BMW 318d GT a prueba (Motor, prestaciones, comportamiento y consumo)

BMW 318d GT a prueba (Motor, prestaciones, comportamiento y consumo)

Escrito por: Leo Montiel   @lemonti    22 junio 2014     3 Comentarios     4 minutos

Nos ponemos a los mandos del BMW Serie 3 Gran Turismo en su variante 318d con caja manual; en esta prueba hemos disfrutado de la conducción de este Serie 3 GT; en esta primera entrega os ofrecemos detalles de su motor de 143 CV, dinámica y eficiencia, empecemos.

Motor y prestaciones

El BMW 318d GT de nuestra prueba monta un motor TwinPower Turbo de 4 cilindros y 1.995 cc de capacidad, este bloque entrega 143 CV a 4.000 rpm mientras que los 320 Nm de par máximo están disponibles entre las 1.750 y 2.500 rpm; esto nos adelanta que reaccionará bien desde bajas-medias.

bmw-serie-3-gt-318d-prueba-31

En cuanto a prestaciones, con este motor, el Serie 3 GT es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 9,7 segundos, mientras que la recuperación de 80 a 120 km/h puede completarla en unos 8,2 segundos. Unas prestaciones equilibradas para un vehículo centrado en el confort, veamos cómo se comporta.

Comportamiento: en marcha con el 318d Gran Turismo

bmw-serie-3-gt-318d-prueba-1

Al ponernos al volante del Serie 3 GT notamos que es muy fácil hacerse con la posición de conducción y la instrumentación, la posición es algo baja, algo que se puede experimentar en otros BMW, en general, muy cómoda para disfrutar del 318d GT.

Al girar la llave nos encontramos con una arrancada enérgica del propulsor N47, se hace notar dentro del habitáculo, más de lo que pensábamos, engranamos primera, notamos un embrague con recorrido suave y preciso, al igual que la caja de cambios.

En las primeras de cambio, mientras subimos de marchas, nos deja la impresión de que el motor es ligeramente áspero, algo que podemos atribuir a la arrancada en frío, a medida que cogemos velocidad, el habitáculo se torna más silencioso y el motor más suave.

La aceleración es buena, progresiva, la combinación del motor 2 litros y la transmisión manual hacen que se pueda estirar y ganar velocidad y fuerza de manera muy progresiva, muy elástico en regímenes medios, obteniendo fuerza de manera solvente, algo importante en autovía.

A velocidades medias altas a través de vías interurbanas y autopista, aflora el confort de marcha del Serie 3 GT, con las suspensiones algo blandas, brinda comodidad y evita que notemos demasiado las irregularidades del firme, muy agradable de llevar y -también- de viajar a bordo según mis compañeros de viaje.

bmw-serie-3-gt-318d-prueba-5

A medida que nos vamos alejando de la ciudad y optamos por una conducción más activa, notamos como el 318d mantiene muy bien el régimen, pero cuando requerimos algo más de potencia para -por ejemplo- adelantar, nos deja sensación de faltan algunos caballos, sólo algunos.

Tras reducir marcha, un buen golpe de gas, encontramos una buena recuperación, aunque en las vías que van al norte de España las cuestas hacen que sea ligeramente complicado, el 3 GT se siente pesado en ciertas situaciones, aunque al final resuelve este tipo de situaciones.

En condiciones normales, es decir, sin necesidad de adelantar, sin cuestas, la conducción el placentera, precisa y segura, atributos que podemos extender a todos los modelos BMW, pero centrándonos en el 318d GT de la prueba se movía bien, disfrutamos mucho a los mandos.

Luego en curva, en carreteras secundarias, el 3 GT nos sorprendió con su precisión, entendiendo que la ligeras inercias se debían a unas dimensiones mayores a las de su hermano sedán. A pesar de esto, el BMW Serie 3 GT cumplió de buena manera durante la prueba.

En todo momento y cualquier situación, el Serie 3 GT comunicaba seguridad, aceleración, paso por curva, dirección y gestión de marcha, lo único que no es ‘destacable’ es el tacto de la frenada, poco comunicativa y con efectividad, digamos, aceptable. Buenas sensaciones en general.

bmw-serie-3-gt-318d-prueba-3

Consumo

El BMW 318d GT con transmisión manual homologa un consumo combinado de de 4,5 l/100 km, el ciclo urbano queda en 5,5 litros mientras que el extraurbano homologado es de 4,0 litros de carburante por cada 100 kilómetros de recorrido, unas cifras más cercanas a las de un compacto que de una berlina/familiar.

Nuestro recorrido estuvo compuesto por un 60% de autovía (viaje Madrid-Bilbao-Madrid), un 20% de vías interurbanas y otro 10% en ciudad, sin embargo, este 30% de recorrido combinado estuvo marcado por los atascos característicos de las horas punta en Madrid.

bmw-serie-3-gt-318d-prueba-43

El ordenador reflejó un consumo de 5,1 litros a los 100 casi al final de nuestra prueba, más de 1.100 kms., durante el viaje que os comento, las cifras ascendieron hasta 5,6 l/100 km, que sigue siendo un número bastante atractivos para un coche de este tipo; la conducción nunca estuvo centrada en obtener consumos bajos.

En los recorridos dentro de la ciudad el modo ECO PRO es de gran ayuda para bajar el consumo medio, el indicador que tenemos en la pantalla dentro del tablero de instrumentos nos da un balance de los kilómetros que ganamos cuando empleamos este modo de conducción, bastante útil y gráfico para los que buscan eficiencia.

En la segunda parte de la prueba del BMW Serie 3 GT os daremos detalles de su diseño exterior, habitáculo y capacidad de carga.

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.