Prueba Audi A7 Sportback 50 TDI 286 CV, el lujo con etiqueta ECO

Prueba Audi A7 Sportback 50 TDI 286 CV, el lujo con etiqueta ECO

Escrito por: Diego G. Moreira    28 noviembre 2018     Sin comentarios     10 minutos

Nuestro análisis y prueba del Audi A7 Sportback 50 TDI que dispone de la etiqueta ECO de la DGT pese a ser un potente V6 diesel con 286 CV.

El equipo de pruebas de Highmotor se ha puesto al volante en esta ocasión de una berlina de representación muy peculiar, es cierto que el Audi A7 Sportback no es una berlina más, nunca lo ha sido por su peculiar línea, pero ahora se ha renovado por completo ofreciendo una imagen que literalmente gira cabezas allá por donde pasa, al mismo tiempo que ha conseguido ser uno de los vehículos más ecológicos del segmento, consiguiendo la etiqueta ECO pese a esconder bajo el capó un bloque diesel 3.0 V6 TDI de 286 CV.

¿Se puede ser deportivo, diesel y ECO? Está claro que si y creo que este Audi A7 ha conseguido llegar a donde muchas berlinas premium lo han intentado y no han podido. No te pierdas nuestra prueba del Audi A7 Sportback 50 TDI 286 CV y te contaremos todos los detalles.

Diseño exterior: la agresividad elegante de corte deportivo

El título de este apartado parece un juego de palabras, pero sin embargo nada más lejos de la realidad, puesto que describe perfectamente las líneas exteriores de este Audi A7. A grandes trazos el diseño coupe es muy elegante, con unas medidas imponentes, pero con detalles que le imprimen carácter y deportividad.

Lo primero que destaca es su frontal, con una parrilla de grandes dimensiones y unos faros rasgados con tecnología LED para todas las funciones de iluminación (que nos dan la bienvenida de noche cuando abrimos el coche). En la enorme parrilla se esconden también los sensores que rigen el funcionamiento del control de velocidad adaptativo.

Lateralmente es donde más que notan sus medidas, puesto que sus 4,96 metros no lo hacen un coche precisamente pequeño. El lateral también ha cambiado, perfilando mucho más las líneas coupe, con las ventanillas decreciendo a medida que llegamos a la zaga, ventanillas que no tienen marco -como buen coupe-. Las enormes llantas de aleación de XXX pulgadas ponen la guinda deportiva.

Y en la zaga el diseño se desboca -es mi parte favorita- puesto que los nuevos faros LED se prolongan por toda la trasera creando un efecto fluido y elegante único. En este punto es donde más ha ganado el Audi A7 2018 con respecto a las anteriores generaciones (al menos en mi opinión), eso sí, prescinde de las salidas de escape que están muy disimuladas bajo la defensa. El portón del maletero es eléctrico, se puede abrir pasando el pie por debajo de la defensa trasera, pero ojo que también se cierra así.

Diseño interior: Calidad, elegancia y acabado premium digno de un A8

En cuanto entras en el A7 la sensación que te inunda es la de calidad y diseño, el tren central ha cambiado por completo y ahora sus líneas son mucho más vanguardistas. Las dos enormes pantallas (situadas en una posición muy armónica) nos dan idea de que estamos ante un coche con la tecnología por bandera.

El resto del diseño está formado por líneas rectas que perfilan el salpicadero, destacando la instrumentación que dispone del “Virtual Cockpit”. Salvo por las zonas de plástico negro brillante, el resto de acabados y materiales es de calidad, destacando el acabado de las puertas.

La postura de conducción es cómoda, baja pero con buena visibilidad y amplitud. Los asientos de nuestro unidad disponían de múltiples ajustes eléctricos, además de tener calefacción y ventilación -un acierto- e incluso función de masaje con varios programas. Esto hace que la postura de conducción sea muy buena y la comodidad se mantenga con el paso de los kilómetros.

