Coches con historia: Mercedes-Benz y su relación con las pick-ups

Coches con historia: Mercedes-Benz y su relación con las pick-ups

Escrito por: Guillermo Arnal    28 marzo 2015     2 Comentarios     6 minutos

Roland Zey debió de esbozar ayer una gran sonrisa. Mercedes-Benz hará por fin realidad el sueño que el anterior responsable de la división argentina, y actual jefe de su departamento de Control y Desarrollo de Ventas, confesó en mayo de 2013: lanzar una nueva camioneta que luzca en su parrilla la insignia de la estrella plateada con tres puntas.

La noticia, que el Wall Street Journal y la edición norteamericana de Car and Driver, entre otros, confirmaron que no se trataba de una broma anticipada por el Día de los Inocentes anglosajón -el 1 de abril-, resulta impactante, pero no constituye una novedad en la historia de la marca de Stuttgart. Como algunos sabréis, tanto ella como pequeños carroceros fabricaron en el pasado otras pick-ups previa autorización de Daimler. En este artículo vamos a reunir los datos de las más conocidas.

Typ 170 V,  W 136Con un motor de 38 CV podían cargar 750 kg. Se fabricaron 1.098 unidades entre 1946 y 1949.

Naturaleza laboriosa desde sus orígenes

Las pick-ups W136 nacieron para facilitar el transporte de materiales con los que reconstruir lo destruido por la 2ª Guerra Mundial.La primera camioneta que portó el emblema de Mercedes-Benz la construyó la propia empresa. Se basaba en el versátil 170 V W136, el único modelo del que se había conservado una cantidad suficiente de documentación tras la Segunda Guerra Mundial, y se creó respondiendo a las restricciones de producción impuestas por el Gobierno de los Estados Unidos a Alemania y a la necesidad de recomponer todo lo devastado por el conflicto bélico, incluidas factorías de la marca como la de Sindelfingen -que, por cierto, celebra su centenario en 2015-.

Entre 1946 y 1949 se ensamblaron 1.098 unidades de estas Pritschenwagen -voz alemana para designar a este tipo de vehículo-. 440 de ellas se adjudicaron a la policía germana. Se alimentaban del motor M136 I de cuatro cilindros y 1,7 litros que desarrollaba 38 CV y al que se le acoplaba una caja de cambios manual de seis velocidades. Estas camionetas eran capaces de transportar 750 kg y su PMA ascendía a 2.100 kg.

mercedes-benz-170-sd-pick-upEstas variantes permitieron aumentar la presencia de la marca en ciertos países porque le permitían atajar dificultades aduaneras.

Salvando obstáculos

Las pick-ups 170 D y SD tuvieron mayor representación en Argentina y Sudáfrica por el papel que jugaron al introducirse en dichos mercados.La misma plataforma del W136 sirvió para concebir nuevas camionetas que permitieron a ciertos países acceder a la gama de Mercedes-Benz a través de estos prácticos automóviles. Aunque también se recuerdan en Australia y Nueva Zelanda, Argentina y la Unión Sudafricana, donde a las pick-ups se las denomina bakkies, representaron los principales impulsores de su fabricación debido a las deficientes redes viales y ferroviarias, un parque de vehículos industriales anticuado y las peculiaridades de sus leyes relativas a la importación de vehículos y su manufacturación.

Fundada en 1951, Mercedes-Benz Argentina, SRL empezó a montar las pick-ups basadas en el 170 Da W136 en 1952 en sus instalaciones de San Martín, actividad que se prolongó hasta poco antes de su cierre al ser intervenida en 1955 por la Revolución Libertadora. Estaban propulsadas por el motor diésel OM 636 de idéntica cilindrada y potencia al mencionado más arriba.

En aquella época, la presencia de Mercedes-Benz en Sudáfrica también era bastante exigua. La legislación de dicho país imponía unos aranceles mayores sobre los turismos que sobre los comerciales. La alemana quería incrementar sus ventas, así que su principal distribuidor local ideó una forma de eludir esa limitación.

