¿Quieres convertir tu coche gasolina a GLP? Te explicamos cómo hacerlo

¿Quieres convertir tu coche gasolina a GLP? Te explicamos cómo hacerlo

Escrito por: Jaime Gomez    25 octubre 2018     4 minutos

¿Estás pensando en adaptar tu coche gasolina a GLP? Debes tener en cuenta una serie de consejos y recomendaciones así como si amortizarás la inversión

La normativa legal vigente permite convertir un coche de gasolina a GLP (Gas Licuado de Petróleo). La principal condición es que los vehículos deben cumplir con la norma Euro3 que afecta a los coches fabricados de 2001 en adelante. También algunos vehículos fabricados con anterioridad se pueden adaptar al GLP si tienen la homologación ECE/ONU R-115.

¿Puedo adaptar mi coche a GLP?

Los vehículos diésel no pueden convertirse por completo al GLP debido a sus características técnicas, aunque sí que pueden circular con mezcla de gasoil y gas (70% de gasoil y 30% de gas), lo que reduce bastante las emisiones contaminantes por la mejora de la combustión.

Algunos vehículos de gasolina muy potentes pueden tener problemas en la conversión debido a que los inyectores de gas no pueden introducir bien el combustible en los cilindros. En otros casos es el mismo fabricante el que desaconseja la conversión a GLP porque las válvulas pueden fallar con el nuevo sistema. En coches de gasolina con inyección directa, para convertirlos a GLP, es necesario que los inyectores sean reemplazados para que soporten temperaturas más altas de las que tenían utilizando como combustible la gasolina.

Con la proliferación de los vehículos híbridos por parte de Toyota, aunque la marca no lo homologa, sí conocemos la instalación en estos vehículos de un sistema GLP, especialmente en los taxistas, lo que hace reducir el coste, en euros, por kilómetro. Advertir en cualquier caso que si la marca no lo homologa, se pierde la garantía desde ese mismo momento.

¿Cuánto cuesta adaptar mi coche a GLP?

En España, no todos los talleres mecánicos pueden adaptar un coche de gasolina a GLP. Tienen que estar debidamente homologados y autorizados para hacer la conversión ya que tienen que firmar un dictamen donde se responsabilizan de la instalación en caso de que haya algún problema. Este dictamen se entregará en la estación de ITV y si el taller no está homologado el usuario no podrá pasar la inspección. Esta normativa se utiliza para evitar la proliferación de talleres no autorizados que hacen adaptaciones a GLP a precios más baratos de lo habitual y que luego no se responsabilizan de cualquier anomalía que pudiera surgir después de la instalación.

El precio de transformar un coche de gasolina a GLP depende del modelo de vehículo y sus características, pero, en general, suele oscilar entre los 1.500 y los 2.500 euros. El volumen del motor y los caballos son factores determinantes a la hora de ofrecer un presupuesto de conversión. Por ejemplo, a mayor número de cilindros se necesitarán más válvulas de gas para instalar y el precio será más caro.

¿Cuándo amortizaré la inversión?

A día de hoy, el precio medio del GLP en España es de 0.728 euros por kg, el de la gasolina sin plomo 95 de 1,357 euros por litro y el de la gasolina sin plomo 98 de 1,485 euros/l. Por tanto, el GLP es en la actualidad entre un 40% y un 50% más barato que la gasolina. La capacidad del depósito de gas depende del modelo de vehículo y del hueco que haya disponible para la instalación (suele hacerse al lado del tubo de escape, donde está alojada la rueda de repuesto). El depósito oscila entre los 35 litros y los 160 litros de capacidad.

Cuantos más kilómetros haga el usuario más rentable le saldrá la adaptación al GLP, pero para hacernos una idea, si tomamos de referencia un coche con un consumo medio de unos 7 litros cada los 100 kilómetros, el ahorro por cada 100 km será de unos 3,5 euros, es decir, 21 euros a los 600 km. Por tanto, si eres de los que no cambias de coche cada pocos años y haces bastantes kilómetros, sin duda el GLP te saldrá rentable, ya que en un año o año y medio habrás rentabilizado el gasto de la instalación. Dependiendo del vehículo, en solo 30.000 km podrías recuperar la inversión.

Ventaja adicional: etiqueta ECO

La etiqueta ECO es un distintivo que concede la DGT (Dirección General de Tráfico) a los vehículos más limpios, es decir, los que emiten menos agentes contaminantes a la atmósfera. Esta etiqueta la pueden llevar los siguientes vehículos:

  • Híbridos enchufables con una autonomía eléctrica por debajo de los 40 km
  • Híbridos no enchufables (HEV)
  • Vehículos con GNC o GLP
  • Vehículos con más de 8 plazas, furgonetas ligeras y vehículos para transportar mercancías con las características anteriores

Las principales ventajas que van a obtener los conductores que lleven la etiqueta ECO en su vehículo son las siguientes:

  • No tienen ninguna restricción para circular por ciudades con altos niveles de contaminación como es el caso de Madrid
  • Bonificaciones en las tarifas municipales de aparcamiento regulado
  • Hasta un 80% de bonificación en el Impuesto Municipal de Circulación los 6 primeros años de la conversión a GLP
  • Descuentos en autopistas de peaje
  • Acceso al carril BUS/VAO sin límite de ocupantes cuando la señalización lo indique.

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.