28 marzo 2011 Tecnología

gas_pump_abandoned.jpg

¿Quién duda de que para el 2050 quedarán muy pocos vehículos impulsados con combustibles fósiles? A este ritmo que llevamos, muy pocos. Es por ello que parece un paso bastante acertado que para el 2050, en Europa ya no circulen coches impulsados con diésel o gasolina, dándole prioridad a otros combustibles alternativos.

El objetivo de la Unión Europea es reducir la contaminación de CO2 al menos en un 50% eliminando los vehículos que quemen gasolina y diésel. Tal medida, sería anunciada en las próximas horas o días. Sin embargo, Ford ha sido la primera marca que se ha opuesto sacando un comunicado de prensa.

En dicho comunicado la filial de la marca estadounidense dice que debería respetarse la libertad de elección del consumidor, las fuentes de trabajo y la economía de los países europeos. Además se debería estudiar una mejora sustancial de la infraestructura en áreas urbanas y caminos, como parte de una política que ayude a mejorar la transportación de cara al futuro. En suma, Ford no está de acuerdo con una supuesta prohibición de coches impulsados con derivados del petróleo y se especula con que habrá más marcas que estarán en contra, si la UE hace un anuncio oficial.

Y ya que se dice que llegará un momento en que todos los vehículos del mundo serán eléctricos -o al menos eso es lo que nos quieren vender-, en el comunicado de Ford se preguntan ¿cómo se generará tanta electricidad para tantos vehículos? ¿será peor el remedio que la enfermedad?

El 2050 parece ser una meta perfectamente alcanzable para que el petróleo pase a ser solo un recuerdo. Y 40 años parecen ser suficientes para desarrollar una mejor tecnología eléctrica, que debería ser el paso anterior a tener vehículos a hidrógeno, como punto final de esta polémica.


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

3 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *