Prueba Mazda CX-30 Skyactiv-X 180 CV, otra forma de ver el SUV

Prueba Mazda CX-30 Skyactiv-X 180 CV, otra forma de ver el SUV

Escrito por: Diego G. Moreira    14 febrero 2020     8 minutos

Opinión y prueba del Mazda CX-30 gasolina, que analizamos con el motor 2.0 Skyactiv X de 180 CV con caja de cambios automática y tracción delantera.

La gama SUV de Mazda acaba de completarse con la llegada hace unos meses del CX-30, un modelo que se sitúa por debajo del CX-5, pero sólo en cuestión de tamaño. Este nuevo Mazda CX-30 toma las líneas maestras del renovado Mazda 3 y las lleva al segmento SUV, compartiendo motores y estrenando el revolucionario motor gasolina Skyactiv-X de 180 CV.

Diseño: elegancia exterior con exquisitos acabados interiores

P1190337 E

Las líneas maestras del Mazda 3 se extrapolan al segmento SUV creando este llamativo CX-30, un SUV con un imponente frontal donde destacan los faros rasgados, la enorme parrilla y las luces LED inferiores que cumplen la función de intermitentes y luces diurnas. Lateralmente son las molduras en color negro las que nos recuerdan que estamos ante un modelo con vocación más campera, mientras que mantiene elevada la línea de las ventanillas.

En la zaga destaca el enorme portón (en nuestra unidad con accionamiento eléctrico), así como la doble salida de escape y la moldura en color negro en la parte inferior de la defensa aportando el toque SUV.

Analizando su interior, el CX-30 vuelve a tomar las líneas maestras del Mazda 3, con unos acabados y materiales sencillamente sublimes. El diseño es muy sencillo, tanto de la instrumentación como del salpicadero en general, pero con todo ordenado y a mano. Destacan los acabados en cuero o materiales blandos al tacto, incluso en las puertas y tren central, creando una atmósfera donde impera la calidad (al mismo nivel o mejor que algunos SUV premium).

P1190248 E

La protagonista del interior es la pantalla de 8,8 pulgadas, situada en posición elevada y que ahora ya no es táctil. Aún así es muy fácil de usar gracias a los mandos ubicados en el tren central. La instrumentación mezcla -a mi parecer- de forma perfecta la modernidad (esfera central digital) y un toque nostálgico (con el funcionamiento analógico de las demás esferas).

La postura de conducción es ligeramente elevada, pero muy cómoda gracias a las regulaciones del asiento y del volante. Es fácil encontrar nuestra postura y siempre tendremos todo a mano, disponiendo de una visibilidad correcta salvo en la parte trasera, por causa de su diseño. Las plazas traseras son correctas, disponiendo de salidas de aire, aunque se echa en falta algún tipo de conectividad para cargar nuestros dispositivos.

P1190271

El maletero tiene una capacidad de 455 litros, con una boca de carga elevada y el portón de accionamiento eléctrico (equipamiento de nuestra unidad de pruebas).

Motor y prestaciones: revolucionario motor gasolina Skyactiv-X

P1190319

Bajo el capó este Mazda CX-30 equipa el motor de dos litros con una potencia de 180 CV disponibles a 6.000 rpm y un par motor de 224 Nm a 3.000 rpm, un bloque novedoso por su funcionamiento.

El Skyactiv-X tiene un método de combustión denominado «Spark Controlled Compression Ignition» (SPCCI), es decir, encendido por compresión controlado por chispa. Esta tecnologia combina el encendido mediante chispa tradicional de los motores gasolina, con el encendido por compresión de un motor diésel; esto sumado a una mezcla aire-gasolina muy pobre y a una relación de compresión muy alta, consigue una mayor eficiencia y mejores prestaciones.

Según el régimen de revoluciones el Skyactiv-X es capaz de funcionar en modo SPCCI o en modo de encendido por chispa. Destacando el empuje por encima de las 3.000 r.p.m. hasta llegar a las 6.000 r.p.m.

P1190309

Eso sí, no se trata de un propulsor de corte deportivo pero sí que tiene prestaciones más que suficientes para mover a este CX-30 con soltura, aunque siempre teniendo en cuenta que es un bloque atmosférico. En todo momento es un motor muy suave, sin que al volante se note nada de lo que sucede en el motor y con una entrega de potencia lineal, especialmente a altas vueltas.

Nuestra unidad de pruebas equipa la caja de cambios automática de seis relaciones, una caja que busca el confort y que tiene un funcionamiento suave y rápido, eso sí, para los que busquen un toque más deportivo mejor la caja manual que sorprende por su tacto y precisión.

