Mazda CX-7 2.2 CRTD 173 CV, prueba (Parte III)

Mazda CX-7 2.2 CRTD 173 CV, prueba (Parte III)

Escrito por: Diego G. Moreira    24 mayo 2010     Comentario     4 minutos

Llegamos a la última parte de la prueba del Mazda CX-7, el SUV de la firma japonesa que acaba de incorporar un nuevo motor diesel muy necesario para la gama, el 2.2 CRTD de 173 CV equipado con un cambio manual de seis relaciones. Precisamente nos hemos puesto al volante de un CX-7 con este motor y en la primera parte hablamos del comportamiento y prestaciones.

En la segunda parte hemos dado cuenta de su diseño, uno de los SUV más deportivos en cuanto a diseño exterior, así como también hemos visto su habitabilidad interior. Y ahora nos toca repasar el equipamiento, los precios y la valoración general de este CX-7. El equipamiento es típico de los modelos japoneses, es decir, paquetes cerrados de equipamiento bastante completos pero con pocas opciones como margen, los tres niveles de equipamiento son: Active, Active + y Luxury, este último ha sido el que hemos probado nosotros. La gama de precios arranca en los 30.800 euros del Active.

Equipamiento

mazda_cx-7

Como de costumbre empezamos hablando del equipamiento de seguridad del Mazda CX-7, que desde el acabado base Active ya cuenta con una completa dotación de elementos de seguridad, entre los que podemos destacar, ABS con asistente a la frenada de emergencia, control de tracción y estabilidad y ocho airbags. Curiosamente este modelo no fue probado en EuroNCAP, la única referencia que tenemos es IIHS americano que lo valoró muy positivamente como uno de los SUV medios más seguros en el momento de las pruebas (año 2007).

Además como equipamiento complementario de seguridad tenemos que destacar el sistema de aviso del ángulo muerto del retrovisor, que viene equipado con el acabado Luxury, y que nos avisa con un pitido y un testigo luminoso en el retrovisor cuando tenemos un vehículo situado hacía el lado al que nos estamos cambiado de carril y por tanto existe riesgo de colisión, un sistema realmente útil.

Seguimos con el equipamiento y nos vamos a la versión Active, que además de equipar todo lo anterior en materia de seguridad, ya cuenta con elementos como el climatizador, la radio CD-MP3, pantalla multifunción, espejos exteriores calefactados, volante y pomo de cuero y las llantas de 18 pulgadas. El acabado Active + añade entre otros elementos, cargador de CD, Bluetooth, navegador con cámara de visión trasera, control de crucero, sensor de luces y lluvia, asientos calefactados, faros antiniebla o los cristales tintados.

mazda_cx-7

Nuestra unidad tenía el nivel de equipamiento más elevado, el Luxury que a mayores equipaba el excelente sistema de sonido BOSE con 9 altavoces, tapicería de cuero, asientos delanteros eléctricos, faros de xenón, acceso y arranque sin llave y las llantas de 19 “. Este nivel de equipamiento viene muy completo, y sólo se le podría añadir una toma USB que se echa de menos o un mayor tamaño de la pantalla del navegador.

De todo esto, sólo nos quedan dos extras el techo solar (750 euros) y la pintura metalizada (400 euros).

Precios y versiones

mazda_cx-7

  • CX-7 2.2 CRTD Active 30.800 euros
  • CX-7 2.2 CRTD Active+ 33.450 euros
  • CX-7 2.2 CRTD Luxury 36.450 euros
  • CX-7 2.3 DISI Luxury 39.400 euros

Valoración General

mazda_cx-7

Con un mercado lleno de modelos SUV, en la que cada una de las marcas parece que tiene que tener su propio SUV o no es una marca completa sin ello, siempre se agradece la aparición de modelos diferentes, desde el inicio de su comercialización el Mazda CX-7 era una interesante alternativa en diseño a los SUV tradicionales, pero el motor gasolina hacía que sacáramos de nuestra cabeza la idea del CX-7 rápidamente.

La llegada del motor diesel, sin duda ayudará, no es un motor que destaque especialmente por los consumos, pero al menos es una alternativa razonable. Además el CX-7 cuenta con la baza de su agilidad y un comportamiento muy bueno para tratarse de un SUV. Por otra parte, las lagunas quizás las tenemos en las cualidades off-road, que no es el mejor SUV para una orientación fuera del asfalto, por carecer (además de la reductora) de cualquier sistema de ayuda al descenso por ejemplo, sistemas que si incorporan otros modelos del mercado.

Pero para andar por carretera y viajar, se convierte en un buen modelo, con bastante amplitud interior. Los precios en relació al equipamiento son mejores que otros modelos del mercado equipados con los mismos elementos, sobretodo si nos vamos a la versión tope de gama. En definitiva es un SUV que nos tiene que gustar por diseño y que cuenta con unas buenas cualidades dinámicas para convencernos.

Fotos | David Taboada
Agradecimientos a Borja por la colaboración en la prueba

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.