Prueba Volvo S90 D4 190 CV: confort y elegancia sueca

Prueba Volvo S90 D4 190 CV: confort y elegancia sueca

Escrito por: Diego G. Moreira    26 noviembre 2018     Sin comentarios     8 minutos

Análisis y opinión sobre el Volvo S90 con el motor diesel más equilibrado del mercado, el D4 con 190 CV y caja de cambios automática, en su acabado más premium.

Continuando la nueva línea que estrenó el Volvo XC90, las nuevas creaciones de la marca sueca son reconocibles perfectamente por un diseño muy personal que mezcla con maestría sencillez y elegancia. En esta ocasión nos hemos puesto al volante del modelo berlina, es decir, el Volvo S90 con el motor diesel D4 con una potencia de 190 CV.

Para los amantes del diseño o para aquellos que buscan una berlina premium personal y nada convencional, este Volvo S90 no pasa inadvertido, y la combinación con el motor diesel de 190 CV es muy racional para devorar kilómetros.

Diseño exterior: Sencillo, sueco y premium

Para describir el diseño exterior de este S90 me viene a la cabeza el diseño de un conocido establecimiento de muebles y además de origen sueco, en lo que a líneas limpias, elegantes y sencillas se refiere. Frontalmente destacan las líneas rectas, un capó de grandes dimensiones y unos faros con tecnología LED para todas las funciones de iluminación, creando la identidad lumínica de la marca con el “martillo de Tor” (LEDs en posición de T tumbada). Tampoco pasa desapercibida la enorme parrilla, flanqueada en la parte inferior con varios cromados que esconden debajo de sí los antinieblas, dando la sensación de anchura.

El diseño escandinavo se nota también en el lateral, más sencillo y con unas enormes puertas que sólo ceden el protagonismo a las llantas de aleación de 18 pulgadas con medidas 245/45 R18. Pero sin lugar a dudas la parte más personal de este Volvo S90 es su zaga. Las luces se encargan de perfilar los laterales, con una enorme sensación de anchura, mientras que en medio podemos ver el logo de la marca “a todo ancho” en la parte superior del portón, que cuenta con varias líneas remarcando su tamaño. Finalmente, en la parte inferior están las dobles salidas cuadradas de escape. El portón del maletero es de accionamiento eléctrico en nuestra unidad.

Interior: espacioso y tecnológico, todo ello con el minimalismo por bandera

Cuando accedemos al interior del Volvo S90 vemos un diseño conocido -toda una seña de identidad en la marca- con líneas sencillas, con calidad en prácticamente todo el interior y con la pantalla táctil de enormes dimensiones como protagonista.

Los materiales usados tienen un buen acabado, salvo algunas excepciones incomprensibles en lugares más escondidos o algunos plásticos duros al tacto. Algunos mandos como el de encendido, el botón del volumen o los aireadores parecen metálicos y no lo son, una pena porque le restan calidad a un acabado en cuero, madera y plástico mullido de alta calidad. Pese a ello, la calidad general es elevada y acorde al segmento.

Otra clave del interior es la tecnología, tanto por su enorme pantalla táctil situada en posición vertical (y totalmente integrada) como por la instrumentación también digital, todo ello reduciendo al mínimo los mandos físicos.

El minimalismo incluso se nota en el ordenador de abordo, aunque cuenta con todo tipo de información. La pantalla central tiene un tacto más propio de una tablet de alta gama que de una pantalla de un vehículo, pocos tienen esa precisión en sus equipos multimedia -eso sí, cuesta acostumbrarse a ella-.

La postura de conducción es baja, muy baja para ser una berlina. Dispone de mucho espacio para pies y cabeza, así como una visibilidad correcta incluso la trasera. Los asientos delanteros cuentan con ajuste eléctrico y calefacción, siendo realmente cómodos a medida que recorremos kilómetros.

Las plazas traseras son propias de una berlina de jefe de estado -enormes-, incluso tres adultos pueden ir cómodos. Completando el confort están las salidas de aire (y clima de tres zonas opcional), la toma de 12V o los ganchos laterales. La banqueta se puede elevar para los niños, un detalle muy práctico.

El buen aislamiento o detalles como la luz ambiente interior hacen que los viajes abordo del Volvo S90 sean muy confortables y relajados, es un coche que junto con el enorme espacio interior, emana tranquilidad y te invita a disfrutar de los kilómetros sin importar su número.

El maletero tiene una capacidad de 500 litros, aunque con la boca de carga pequeña. Dentro dispone de varios ganchos para dejar bolsas y el portón es eléctrico.

