Toyota Yaris, presentación y prueba en Copenhague (Parte I)

Toyota Yaris, presentación y prueba en Copenhague (Parte I)

Escrito por: Diego G. Moreira    27 agosto 2011     4 minutos

Hace unos días nos hemos desplazado hasta la capital danesa, Copenhague, para probar de primera mano el nuevo Toyota Yaris. Uno de los vehículos más conocidos de la firma japonesa se renueva tras dos generaciones y más de 5 millones de clientes en todo el mundo.

La tercera generación del Toyota Yaris incorpora numerosos cambios tanto a nivel de diseño como acabados interiores, pasando por la gama mecánica que estrena un nuevo cambio automático CVT, denominado Multidrive S con siete relaciones.

La llegada al mercado está prevista para el mes de octubre, con un precio que de momento no está cerrado pero sabemos que se situará entre los 10.000 y los 16.000 euros, disponible con carrocería de cinco y tres puertas. Toyota espera vender cerca de 10.000 unidades en España en 2012, con un claro objetivo de plantar cara a los Top Ventas del segmento B.

Durante la presentación internacional desarrollada en Dinamarca, más concretamente en su capital, Copenhague, pudimos probar a fondo el nuevo Yaris, concretamente nos hemos puesto al volante del motor diesel de 90 CV y del gasolina de 99 CV con trasmisión Multidrive S. En esta primera parte veremos los cambios que incorpora el nuevo Yaris, mientras que en la segunda parte nos centraremos en las impresiones de conducción y equipamiento.

Diseño exterior

En sus 3,88 metros de largo, el nuevo Yaris cuenta con una menor altura, es más ancho que la anterior generación y además cuenta con una mayor distancia entre ejes (algo que se agradece en su espacio interior).

El cambio exterior salta a la vista, ahora cuenta con unas líneas más marcadas y personales. Sigue conservando en en lateral y la zaga la base de diseño de las anteriores generaciones del Yaris, pero ahora cuenta con unos rasgos más marcados, que lo dotan de un carácter juvenil e incluso deportivo.

El frontal se ha rediseñado adaptándolo al lenguaje de diseño del resto de la gama Toyota, al mismo tiempo que ahora cuenta con una defensa de mayores dimensiones y más pronunciada. También hay que destacar el coeficiente aerodinámico que se sitúa en sólo Cx 0,28, siendo una cifra muy buena para el segmento.

Opcionalmente dispone de algunos elementos como el techo panorámico un extra interesante para el segmento, que ofrece bastante luminosidad interior y le aporta un toque al diseño.

Diseño interior

La principal novedad es el salpicadero orientado al conductor, anteriormente la instrumentación estaba en el centro y ahora se ha pasado al lado del conductor con un puesto de conducción más tradicional, pero que cuenta con un diseño práctico con todo a mano.

Cuenta con nuevos materiales con zonas de tacto acolchado (algo curioso en este segmento) pero hay otros materiales que deslucen el conjunto con un plástico de tacto típicamente japonés, eso sí, los ajustes son en general correctos.

Un detalle que trataremos en el equipamiento es el nuevo sistema Touch and Go, que auna funciones de navegación, multimedia y conectividad para el Yaris. Dispone de una pantalla táctil de seis pulgadas con un funcionamiento realmente sencillo.

Una de las cosas que más nos ha gustado es la postura de conducción, con el volante más vertical, y con todo a mano, buena visibilidad y mandos prácticos e intuitivos. También cuenta con muchos huecos en su interior para dejar nuestros objetos, en el tren central o en las puertas donde entran perfectamente una botella de medio litro.

Las plazas traseras cuentan con suficiente espacio para las piernas, además es un punto a destacar del Yaris, junto con el espacio para la cabeza tanto en las plazas delanteras como en las traseras. Los asientos traseros no son regulables ni se desplazan como antes longitudinalmente, pero a cambio se ha ganado más espacio en el maletero hasta los 286 litros.

Novedades en la gama mecánica

El nuevo Yaris estará disponible con tres motores: el 1.0 VVT-i de 69 CV, el 1.33 VTT-i Dual de 99 CV, y finalmente un motor diesel conocido, 1.4 D-4D con 90 CV.

Las mayores novedades radican en el 1.33 VVT-i que ahora incorpora Start&Stop de serie y puede equipar opcionalmente la transmisión automática Multidrive S. De todo esto hablaremos en detalle el próximo día acerca de nuestra prueba dinámica del coche.

También se ha trabajado en la dirección siendo ahora más directa, cuenta con asistencia variable y su tacto más bien blando es ideal para ciudad. Otro elemento en el que se ha trabajado es en las suspensiones, ahora algo más firmes lo que permite mayor agilidad fuera de la ciudad sin perder el confort interior.

Fotos | Diego G. Moreira

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.