10 consejos para que el filtro de partículas de tu coche diésel dure más

10 consejos para que el filtro de partículas de tu coche diésel dure más

Escrito por: Antonio Roncero   @roncero_antonio    15 febrero 2021     6 minutos

Los filtros de partículas DPF de los coches con motor diésel causan problemas con frecuencia, especialmente en invierno. Aquí tienes 10 consejos para que dure más.

Los filtros de partículas funcionan como “trampas” que almacenan las partículas que se producen durante la combustión, para eliminarlas posteriormente en un proceso de regeneración del filtro que requiere altas temperaturas, del orden de 500 grados centígrados.

Para ello, el sistema de gestión del motor se encarga de inyectar un “extra” de combustible cuando es necesario, con el objetivo de que la temperatura de los gases de escape aumente. Otro de los trucos del motor para deshacerse de las partículas es la utilización del aditivo Adblue, que es capaz de rebajar la temperatura que se necesite para que lleguen a quemarse esas partículas. Aquí tienes una completa guía sobre el AdBlue, con consejos de mantenimiento y precios.

10 motivos por los que odiarás el filtro de partículas de tu diesel

10 motivos por los que odiarás el filtro de partículas de tu diesel

Si tienes un coche con motor diesel equipado con filtro de partículas y no te ha dado ningún problema, estás de enhorabuena. Pero ojo, porque como empiece a fallar o no lo cuides bien, puedes llegar a odiarlo.

LEER MÁS

Pues bien, sabiendo todo esto, cabe pensar si en invierno, con las bajas temperaturas, el filtro de partículas de nuestro coche no sufrirá más de lo normal, y estará más expuesto a posibles averías. Efectivamente, las bajas temperaturas pueden suponer la puntilla para el filtro de partículas de tu coche, si no se encuentra en buen estado. Para evitar problemas con el filtro de partículas, no solo en invierno, sino en cualquier época del año, te dejamos unos consejos que pueden ser de gran utilidad.

1.- Mantenimiento: siempre a punto

Hay que mantener el coche el buen estado. Evitarás muchos quebraderos de cabeza si cumples las revisiones estipuladas, bien por kilometraje o por tiempo. Por ejemplo, en muchos coches nuevos en los que se enciende el testigo que indica que hay que pasar por el taller a realizar el correspondiente cambio de aceite, puede suceder que el sistema decida no provocar fases de regeneración del filtro con altas temperaturas para proteger el motor mientras que no se sustituye el aceite.

Taller Mecánicos Motor

2.- Aceite para motores con DPF

Entramos en uno de los aspectos claves para el motor: hay que utilizar un aceite correcto y de calidad. Las cenizas sulfatadas son auténtico “veneno” para el filtro de partículas, y por ello los fabricantes recomiendan aceites con una formulación baja en cenizas para coches con filtro de partículas. Así que ya sabes: comprueba el manual de tu coche y asegúrate de que utilizas el aceite adecuado. Aquí puedes ver algunas de las averías más peligrosas que puede causar no utilizar el aceite adecuado, y el filtro de partículas está entre ellas.

Aceite Motul 5w30

3.- Niveles: ojo al aceite

Seguimos con el aceite. Y comprobar con frecuencia el nivel es algo fundamental. En muchos coches diésel, precisamente debido a esas “post-inyecciones” de gasóleo para aumentar la temperatura y regenerar el filtro, a veces sucede que el aceite del motor se mezcla con combustible, lo que provoca que suba el nivel. Si de repente el nivel de aceite de tu coche supera el máximo, es una señal de que puede existir un problema en el sistema de inyección de combustible o en el filtro de partículas. De paso, recuerda que nunca hay que añadir aceite por encima del nivel máximo que indica la varilla.

Nivel Aceite Motor

4.- No llenar al máximo el depósito de combustible

No intentar llenar el depósito de combustible en exceso. Muchos usuarios esperan a que baje la espuma que genera el gasóleo al entrar al depósito y a que se expulse el aire para insistir varias veces con la pistola del surtidor tras las paradas automáticas que realiza el mismo cuando detecta que el depósito está lleno. Es cierto que, de esta forma, puedes llegar a introducir más combustible. A veces hasta más de un litro adicional, según el coche y la presión con la que suministra el combustible el surtidor. Pero en algunos coches esto puede provocar que el sistema de aditivo Adblue (aunque el aditivo va en un depósito separado) funcione de forma incorrecta.

5.- Adblue: el mejor aliado de tu filtro de partículas

Y ya que estamos con el aditivo, cuidado con el Adblue. Si optas por rellenar tú el depósito de Adblue en vez de para por el concesionario, utiliza aditivo original, y comprueba que el que vas a comprar es adecuado para tu coche. Ahora se ha estandarizado mucho, pero las distintas generaciones de AdBlue no siempre son compatibles ni válidas para todos los coches.

Adblue

6.- Revisa el manual de mantenimiento

Por este último motivo señalado, resulta especialmente importante que leas el manual de mantenimiento de tu coche, centrando especial atención a todo lo referido con el filtro de partículas, su funcionamiento, qué sucede si tu coche se queda sin AdBlue, qué tipo de aditivo utilizar y cada cuánto reponerlo… Incluso algunos fabricantes dan consejos de conducción específicos encaminados a facilitar la limpieza del filtro de partículas.

7.- Testigos en la instrumentación: un primer aviso

Presta atención a los testigos en la instrumentación. Infórmate del significado de cada testigo, existen coches en los que la luz del DPF indica directamente una avería. En otros, un parpadeo de la luz antes de quedarse fija puede indicar que el filtro está a punto de colapsarse, y en este caso podemos “ayudar” a la regeneración con nuestro estilo de conducción.

8.- Favorece la regeneración del filtro: conduce «alegre»

De vez en cuando, sobre todo si circulas mucho por ciudad, dale “alegría” al motor, siempre y cuando ya esté en temperatura y sabiendo que mantienes el aceite y el nivel del mismo bajo control. Un recorrido por autopista de unos 15 o 20 minutos circulando con el motor alto de vueltas a una marcha intermedia (procura que esté entre 2.000 y 3.000 rpm) ayudará a la regeneración del filtro.

9.- Considera utilizar gasóleo premium en invierno

Utiliza combustible “extra”. Sí, en invierno, invertir unos euros más en el combustible de mayor calidad puede ayudar a que el proceso de combustión más limpio de este gasóleo “premium” genere menos partículas, lo que no deja de ser un beneficio a la hora de intentar mantener el filtro en buen estado, y que tenga que regenerarse en menos ocasiones.

10.- No demores la visita al taller

No ignorar un posible problema. Un filtro obstruido que no se regenera sigue llenándose de cenizas, perjudicando el funcionamiento del resto de sistemas de motor, y la posibilidad de que la factura final de la reparación aumente es exponencial.

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.