Chevrolet Volt, presentación y prueba en Suiza

Chevrolet Volt, presentación y prueba en Suiza

Escrito por: Diego G. Moreira    18 octubre 2011     5 Comentarios     7 minutos

Otra de las novedades que pudimos probar en la presentación de Suiza fue el Chevrolet Volt, un eléctrico de autonomía extendida que ya está a disponible en nuestro país desde 41.950 euros (a lo que habría que restarle la ayuda estatal de 4.000 euros).

Cuando hablamos de un eléctrico de autonomía extendida, significa que no es un modelo completamente eléctrico puesto que el Chevrolet Volt dispone de tres motores, dos eléctricos y uno gasolina. El motor gasolina, a groso modo, se encarga de cargar las baterías cuando estas se descargan.

Vehículo eléctrico de autonomía extendida, algunos datos del Chevrolet Volt

Cuando hablamos del Volt lo primero de todo es entrar a explicar que tipo de vehículo es y como funciona. Como bien comentaba al principio, hablamos de un vehículo eléctrico que cuenta con un motor gasolina de 1.4 litros que funciona para cargar las baterías y en algunos casos para mover al Volt.

Con las baterías completamente llenas tenemos una autonomía de unos 40-80 km, una vez que se acaban arranca el motor gasolina para cargarlas y así podemos ganar una autonomía total de hasta 500 km. Como es lógico, en pequeños recorridos es donde compensa porque a medida que hacemos kilómetros el gasto es mayor porque funciona más tiempo el motor gasolina.

Para cargar las baterías necesitamos un enchufe doméstico y en 3-4 horas estarán cargadas, además podemos programar la carga para una hora concreta, es decir, aparcar el coche en el garaje y programarlo para que por la noche se cargue y no antes.

Gracias a este sistema tenemos un coche menos limitado que los eléctricos y con unas prestaciones bastante interesantes. Como muestra tenemos la potencia, el Volt entrega 150 CV, es un tracción delantera con 370 Nm de par (similar a un diesel de 150 CV) pero al ser un vehículo eléctrico, el par es instantáneo, lo ofrece desde que pisamos el acelerador hasta que paramos siendo además constante.

Por último, a diferencia de los pequeños eléctricos, su velocidad máxima es más que suficiente para circular por autovías puesto que alcanza los 161 km/h.

Diseño exterior e interior: con espacio suficiente para cuatro adultos

El diseño del Chevrolet Volt es similar en la base a un turismo convencional o berlina media, exteriormente cuenta con un diseño peculiar que lo caracteriza sobretodo por su pintura bi-color que combina partes en negro brillante o sus rasgos más aerodinámicos que un turismo convencional.

Los faros del coche usan tecnología LED para las luces de día, intermitentes en los retrovisores y para los antinieblas, mientras que los faros de xenon completan el conjunto.

Las luces traseras también son LED, con un alerón que busca la máxima aerodinámica y unas llantas de 17 pulgadas que vienen de serie con neumáticos de baja resistencia a la rodadura. En general el diseño exterior, tiene unos rasgos futurista y vanguardista.

En el interior encontramos la consola central en color blanco y la pantalla de la instrumentación de 7 pulgadas que sustituye a las tradicionales agujas, al mismo tiempo que en la consola central tenemos la pantalla del navegador y ordenador que completa el conjunto.

De nuevo en el interior encontramos un diseño venguardista, en detalles como la palanca de cambios o las teclas táctiles que se distribuyen por la consola central. Las luces LED vuelven a aparecer para la iluminación del interior y maletero.

La calidad de los materiales está empañada de nuevo por un uso excesivo de plásticos duros, pero en general y quitando alguna que otra excepción, los ajustes son correctos y la calidad visual (sobretodo de la consola central) es correcta también.

Es un vehículo para cuatro ocupantes, las plazas delanteras son cómodas y espaciosas pero en las traseras el espacio para la cabeza está algo más comprometido y sólo irán cómodos si miden menos de 1,75 metros de alto, sino el espacio es muy justo.


