el que no nos aburriremos en carretera, cuenta con un comportamiento notable, haciendo gala de una estabilidad propia de modelos deportivos similares, a los que poco tiene que envidiarle.

Fotos | Diego G. Moreira


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 21 octubre 2011

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *