23 noviembre 2016 Eléctrico, Híbridos, Industria

vw-strategy-next-decade-2

Volkswagen ha estado en boca de todos este último año a causa de un asunto que no le ha sentado nada bien. Todavía recordamos el diéselgate, pero desde la marca alemana están dispuestos a hacernos olvidar ese asunto. Por ese motivo, Volkswagen acaba de anunciar la planificación de la marca para los próximos años, con la intención de relanzar la enseña allí donde es necesario y poder marcar un ritmo de comercialización que permite recuperar mercado y sobre todo, imagen.

El plan ha sido pensado para funcionar en tres etapas, en cada una de las cuales se centrarán en un aspecto del negocio y potenciarán un aspecto del mismo. La primera etapa comenzará ya mismo y le llevará hasta el año 2020. En esta primera fase, la compañía quiere reestructurar su negocio y plantear nuevos retos. Es en esta etapa en la que están comenzando a desarrollar la movilidad eléctrica, con varios modelos en el catálogo de las distintas marcas que forman parte del Grupo Volkswagen.

Volkswagen Beetle Dune (14)

En la segunda fase, que llegará a partir de esa fecha, se potenciará esa rama de la compañía, buscando situarse a la cabeza de la producción y la rentabilidad de la movilidad eléctrica. Una vez con la marca trabajando de manera activa en el desarrollo y fabricación de vehículos eléctricos e híbridos, la última fase del plan estratégico de Volkswagen pasa por hacer que la marca sea el referente para el resto de la industria.

En cifras, esto supone que la marca espera tener 80 millones de clientes activos en todo el mundo para el año 2025. El objetivo para la próxima década es vender un millón de vehículos híbridos y eléctricos cada año, un objetivo que hoy se ve algo excesivo, pero que podría ser posible si la industria se mueve en ese sentido.

Volkswagen T-Cross Breeze (3)

Otro de los aspectos que van a formar parte de los esfuerzos de Volkswagen para tomar impulso en la carrera por el liderazgo de la industria es la venta de productos relacionados con los servicios para los coches conectados. Esto podría suponer unos ingresos para la marca de 1.000 millones de euros, algo que vendría muy bien para sanear las cuentas del Grupo tras el asunto del diéselgate.

Si hablamos de los planes por zonas, Volkswagen se centrará en Estados Unidos en el lanzamiento de SUVs y limusinas, dos mercados que son muy populares en ese país y que tiene un crecimiento constante. Después de situarse en ese mercado se centrará en el lanzamiento de vehículos eléctricos e híbridos, con fabricación local desde el año 2021.

En China seguirá un camino similar, mientras que en mercados como América del Sur, India y Rusia se centrarán en la gama económica para continuar ofreciendo sus vehículos en estos mercados emergentes. Con esta planificación, Volkswagen intentará situarse como una de las marcas más activas del mercado a nivel mundial. O al menos, lo intentará.

Vía | Carscoops


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *