Fiat 500 1.3 Multijet 95 CV, prueba (Motor y prestaciones)

Fiat 500 1.3 Multijet  95 CV, prueba (Motor y prestaciones)

Escrito por: David Taboada    18 marzo 2012     4 Comentarios     4 minutos

Siguiendo con modelos urbanos en su versiones diésel que comenzó Diego con la prueba del Peugeot 207 1.6 HDi de 112 CV, hoy nos toca hablar de un modelo un poco más chic, el Fiat 500. Nuestra unidad en concreto montaba el motor 1.3 multijet de segunda generación que entrega 95 CV de potencia.

Durante esta primera parte os hablaremos del motor y las prestaciones del 500 que ha sido uno de los aspectos que más nos ha llamado la atención durante la prueba. También comentaremos su comportamiento tanto en ciudad como en carretera y, por último, el consumo en autopista, urbano y mixto.

Motor y prestaciones

El motor escogido para nuestra prueba es el 1.3 Multijet con 95 CV y que es el más potente dentro de la gama diésel y sólo superado por el propulsor gasolina 1.4 16v que llega a los 100 CV de potencia. Se trata de la segunda generación del anterior 1.3 Multijet de 90 CV al que se le ha añadido algunas modificaciones en búsqueda de una mayor eficiencia como el sistema Start&Stop, que ahora viene de serie, y otras mejoras que permiten reducir los niveles de consumo y de emisiones de CO2.

Cuenta con cuatro cilindros y unas cilindrada de 1.248 cc que permite entregar una potencia máxima a 4.000 rpm de 95 CV de potencia que, junto con un par máximo de 200 Nm mueve a este pequeño urbano de 3,546 metros de largo con bastante soltura y permite una conducción ágil y rápida. Además su consumo bajo, como ya veremos más adelante, hace que el Fiat 500 con el propulsor 1.3 Multijet sea una alternativa interesante para aquellos conductores que buscan un modelo urbano con prestaciones más alegres.

A esto también ayuda unas cifras bastante respetables para este segmento, con una aceleración de 0 a 100 Km/h en unos 10,7 segundos, pudiendo pisar el pedal del acelerador a fondo hasta alcanzar los 180 Km/h. Por otro lado, este Fiat 500 equipaba una caja de cambios manual de cinco relaciones con un tacto bastante preciso pero una posición de la palanca de cambios algo elevada para tratarse de un urbano.

Comportamiento

Como todos sabemos el habitat natural del Fiat 500 es la ciudad por ello monta una suspensión pensada en agilizar el comportamiento dentro de las grande urbes. Además, como buen urbanita, cuenta con una dirección bastante blanda que si pulsamos el botón City notaremos una dirección asistida todavía mucho más blanda que nos va a facilitar el aparcamiento de nuestro 500.

También monta el sistema Start&Stop que permite apagar el motor en semáforos o cuando estemos parados por cualquier motivo, pudiendo volver a encender el motor pisando simplemente el pedal del embrague. La posición elevada del puesto de conducción permite diferenciarlo de muchos modelos urbanos y facilita una mejor visibilidad. En general en conducción por la ciudad se muestra bastante suave con un motor que responde desde las 1.600 rpm, permitiéndonos movernos con soltura al 500 lo que se agradece muchas veces cuando circulando por ciudad tenemos que esquivar coches en doble fila o rebasar al bus.

Si dejamos su ambiente ideal y necesitamos realizar un viaje por autopista el Fiat 500 se sabe defender en pequeños trayectos gracias a una buena insonorización y estabilidad aunque a la larga, como es normal en un modelo urbano, podemos notar algunas incomodidades como los asientos o una dirección que aunque se endurece sigue siendo blanda y, en ocasiones, un poco imprecisa.

Por otro lado también nos ha llamado la atención la gran estabilidad que presenta en zonas de curva sin acusar sus dimensiones ni su peso de tan sólo 980 Kgr. Por último destacar el sistema de frenos con unos delanteros autoventilados de 257 mm y los traseros de tambor de 180 mm que permitían mantener controlado al Fiat 500.

Consumo

El último apartado del que vamos a hablar, en esta primera parte de la prueba del Fiat 500 con el motor 1.3 Multijet-2 de 95 CV de potencia, es el de niveles de consumo durante su prueba. Como anteriormente decíamos estamos ante la segunda generación de este motor que sufrió algunas mejoras que permiten una mayor eficiencia y reducción de emisiones y consumo.

Comenzando por ciudad homologa un consumo de 5 litros por cada 100 Km, sin embargo durante la prueba nuestras cifran andaban rondando los 6,2. Un buen dato ya que estamos ante un motor que nos ofrece un conducción bastante alegre. En carretera es donde podemos sacarle unas cifras muy bajas ya que anda en torno a los 4,3 litros. Por último en nuestro recorrido habitual por autopista que es de unos 1.200 Km pudimos acercarnos a los 4,6 litros por cada 100 Km.

En la segunda parte de la prueba os hablaremos tanto del diseño exterior como interior del habitáculo. También valoraremos la calidad de los materiales y el precio y equipamiento disponible para el Fiat 500. Por último daremos nuestra valoración final al modelo.

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.