Las plazas traseras son amplias aunque la altura está limitada por las líneas del diseño coupe, eso sí, una persona que mida más de 1,75 m puede encontrarse algo justo por altura, pero con espacio más que suficiente para los pies. La plaza central no es demasiado cómoda porque el tren central es elevado y bastante ancho lo que resta confort y espacio para los pies para quien se siente en medio. Completando el confort de los pasajeros de las plazas posteriores, el A7 dispone de salidas de aire con ajuste individual por zona (climatizador de cuatro zonas) y cargadores USB para nuestros dispositivos. El maletero tiene una capacidad de 535 litros, muy grande pero para llegar al fondo es complicado porque es muy alargado.

Motor y prestaciones: V6 Diesel con etiqueta ECO

Este potente A7 Sportback esconde bajo el capó un bloque que sorprende por prestaciones y consumo, se trata de un motor diesel 3.0 de seis cilindros con 286 CV, eso sí, el propulsor se ha adaptado a las nuevas exigencias de emisiones y bajos consumos con la incorporación de la tecnología micro-híbrida con sistema eléctrico de 48 voltios que consigue la ansiada etiqueta ECO. Esta tecnología mild-hybrid, también permite recuperar energía en las frenadas.

El propulsor pese a la etiqueta ECO es extremadamente prestacional, con una sobresaliente capacidad de empuje desde apenas 1.800 vueltas ya empuja con contundencia y a medida que se acerca a las 3.000 vueltas literalmente consigue pegarnos al asiento -gracias también al generoso par motor de 620 Nm- algo que se nota en cuanto hundimos el pedal del acelerador.

Por otra parte, la aceleración es muy suave, sube de vueltas de forma progresiva sin brusquedades. Destacando eso sí, el sonido del motor a medida que aceleramos, muy conseguido y que nos hace olvidar que estamos al volante de un vehículo diesel.

Asociada al motor va una caja de cambios automática -Tiptronic- de ocho relaciones, muy suave en su funcionamiento pero no tiene toda la rapidez que sí pide un bloque como este, pese a que dispone de modo deportivo, aún así, comparada con una de doble embrague se nota la diferencia.

¿El sistema Micro-híbrido ahorra? Este Audi A7 está diseñado desde una perspectiva muy eficiente, intenta en todo momento buscar el menor consumo, desacoplando la caja cuando no estamos acelerando (el comúnmente llamado “modo vela”) o con este nuevo sistema que apaga por completo el vehículo en condiciones de baja aceleración. Cuando circulamos llaneando sin acelerar (incluso en autopista) el motor puede llegar a apagarse por completo y rodar varios kilómetros con él apagado, eso sí, cuando la pendiente del descenso aumenta, de inmediato vuelve a encender el motor.

Comportamiento: confortable y efectivo a partes iguales

Lo primero que destaca del comportamiento de este Audi A7 Sportback es su confort de marcha y suavidad, la suspensión neumática juega un papel muy importante en ello, puesto que podemos elegir entre los diferentes tipos de respuesta. Desde el “Drive Select” podemos seleccionar entre: efficiency, confort, auto, dynamic e individual.

Si escogemos una configuración de suspensión más confortable, en curvas o incluso a altas velocidades no es todo lo preciso y efectivo que debería, se notan sus dimensiones. Pero este comportamiento cambia radicalmente si seleccionamos el modo “dynamic” cuando reduce la altura de la suspensión y la endurece, con un paso por curva sobresaliente y sin miedo a un puerto de montaña. A esto hay que sumarle la tracción total Quattro, lo que ayuda a una sobresaliente estabilidad y rapidez a la hora de trazar y salir de las curvas, siempre sin perder ninguno de los 286 CV que esconde bajo el capó.

En autovía o carretera, destaca por confort. El nivel de insonorización interior es sobresaliente, aislando a los ocupantes de todo lo que ocurre fuera, además si el asfalto está irregular la suspensión neumática se ocupa también de que las irregularidades no lleguen al interior.

Consumo: V6 pero ahorrador

Sin lugar a dudas un apartado donde destaca es en el ahorro, no sólo por disponer del distintivo ECO sino por el consumo que hemos logrado durante la prueba. En autovía el consumo medio durante el recorrido Madrid > Vigo > Madrid fue de 6,5 litros a los 100 km (aquí, la desconexión del motor ha jugado un papel importante a la hora de conseguir estas cifras).