Impresiones de conducción

Después de hablar del coche, de su diseño y de su espacio interior, ahora nos toca ponernos al volante del Chevrolet Volt. Con las baterías completamente cargadas nos ponemos en marcha en una ruta que rondará los 90 km.

Nada más arrancar notamos el silencio, nos movemos en modo completamente eléctrico y el silencio y la potencia, puesto que pese a ser eléctrico se nota el par motor de 370 Nm. Lo primero que cambia respecto a un vehículo convencional es la instrumentación, en su pantalla de 7 pulgadas vemos la velocidad, estado de carga de la batería y km de autonomía, la autonomía del coche contando la gasolina y una pelotita que medirá nuestro nivel de eficiencia.

Siempre que esté la pelota en la zona central es que estamos siendo suaves conduciendo, no pegamos acelerones ni frenamos bruscamente, es decir, aprovechamos la máxima eficiencia. Si aceleramos bruscamente la pelota sube y si hacemos lo inverso baja.

Otro detalle con el que debemos familiarizarnos es con la palanca de cambios, automática pero con un modo más que un coche normal, el modo LOW, es decir, un modo especial que retiene el vehículo a modo de freno motor y carga de manera más intensiva las baterías.

Otra de las peculiaridades del Volt son sus diferentes modos de conducción: Normal, Sport, Montaña y Hold. Los dos primeros se basan en una conducción normal o más deportiva, reaccionando de manera más rápida a nuestras órdenes, mientras que el modo Montaña optimiza el consumo de energía a la hora de subir un puerto de montaña o zonas de pendientes intensas o bajadas.

Finalmente es curioso el modo Hold, que va dirigido a cuando vamos hacía la ciudad y queremos disponer de las baterías cargadas completamente, entonces el coche por el camino hace funcionar los tres motores para circular y cargar las baterías.

En lo relativo a la conducción, es un coche cómodo, silencioso y con respuesta más que suficiente tanto en modo eléctrico como en modo combinado, puesto que nos permite afrontar un adelantamiento con total tranquilidad.

Tras poco más de 60 km en modo totalmente eléctrico y con una conducción normal, sin ser demasiado ahorradores, el coche se quedó sin batería y empezó a funcionar el motor de combustión. Gracias a la pantalla táctil central tenemos unos gráficos muy interesantes donde vemos que km circulamos en modo eléctrico o gasolina, consumo, distrubución de la energía, etc.

Pero aún circulando en modo combinado, trás 90 km el consumo medio fue de 2,2 litros a los 100 km. La economía de uso en unos 100 km es elevada, puesto que el consumo es de apenas dos litros, está claro que a mayor distancia mayor es el consumo, pero en distancias que ronden los 100 km el coche va a tener un consumo casi nulo, y las inferiores a 90 km prácticamennte será eléctrico siempre.

¿Entonces es ahorrador o no?

Pues dependerá del recorrido que hagamos, si el uso es por ciudad o alrededores hasta unos 90 km el ahorro es significativo (incluso podemos ir completamente en modo eléctrico), si es más, depende de cuanto más pero si no sobrepasamos los 150-200 km puede que aún ahorremos bastante. A cambio, tenemos un coche para todo, es decir, si nos queremos ir de vacaciones o hacer una escapada no tendremos que tener miedo por buscar un enchufe o por quedarnos tirados sin batería en una cuneta, puesto que con gasolina el problema solucionado.

Y en general me ha parecido un coche interesante, porque al final se adapta a las necesidades de un vehículo, es decir, por ser eléctrico no está atado a un rango de kilómetros, podemos salir de las urbes con total tranquilidad. La única pega es el precio, demasiado elevado.

Por último en el apartado de equipamiento, tenemos de serie la tapicería de cuero, sistema de sonido premium Bose, climatizador, luces de xenon, entre otros elementos. Sólo queda opcional el navegador, cámara de visión trasera, o la alarma, entre los principales extras.

Fotos | Diego G. Moreira

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.