Prueba Hyundai Santa Fe 2.2 CRDI: el SUV familiar definitivo

Prueba Hyundai Santa Fe 2.2 CRDI: el SUV familiar definitivo

Escrito por: Alvaro Avilés    15 junio 2020     10 minutos

Hemos probado el Hyundai Santa Fe con el motor diésel más potente y tracción integral, un SUV familiar que lo tiene todo para el uso diario y viajes largos.

El Hyundai Santa Fe llegó al mercado por primera vez hace ya 20 años como la firme apuesta de la marca coreana para competir en el segmento de los SUV. Con el paso de los años, ha ido reafirmándose en la gama y evolucionando de forma paralela a la propia firma, por lo que cada una de sus cuatro generaciones ha ido mejorando a la anterior considerablemente.

Fue en 2018 cuando llegó la cuarta generación del todocamino, aunque esta vez con una vocación mucho más familiar que en las anteriores entregas, como pudimos comprobar en la toma de contacto del Hyundai Santa Fe. Una prueba de ello es que ya de serie trae siete plazas, por lo que pretende convertirse en una alternativa a los monovolúmenes de antaño y rivalizar con modelos como el Peugeot 5008 que también probamos.

Durante los últimos años, la tendencia del mercado ha sido clara: el segmento de los SUV ha castigado duramente las ventas de los monovolúmenes y las berlinas. De esta manera, Hyundai amplió su gama de SUV para convertirla en una de las más completas del mercado con tres modelos: Hyundai Kona, Hyundai Tucson y Hyundai Santa Fe. Con ella, tiene todocaminos para satisfacer las necesidades más urbanas así como las más familiares.

Hyundai Santa Fe 16

Además, el fabricante con sede en Seúl se ha postulado como uno de los actores principales en la evolución hacia la movilidad ecológica. Por ello, cuenta con todos los tipos de electrificación en su gama: MHEV o de hibridación ligera, HEV o híbridos autorrecargables, PHEV o híbridos enchufables y EV o 100% eléctricos.

Por si fuera poco, han sido pioneros en el desarrollo de vehículos eléctricos de pila de combustible de hidrógeno, por lo que cuentan en su gama con el Hyundai Nexo, un modelo que ya compararon nuestros compañeros de DrivingEco con el Toyota Mirai.

El Hyundai Santa Fe acaba de anunciar una potente renovación, por lo que cuenta con una nueva imagen y una alta dosis de tecnología. A pesar de que la tendencia natural es ir a por lo último, puede que sea un gran momento para hacernos con una de las últimas unidades de la versión “pre-restyling”, es decir, la que hemos podido probar.

El Hyundai Santa Fe entra por los ojos

Sin duda, una de las grandes bazas del Hyundai Santa Fe es su diseño, y es que consigue ser diferente al resto de sus rivales y llevar a formato XL el lenguaje de diseño de la marca. La parte con más personalidad del conjunto es el frontal, en el que destaca una poderosa calandra con un bigote que subraya su parte superior y sostiene a los faros delanteros.

Las ópticas delanteras presentan un diseño muy rasgado, lo que contrasta con el generoso tamaño de los faros antiniebla. Esta característica disposición nos sonará de otros modelos de la marca, y es que fue la misma que estrenó el Hyundai Kona que hemos probadoen su versión híbrida y en su versión eléctrica– en 2017.

Hyundai Santa Fe 8

Si vemos el coche de perfil, podemos apreciar unas líneas muy fluidas con el protagonismo de una gran nervadura que nace en el faro delantero y muere en el trasero. Además, tenemos protecciones plásticas en los bajos y los pasos de rueda, lo que multiplica su robusta imagen. También tenemos molduras en acabado metálico tanto en la parte baja de la carrocería como en los marcos de las ventanas, conjuntando a la perfección con los rieles del techo en el mismo acabado. Para culminar, el Hyundai Santa Fe trae de serie unas llantas de 18 pulgadas calzadas en neumáticos 235/60 R18, unas buenas dimensiones para atacar obstáculos.