En carretera la cifra que hemos rondado es de 6,3-6,5 litros a los 100 km en nuestro recorrido habitual, eso sí, si somos cuidadosos con el acelerador incluso hemos llegado a bajar hasta los 5,8 litros a los 100 km, una cifra excelente. Por último en ciudad en nuestro recorrido habitual el consumo ha sido de 8 litros a los 100 km.

Equipamiento: con arsenal de asistentes y autónomo de nivel 2

El equipamiento de seguridad -tanto de serie como opcional- del Audi A7 Sportback es muy completo, dispone de un nutrido grupo de asistentes que se encargan de velar por nuestra seguridad en todo momento. Empezamos el repaso por el sistema Pre-Safe que prepara el vehículo para una inminente colisión y llega a activar los frenos de forma automática para mitigar o evitar (según la velocidad) el golpe en caso de accidente.

Otro de los sistemas de seguridad que incorpora es el asistente de cambio involuntario de carril, que actúa sobre el volante para en caso de que nos vayamos a salir del carril volver al mismo. Este sistema combinado con el control de velocidad adaptativo nos permite mantener al coche dentro del carril de forma activa (eso sí, siempre con las manos en el volante sino el sistema se desconecta). De echo a esta conducción autónoma de nivel 2 hay que sumar el reconocimiento de señales que modifica el control de velocidad para ajustarse a la velocidad de la vía en todo momento y todo ello de forma automática.

Aparcar no será un problema con este Audi A7 ya que dispone de un sistema de cámaras 360 que además muestran la imagen del coche en 3D, combinado con la asistencia al aparcamiento tanto en batería como en línea. Mientras que el sistema multimedia va un paso más allá en lo que a entretenimiento e información se refiere, puesto que dispone de todo tipo de conectividad para diferentes apps con información del vehículo, del tiempo, las noticias o incluso de medios de transporte (salidas o llegadas de trenes o aviones según la estación o aeropuerto). Todo ello en una pantalla táctil que en caso de que tengamos que escribir a mano alguna cosa podremos usar la del climatizador para ello, reconociendo perfectamente lo que escribamos en ella (no hace falta ir letra a letra). El equipo de sonido (opcional 905 euros) era el potente Bang & Olufsen -16 altavoces con 705W- pero en esta ocasión no llegaba a la perfección acústica (como sí ocurre en otros modelos que lo equipan aunque a un precio más elevado).

Mención a parte merecen las luces LED Matrix -1985 euros- que ofrecen una iluminación excelente, un opcional que recomendamos encarecidamente, ya que en todo momento mantiene el haz de luz más potente posible sin molestar al resto de vehículos, encendiendo o apagando cada uno de los diodos, con una iluminación en curva sobresaliente. Existe también la versión LED Matrix con Láser, pero las LED Matrix son más que suficientes para los conductores más exigentes.

Precio y opinión personal

El nuevo Audi A7 Sportback está disponible desde los 64.190 euros, mientras que la unidad que hemos probado tenía un precio que rondaba los 109.000 euros con todos los opcionales descritos anteriormente. La verdad que pocas veces un coche consigue ser tan contradictorio como efectivo, sorprende que con 286 CV sea diesel y además pueda circular por Madrid centro en los escenarios de contaminación más restrictivos. Por otra parte, los que buscan deportividad, la tienen garantizada con uno de los mejores propulsores diesel V6 que he probado en los últimos años (y esto tiene mucho mérito en el momento actual con normativas cada vez más restrictivas). Y si buscas confort, este A7 Sportback tampoco se queda corto ni tiene nada que envidiar a berlinas premium de representación, de echo, es una interesante alternativas para aquellos que quieren un modelo más deportivo que el Audi A8 y no les importa perder algo de espacio trasero a cambio de un diseño exterior más agresivo y deportivo.

Fotos | Diego G. Moreira

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.