Mazda 5 2.0 DISI i-Stop de 150 CV, prueba (Parte III)

Mazda 5 2.0 DISI i-Stop de 150 CV, prueba (Parte III)

Escrito por: Diego G. Moreira    22 julio 2011     4 minutos

Hace unos días publicamos la primera parte de la prueba del Mazda 5, un monovolumen muy versátil y que cuenta con bastantes soluciones cuando lo que necesitamos es espacio, puesto que no debemos olvidar que cuenta con siete plazas.

En la primera parte de la prueba vimos a fondo su motor, en este caso un gasolina de dos litros y 150 CV, potencia más que suficiente para mover al Mazda 5, además es un propulsor que gusta por su suavidad, mientras que si necesitamos contundencia a altas vueltas vamos a notar estos 150 CV.

En la segunda parte de la prueba analizamos su interior, materiales, espacio interior, postura de conducción. Es un monovolumen de siete plazas con suficiente espacio, pero como suele ocurrir en este tipo de vehículos la segunda fila de asientos es algo más justa, aun así destaca por el rápido montaje y por el espacio para la cabeza y piernas.

Equipamiento

Ahora en la tercera parte nos metemos a fondo con el equipamiento, valoración y precios. Dentro del equipamiento empezamos repasando el de seguridad, donde destaca por ofrecer de serie: control de estabilidad, control de tracción, airbags frontales, laterales y de cortina (incluso para la tercera fila). En el test de seguridad EuroNCAP ha conseguido las famosas cinco estrellas, pero hablamos de los resultados de las pruebas realizadas en 2005.

El equipamiento se estructura en tres niveles: Active, Style, y Luxury. Nuestra unidad de pruebas era el más equipado (Luxury), que disponía de serie de elementos como los faros de xenón o las puertas corredizas eléctricas, que además se podían accionar desde el mando.

De serie desde el acabado base se encuentran disponibles las siete plazas, aire acondicionado, radio CD-MP3 con cuatro altavoces, toma auxiliar, o los asientos de la segunda fila deslizables.

Dentro del equipamiento de nuestra unidad faltan algunos elementos que si nos encontramos en otros modelos, como el navegador o una toma USB (este es un detalle que habría que mejorar puesto que hoy en día son muchas las marcas que lo ofrecen).

Valoración General

Si buscamos un monovolumen de siete plazas con espacio suficiente para albergar a siete ocupantes de manera ocasional, este puede ser un buen modelo. Puesto que la habitabilidad trasera es elevada, sobretodo si se viaja sólo en la segunda fila de asientos, pero además contamos con la posibilidad de siete plazas, y de verdad, puesto que no encontramos problemas de espacio ni para la cabeza ni para los pies.

Por otro lado en materia de diseño, es importante el detalle de las puertas laterales corredizas, puesto que facilita el acceso al vehículo, tanto para poner una silla infantil, para que pueda subirse gente mayor o simplemente si hemos aparcado en batería muy cerca de otro vehículo.

La única pega que podemos poner al interior son los materiales, se nota demasiado el plástico y el Mazda 3 goza de unos mejores materiales en la parte superior del salpicadero, eso sí, a cambio sabemos que aguantan bien el paso del tiempo.

El motor que hemos probado, el 2.0 DISI i-Stop de 150 CV, no es la opción más solicitada de este monovolumen, pero puede ser una opción interesante para aquellas personas que no hacen muchos kilómetros al año o para los amantes de los motores gasolina. No destaca por los consumos, es un motor atmosférico tradicional de 150 CV (algo positivo desde el punto de vista de la fiabilidad), pero a cambio de los consumos nos encontramos con un propulsor suave y más que suficiente para mover a este monovolumen. Tampoco podemos olvidarnos del comportamiento, es uno de los más ágiles del segmento, lo que nos permite divertirnos algo en la conducción.

Otro punto a su favor es el precio/espacio/equipamiento, en estas tres variables el Mazda 5 tiene muy buena relación, está disponible desde los 21.690 euros, con un equipamiento de serie que incluye el aire acondicionado o las siete plazas.

La gama diesel arranca en los 23.800 euros, y nuestra unidad de pruebas tenía un precio final de 24.890 euros, con el nivel de equipamiento más elevado (Luxury) y con pintura metalizada.

En cuanto a monovolumenes de siete plazas, hay pocos que ofrezcan este equipamiento por poco más de 24.000 euros, además hablamos de siete plazas de verdad y accesibles en caso de necesidad.

Fotos | Equipo de pruebas

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.