La parte trasera no desdibuja el conjunto, y es que tenemos unas ópticas con formas muy marcadas y una moldura cromada que las une. Para culminar el conjunto, el Hyundai Santa Fe cuenta con una generosa protección en efecto metálico y, un rara avis, dos salidas de escape verdaderas, y es que Hyundai no ha sucumbido –al menos todavía-, a la moda de los escapes falsos.

Las diferencias respecto a la nueva versión son notables, pero para nada tan radicales como para ver esta versión anticuada. En el Hyundai Santa Fe 2020, la calandra frontal cobra un mayor protagonismo y el “bigote” cromado del que antes hablábamos ha pasado a subrayar la parte baja de la misma.

Hyundai Santa Fe 15

Mientras el lateral del SUV coreano se mantiene prácticamente idéntico en esta renovación, sí que podemos ver ligeros cambios en la zaga. Las ópticas traseras tienen la misma forma, aunque el diseño es diferente y, apuntándose a la tendencia de los faros traseros unidos, cambia la moldura cromada de la versión de nuestra prueba por un catadrióptico que los une.

Por lo tanto, los cambios estéticos no son una gran razón como para olvidarnos del Hyundai Santa Fe que hemos probado. De hecho, es cuestión de gustos, puesto que a algunos puede gustar más la versión anterior que el nuevo restyling de la marca (no digamos si tiene un jugoso descuento detrás).

El perfecto viajero

El Hyundai Santa Fe es un SUV con una clara vocación familiar, por lo que la habitabilidad interior es uno de sus grandes fuertes.

Al abrir la puerta, el SUV más grande de la familia de la marca ofrece una gran sensación de robustez y calidad. En el salpicadero, podremos encontrar materiales de buen tacto y presencia, como por ejemplo el símil de piel que cubre el salpicadero con un pespunte en contraste. Además, tenemos molduras cromadas adornando el conjunto y no hay acabados en negro piano, por lo que nos podremos olvidar de los malos reflejos y de las huellas marcadas.

Hyundai Santa Fe 11

Los asientos son especialmente cómodos, por lo que podremos afrontar viajes de larga distancia sin que el cuerpo se resienta. Además, el Hyundai Santa Fe está repleto de detalles prácticos, como por ejemplo los botones para regular la posición del asiento del copiloto ubicados en el costado del mismo, por lo que el propio conductor puede moverlo sin ningún esfuerzo.

El espacio en la segunda fila de asientos es sobresaliente, y es que el hueco que queda para las rodillas es espectacular, por lo que un adulto podrá viajar con las piernas estiradas sin ningún problema.

La tercera fila ya es otro cantar, y es que pese a ser más amplia que la del Volkswagen Tiguan Allspace que probamos, sigue la tónica general de los SUV familiares. El espacio para las rodillas no es demasiado generoso y la butaca tiene poca distancia al suelo, por lo que las piernas de los pasajeros no irán en 90 grados como en el resto de asientos. Por lo tanto, los asientos traseros sólo son recomendables para llevar a niños o, en su defecto, para hacer viajes de corta distancia.

El maletero cuenta con 547 litros de capacidad cuando la tercera fila de asientos está oculta, mientras que la cifra se reduce a 130 litros si las desplegamos. Las formas son bastante regulares y aprovechables, por lo que supera a rivales como el Mitsubishi Outlander PHEV (498 litros) que probamos y queda detrás de otros como por ejemplo el Seat Tarraco (760 litros).

El motor 2.2 CRDI es una opción muy equilibrada

En nuestra prueba del Hyundai Santa Fe, hemos tenido la oportunidad de analizar el comportamiento del motor 2.2 CRDI, una mecánica que le sienta como un guante.

Se trata de un propulsor de 4 cilindros turboalimentado capaz de entregar una potencia de 200 CV, una cifra más que suficiente como para mover con total soltura los casi 2.000 kilogramos que pesa el conjunto.

Hyundai Santa Fe 28

En nuestra unidad, el motor iba asociado a una transmisión automática de convertidor de par y 8 relaciones cuyo comportamiento es excelente y ofrece gran suavidad en su funcionamiento. Tras el volante, tenemos unas levas que giran solidarias con el mismo para utilizarlas en caso de poner el cambio en modo deportivo, una función en la que la transmisión se muestra rápida y obediente.

