La sexta generación del Chevrolet Camaro ya está aquí

La sexta generación del Chevrolet Camaro ya está aquí

Escrito por: Daniel Valdivielso   @valdi92    18 mayo 2015     3 minutos

El Chevrolet Camaro siempre ha sido uno de los modelos americanos más icónicos del mundo del automóvil, sea cual sea la generación a la que nos refiramos.

En esta sexta generación que acabamos de conocer, los chicos de Chevy no han querido decepcionar a nadie, y han creado uno de los mejores Camaro hasta la fecha.

Estamos hablando de un modelo completamente nuevo, y exteriormente eso se nota, con un diseño que, en conjunto, ha ganado agresividad gracias a unas líneas más deportivas y afiladas que nunca. El frontal cuenta con una imagen muy atractiva, con grandes entradas de aire, necesarias para la correcta refrigeración de los componentes mecánicos. Mantiene la pequeña parrilla horizontal con los faros «embutidos» y más pequeños que nunca.

Camaro 7

El lateral gana en presencia gracias sobre todo a los nuevos pasos de rueda, mucho más marcados, y una superficie acristalada más pequeña, que aporta robustez a la planta del Camaro. La parte trasera del Camaro sigue con la línea marcada por el frontal, minimizando los grupos ópticos y ampliando los ángulos y vértices, mejorando la estampa general.

En el interior, el mayor salto del Camaro lo encontramos en la calidad de realización. El habitáculo se ha creado utilizando una mayor proporción de plásticos blandos y superficies tapizadas, mucho más agradables al tacto. El diseño general resultará familiar a los que conozcan la generación inmediatamente anterior, aunque ahora encontramos más carga tecnológica que nunca, con múltiples superficies con iluminación indirecta, un cuadro de instrumentos completamente digital y nuevas opciones de conectividad.

Camaro 11

Mecánicamente el Camaro ha dado un salto cualitativo de primer orden. Basado en un nuevo chasis completamente rediseñado, el Camaro pierde una media de 90 kg de peso respecto a su antecesor, una cifra más que notable. La rigidez ha aumentado un 28%. La suspensión se ha rediseñado, contando en el eje delantero con un sistema McPherson al que se le añade la ayuda de un sistema multibrazo. En el eje posterior encontramos también una suspensión de tipo multibrazo de cinco brazos, por supuesto, independiente.

El equipo de frenos se refuerza con pinzas fijas de cuatro pistones y discos de 320 mm en el eje delantero, aumentando a pinzas de seis pistones y discos de 345 mm firmados por Brembo en el caso del Camaro SS.
Esta generación estrena también nuevos motores, ya que la versión de acceso a la gama (el Camaro LT) contará con un propulsor turboalimentado de cuatro cilindros y dos litros de capacidad, imitando la tendencia que inició uno de sus máximos rivales, el Ford Mustang. En el caso del Camaro la cilindrada es aún más baja (2.0 litros frente a 2.3), así como la potencia, que en el caso del Camaro asciende a 275 CV. Se podrá combinar con una transmisión manual de 6 velocidades (de serie) o una automática de 8 relaciones.

Camaro 8

Aparecen también un motor 3.6 V6 atmosférico de 335 CV (también completamente nuevo), mientras que el tope de gama, el Camaro SS, seguirá moviendose gracias a un 6.2 V8 de 455 CV y 617 NM, asociado a una caja manual de 6 velocidades con Active Rev Match o una automática de 8 velocidades con levas en el volante.

Todos los motores contarán con diferentes modos de funcionamiento, que afectarán también a otros sistemas como la dirección o la suspensión. Serán tres, Snow/Ice, Tour, Sport, estando reservado un cuarto sólo para el Camaro SS, el modo Track.

El nuevo Camaro saldrá de la planta americana de Michigan, y llegará a los concesionarios con toda probabilidad a finales de este mismo año, incorporándose ya a la gama MY2016, con un precio que no distará mucho de su archiconocido rival, el Mustang. Ahora se plantea una pregunta clara, ¿quién será el ganador de la batalla Camaro-Mustang?

Fuente | Chevrolet

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.