Comportamiento: suavidad que nos aisla de todo

P1190366

La nota característica del CX-30 es la suavidad, desde el primer momento que nos ponemos al volante hasta incluso en medio del denso tráfico urbano, la suavidad y un excelente aislamiento acústico serán la tónica dominante en el interior del CX-30.

La combinación de motor y caja de cambios automática, así como el buen aislamiento interior, hacen que cualquier recorrido sea confortable. Eso sí, aunque tiene un comportamiento aplomado y estable, a nivel dinámico pierde con relación al compacto, algo normal por su altura y medidas, aunque mantiene un razonable equilibrio entre confort y agilidad.

No es un coche de corte deportivo, ni lo pretende, tanto por puesta a punto como por motor, pero donde sí que destaca sobre otros SUV del mercado es en la suavidad que ofrece. Y para los que busquen un mayor control, quizás la caja manual sea una buena recomendación.

Consumo

P1190383 E

Nuestra unidad de pruebas estaba poco rodada (menos de 5.000 km) y los consumos que hemos obtenido en nuestras pruebas son orientativos, puesto que seguro que las cifras pueden reducirse algo más. En carretera, siempre que seamos cuidadosos con la conducción, la caja automática mantiene bajo de vueltas al motor y consigue cifras de consumo de 6,3 litros a los 100 km.

En una conducción mixta, de ciudad y carretera, la cifra de consumo que hemos obtenido fue de 7,2 litros a los 100 km, una cifra correcta teniendo en cuenta que es un bloque de dos litros, 180 CV y caja de cambios automática.

Equipamiento: todo bajo control, todo supervisado

P1190344

La gama del Mazda CX-30 se compone de los siguientes niveles de acabado: Origin, Evolution, Zenith. Desde el acabado base ya dispone de serie de un abultado número de sistemas de seguridad que se encargan de vigilar todo lo que sucede alrededor del CX-30, estos son algunos de los principales:

  • Con­trol de crucero ad­apt­at­ivo por radar (MRCC)
  • Con­trol de án­gulo muerto avan­z­ado (BSM) y De­tect­or de tráfico trasero (RCTA)
  • Sistema de as­ist­en­cia a la fren­ada en ci­udad avan­z­ado delantero (SCBS) con re­conoci­mi­ento de peatones
  • Re­conoci­mi­ento de señales de tráfico
  • Sistema de mon­it­or­iza­ción de presión de los neumáti­cos
  • Sistema de lla­mada de emer­gen­cia automát­ica eCall
  • De­tect­or de fatiga
  • Sistema de av­iso y pre­ven­ción de cam­bio de car­ril in­vol­untario

P1190296 E

Todos esos sistemas de seguridad de serie se completan -desde el acabado Origin- con el navegador, climatizador bizona, ocho altavoces, Head Up Dis­play, luces largas automáticas, faros delanteros y traseros LED, entre otros elementos. Es decir, un equipamiento muy completo donde no vamos a echar en falta ningún elemento.

Nuestra unidad con acabado «Zenith» suma elementos como el sistema de sonido BOSE con 12 altavoces, los faros adaptativos LED o las llantas de 18 pulgadas. Destacar la calidad del sistema BOSE, con un sonido excelente y una potencia más que suficiente para que la experiencia acústica sea propia de un vehículo de jefe de estado. También nos ha gustado el funcionamiento del sistema de faros LED adaptativos, puesto que mantiene la mayor iluminación posible sin molestar al resto de vehículos y usuarios de la carretera, siendo especialmente bueno en zonas de curvas sin iluminación.

Precio del Mazda CX-30 y Opinión Personal

P1190325 E

El precio de partida del Mazda CX-30 con acabado «Origin» y motor gasolina de 122 CV es de 27.575 euros, un precio que puede parecer elevado pero que está justificado por el completo nivel de equipamiento y acabados interiores. Nuestra unidad con acabado «Zenith» y motor Skyactiv X de 180 CV asociado a la tracción total tenía un precio de 35.675 euros.

En resumen este Mazda CX-30 llega cargado de argumentos al mercado de los SUV, pero no sigue la corriente marcada por otras marcas. Primero porque la apuesta está clara, es un producto de calidad, con acabados y un rodar de corte totalmente premium que no puede compararse con ningún modelo generalista (pese a que muchas marcas se han puesto las pilas). Su motor es novedoso, pero también es verdad que sus 180 CV no son como podríamos esperar, puesto que su enfoque es en busca de la eficiencia y de la suavidad (algo que consigue de forma sobresaliente) pero no en busca de las prestaciones ni de la deportividad.

Si buscas un SUV con calidad, con equipamiento de seguridad completo y con un propulsor gasolina suave como si fuese un seis cilindros y con consumos más que razonables, este CX-30 seguro que es una alternativa a considerar.

Fotos | Equipo de pruebas

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.