En cuanto a sus consumos, el Hyundai Santa Fe 2.2 CRDI HTRAC  consigue unas medias que rondarán los 8 l/100 kms. Sin duda, se trata de una cifra muy razonable si tenemos en cuenta que estamos ante un coche de dos toneladas, con tracción integral y una aerodinámica que no ayuda demasiado a conseguir bajos consumos.

Además, el Hyundai Santa Fe ofrece un selector de control dinámico denominado Drive Mode con el que podremos elegir entre cuatro modos de conducción: Comfort, Eco, Sport y Smart. Dependiendo del programa escogido, tendremos una mayor respuesta al acelerar y el cambio apurará más las relaciones.

Hyundai Santa Fe 1

El Hyundai Santa Fe que hemos podido poner a prueba equipa el sistema de tracción integral HTRAC, capaz de repartir la potencia hasta un 50% en ambos ejes. Su funcionamiento es excelente y muy indicado a la hora de afrontar pavimentos con adherencia limitada.

El tarado de la suspensión también es un acierto, y es que sorprende lo bien que absorbe las irregularidades del camino y, a su vez, mitiga los balanceos de la carrocería. Gracias a esto, el Hyundai Santa Fe ofrece un aplomo con el que consigue otorgar una excelente sensación de seguridad al conductor.

Un equipamiento de serie realmente completo

Si quieres un SUV familiar con equipamiento de serie tan completo como el del Hyundai Santa Fe, tendrás muy pocas opciones en el mercado que incluyan una dotación tan completa desde su acabado más básico:

El nivel de equipamiento con el que iba configurada nuestra unidad de pruebas era el Tecno, con el que ya tenemos llantas de aleación de 18 pulgadas, cristales tintados, techo panorámico practicable, tapicería de cuero, asientos delanteros y traseros calefactables, cuadro de instrumentos con pantalla TFT de 7 pulgadas, sistema multimedia con pantalla de 8 pulgadas e incluso sistema de sonido premium firmado por Krell.

Hyundai Santa Fe 18

Si el equipamiento de serie todavía no os parece apabullante, tranquilos, todavía falta la abultada dotación de elementos de seguridad del Hyundai Santa Fe. Esta está enmarcada dentro del paquete Hyundai Smart Sense y ofrece elementos como los faros Full Led, el cambio involuntario de carril, frenada de emergencia con detección de peatones, control de crucero adaptativo o sistema de aparcamiento automático.

Para terminar, una de las soluciones de seguridad que nos ha encantado en el Hyundai Santa Fe son las cámaras de los retrovisores. Cuando activamos el satélite del intermitente, se proyecta lo que ve la cámara del retrovisor en el cuadro de instrumentos, por lo que podemos complementar la visión del espejo con la de la cámara. Sin duda, es de gran utilidad a la hora de tener en cuenta el ángulo muerto al hacer un cambio de carril y es una solución más sencilla y práctica que la de los Virtual Mirrors del Audi e-tron.

El momento perfecto para comprar un Hyundai Santa Fe

Como os hemos comentado anteriormente, el Hyundai Santa Fe 2020 acaba de salir al mercado, por lo que la versión que hemos probado ya no es la última. Lejos de tomarnos esto como un problema, podemos verlo como una oportunidad, y es que quizá sea el momento de hacernos con una unidad como la de nuestra prueba a un precio más interesante.

Hyundai Santa Fe 29

En este momento, Hyundai cuenta con una promoción con la que se descuentan nada menos que 7.200 euros en el precio del Santa Fe, por lo que una unidad tan completa como la de nuestra prueba parte de los 43.100 euros.

Por este precio, hay pocos vehículos en el mercado capaz de ofrecer tanta calidad y equipamiento de serie. Si aún vas un paso más allá y aprovechas las unidades en stock que quedarán en los concesionarios de la marca, te felicitamos, has hecho una compra maestra.

Galería de imágenes Hyundai Santa Fe

Comentarios cerrados

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.