Motor: Cuatro cilindros con 190 CV muy educados

Volvo hace unos años inició una renovación de sus bloques, prescindiendo de la colaboración con PSA-Ford y creando unos motores de fabricación propia pero misma arquitectura tanto para gasolina como para diesel. Se trata de un bloque de cuatro cilindros, que en el caso del diesel está disponible con tres niveles de potencia: 150, 190 y 235 CV. Elegir el D4 de 190 CV para este S90 es apostar -de las tres opciones diesel- por el más equilibrado.

Este bloque no es V6 pero se quiere parecer, siendo extremadamente suave en su funcionamiento, muy progresivo y con una buena respuesta hasta casi las 4.000 vueltas. Responde desde 1.500 vueltas, siendo especialmente prestacional desde 2.500 vueltas y a poco más de 3.500 vueltas desfallece, quizás en altas es donde se queda algo corto en comparación con bloques V6 diesel (pero cumple con creces).

Este S90 dispone de varios modos de conducción: ECO, Confort y Dynamic. Los suecos, siendo conscientes de que es un vehículo con ciertas dimensiones y el bloque tiene “sólo” cuatro cilindros, han intentado exprimir cada caballo y en modo dynamic saca lo mejor de sí, siendo relativamente rápido respondiendo a las órdenes del acelerador al mismo tiempo que gana velocidad con rapidez.

Asociada al motor equipa una caja de cambios automática de ocho marchas extremadamente suave, a juego con el motor.

Comportamiento: en busca del confort sin importar la distancia

La vocación de este Volvo S90 está claramente orientada al confort, algo que se nota desde los primeros minutos que estamos al volante del sueco. Tanto en autovía como carretera es un coche extremadamente confortable, ideal para viajar y con una insonorización interior sobresaliente.

En carretera o autovía se mueve con soltura, con un motor solvente en adelantamientos o incorporaciones. Es cómodo, no se notan las irregularidades de asfalto. Si somos muy exigentes y queremos ver el lado más deportivo, vamos a toparnos con el balanceo de su carrocería y ciertas inercias, algo totalmente normal teniendo en cuenta el tamaño de este S90. En un puerto de montaña, mantiene el tipo sin destacar especialmente.

Consumo

En nuestro recorrido habitual por autovía entre Madrid > Vigo > Madrid el consumo medio ha sido de 5,5 litros a los 100 km, una cifra buena teniendo en cuenta el tamaño y potencia. En carretera siendo suaves con el acelerador ronda los 6 litros a los 100 km, con una media total en nuestra prueba en carretera de 6,5 litros a los 100 km. En ciudad sin embargo la cifra sube hasta los 8 litros a los 100 km, en nuestro recorrido de pruebas urbano habitual por la ciudad de Vigo.

Equipamiento: con la seguridad por bandera y de serie

El repaso al equipamiento lo empezamos por los sistemas de seguridad presentes de serie en este S90, que desde el acabado base (Momentum) incorpora: múltiples airbags, airbag de rodilla para conductor, asistencia a la frenada de emergencia, control de cambio involuntario de carril, freno automático en ciudad (con detección de peatones) y protección contra latigazo cervical. El completo equipamiento de seguridad se complementa con el resto de elementos de serie, como el climatizador de dos zonas, llantas de aleación de 17 pulgadas, sensores de aparcamiento o el Volvo “On Call”.

El sistema multimedia se controla desde la enorme pantalla táctil que tiene un funcionamiento sublime, además contiene también todos los accesos a los sistemas de seguridad. Eso sí, necesita una conexión con un smartphone para usar parte de las funciones y tiene varias apps de serie (Spotyfy, TuneIn o Wikipedia lugares). Destaca también la calidad del sistema de sonido de serie, con una potencia de 224W con diez altavoces.

Otro equipamiento destacado es el Pilot Assist, un sistema de asistencia semi-autónoma que se encarga de mantener el vehículo a una velocidad fijada previamente y nos ayuda a mantener el coche en el centro del carril con pequeñas correcciones de la dirección, completándose con el control de crucero adaptativo. nuestra unidad también equipaba la asistencia al aparcamiento tanto para aparcar como para salir de un aparcamiento.

El Volvo S90 con motor diesel de 150 CV está disponible desde los 45.900 euros, mientras que la unidad que hemos probado tenía un precio final de 56.121 euros. Una berlina ideal para aquellos que buscan confort, que hacen muchos kilómetros y al mismo tiempo que buscan un coche diferente al resto, por diseño enamora.

Fotos | Equipo de pruebas

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.