Según cuenta Fred Schnetler en su obra Progress, Passion and People, the Making of Daimler Chrysler South Africa (2002, Daimler Chrysler Sudáfrica), la central de Johannesburgo, con el apoyo de su ingeniero Heinz Grossman, decidió importar únicamente la parte frontal de la carrocería del 170 D/SD, una estrategia que ayudaba a economizar gastos.

Cuando las unidades llegaban a Sudáfrica, la empresa local Morewear Industries les añadía la caja trasera en su fábrica de Germiston, una localidad situada a las afueras de Johannesburgo. La actividad duró hasta mitades de la década de los cincuenta, un período parecido a la de la emprendida por Mercedes-Benz Argentina.

mercedes-benz-ponton-pick-upLas pick-ups Ponton más famosas fueron creadas por un carrocero alemán e importadores sudafricanos.

Las camionetas Ponton

Las sudafricanas se distinguían de las de Binz por la separación entre la cabina y la caja y la rueda de repuesto escondida detrás del asiento del conductor.Las pick-ups construidas sobre los W136 dieron paso a carrocerías análogas montadas sobre los W120 y W121. Existieron dos variantes: una diseñada por el carrocero alemán Binz afincado en Lorch -en cuyo catálogo figuraban, además, otras conversiones del Ponton en familiar, ambulancia, etc.- y otra elaborada por los importadores sudafricanos de Daimler AG Cargo Motors, NMI, Stanley Porter, Haaks Garage, Ronnie’s Motors y John Williams. Entre ellas se diferenciaban por detalles como la separación entre la cabina y la zona de carga o la posición en la que se colocaba la rueda de repuesto.

Los archivos de Daimler afirman que se produjeron 1.098 camionetas 180 entre 1955 y 1962, 2.439 180 D en un idéntico intervalo de tiempo -las variantes de gasóleo eran más populares- y tan solo 136 ejemplares de 190 D con esta carrocería entre 1958 y 1961. El mercado sudafricano registró unos 400 de estos vehículos que no solo se destinaban a particulares, sino también a otros servicios como el aeropuerto de Johannesburgo.

mercedes-benz-220-d-pick-upEl motor OM 615 con el que venía por defecto el 220 D no se alteraba en esta conversión.

La 220 D argentina

El carrocero de Santa Fe El Detalle se encargaba de transmutar en pick-ups los chasis del W115 que se importaban desde Alemania.Mercedes-Benz Argentina recobró a principios de los años setenta el protagonismo en materia de pick-ups adornadas con la célebre estatuilla. La política arancelaria impedía importar turismos ya terminados, no así la piezas sueltas de la carrocería y de elementos mecánicos que se utilizaran posteriormente para ensamblar modelos comerciales -nunca turismos-.

Persiguiendo el objetivo de ganar cuota en el mercado local, Mercedes-Benz Argentina importó 1.044 chasis de 220 D W115 con las puertas y otros componentes por separado, como un auténtico puzle. Después, el carrocero de la localidad argentina de Santa Fe El Detalle, conocido por trabajar con ómnibus montados sobre chasis de autobuses Mercedes-Benz, transformaba esos 220 D en camionetas con carrocería autoportante de cabina simple o doble listas para su distribución al público.

El motor no experimentaba modificación alguna: seguía tratándose del diésel OM 615 de 2,2 litros que desarrollaba 60 CV de potencia unido a una transmisión manual de cuatro relaciones. Podían transportar hasta 650 kg, menos que los W136 si bien suponían un producto, lógicamente, mucho más evolucionado. Alguna llegó a aparecer hasta en el cine, concretamente en la película argentina Millonarios a la fuerza dirigida por Enrique Dawi y estrenada en 1979.

Fuentes | Coche Argentino, Cuyo Motor, Daimler AG, Foro TC Urbano, Mbzponton.org: cifras de fabricación e historia de las variantes, Oldtimer-Foren y prueba de un 170 Da pick-up en Drive-MY.

Fotos | Daimler AG, MB Oldtimer Bus/Trucks/Transporter en Pinterest y Zeke P. en Flickr

un comentario

  1. CocheArg dice:

    Que tal, El Detalle NO ERA DE SANTA FE, sino que del norte del Gran BUENOS AIRES.
    MÁS INFO EN -> http://camionargentino.blogspot.com.ar/2012/05/el-detalle.html

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.