14 casos en los que el seguro a todo riesgo no te cubrirá

14 casos en los que el seguro a todo riesgo no te cubrirá

Escrito por: Victor Alós Yus    18 junio 2019     Sin comentarios     5 minutos

El seguro a todo riesgo cubre la mayor parte de los daños que sufre el propio vehículo, aunque hay ocasiones en los que la aseguradora puede no cubra los daños

Tener contratado un seguro es condición indispensable para poder circular con un coche. Sin el seguro, podemos olvidarnos de conducir, pero hay varias modalidades de seguro, así que podemos optar por uno u otro tipo según nuestras necesidades. El seguro a todo riesgo es el más completo y nos protege incluso en caso de sufrir un siniestro por nuestro propia mano. Pero aunque se suela pensar que el seguro a todo riesgo nos indemnizará por cualquier motivo, hay ocasiones en las que no lo hará. Estos son 14 casos en los que el seguro a todo riesgo no te cubrirá.

Conducir en estado de embriagadez o bajo los efectos del alcohol

Aunque estés cubierto por un seguro a todo riesgo, si se demuestra que el siniestro se ha producido estando bajo los efectos del alcohol o las drogas, el seguro no se hará cargo del mismo.

Seguro Todo Riesgo Excepciones

Coche con más personas de las autorizadas

La mayoría de los coches tiene una capacidad máxima de cinco ocupantes, incluyendo al conductor. Otros, como los urbanos, son de cuatro plazas y hay otros que tienen siete plazas. Sea como fuere, si se supera el número máximo de ocupantes, el seguro no cubrirá el siniestro.

Daños autoinflingidos

Ningún seguro se hará cargo de daños causados por el propietario adrede, para cobrar el seguro. Para ello cuenta con los peritos y, si es necesario, con detectives privados que pueden investigar el caso en concreto.

Impagos de las cuotas del seguro

Ojo con los plazos de las cuotas del seguro. Si existiera alguna impagada o simplemente se hubiera retrasado el pago, podrías encontrarte con la negativa de la compañía en pagar la indemnización.

Golpes con familiares o personas cercanas

Las compañías de seguros son desconfíadas y si hay un golpe con un familiar, un vecino o un amigo íntimo, sospecharán que se trata de un fraude. Lo del «inocente hasta que se demuestre que es culpable» no se aplica en el caso de los seguros. En este caso, podrían negarse de entrada e investigar el caso a través de los peritos o detectives privados.

Participar en carreras

Los pilotos de carreras tienen un seguro específico. Si utilizas el coche para participar en carreras, como rallies, o lo metes en pista para correr tú solo, te encontrarás que el seguro no cubre estos supuestos. Obvia decir que el seguro no querrá saber nada si se trata de una carrera ilegal

Coches con modificaciones no homologadas ni comunicadas

La aseguradora no se hará cargo del pago de los daños si el coche ha sido modificado y estas partes sustituidas no han sido comunicadas a la aseguradora, ni se han homologado. Aunque fuera el segundo caso, si no se comunica a la compañía, esta puede negarse a pagar los daños.

Tener menos de 25 años

Los menores de 25 años lo tienen difícil para conseguir un seguro que les cubra. O bien las pólizas son muy altas o directamente, no pueden firmarlas. Aunque una persona menor de 25 años tenga el seguro a nombre de otra persona, si no figura en la póliza, es posible que la compañía de seguros no se haga cargo del siniestro.

Llevar la ITV caducada

La Inspección Técnica de Vehículos ha de estar siempre en vigor. Si no se hubiera pasado, no solo existe la posibilidad de llevarse una buena multa, sino que además puede conllevar que ante un siniestro o una avería, la compañía no se haga cargo del mismo.

Conducir junto al mar o un lago

Si el coche cae al mar o a un lago por imprudencia, puedes olvidarte del seguro a todo riesgo. Si navegas con el coche con un ferry o cualquier otro tipo de buque, es el seguro del barco el que asegura la integridad del coche, no el propio.

Conducción fuera de carretera

Aunque se trate de un SUV, no todos los seguros se hacen cargo de la conducción fuera de carretera. Es mejor asegurarse y si se tiene que conducir fuera de pista, por el monte, es mejor contratar un seguro que se haga cargo.

Omisión de auxilio en un accidente

La omisión de auxilio es un delito, así que siempre hay que prestar auxilio en un accidente, en la medida de nuestras posibilidades. Por eso, si se incumple esta norma en un accidente en el que esté involucrado, la compañía puede negarse a pagar los daños propios, aunque siempre pagará el daño a terceros.

Catástrofe natural o tumulto

Si los daños al vehículo han sido provocados por una catástrofe natural, como un aguacero, un huracán, un terremoto o cualquier otra causa considerada como catástrofe natural, nos tenemos que olvidar de la indemnización de la aseguradora. Si se trata de daños causados por un tumulto, como una huelga o una manifestación, tampoco se harán cargo de los mismos.

¡Ojo con el móvil! La Guardia Civil podrá rastrear tus llamadas en caso de accidente

¡Ojo con el móvil! La Guardia Civil podrá rastrear tus llamadas en caso de accidente

Ahora tus llamadas podrán ser rastreadas para saber si, en caso de accidente, ibas hablando por el teléfono móvil y esto pudo ocasionar un despiste

LEER MÁS

Robo del coche

Si el coche ha sido robado y se han producido daños por parte del ladrón, será el Consorcio de Compensación de Seguros el que se haría cargo de ellos. Eso sí, si se identifica al causante, podrá reclamárselo.

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.