1 diciembre 2011 Eléctrico, Híbridos, Industria

La investigación que habíamos anunciado hace unos días, en la cual la NHTSA norteamericana investigaría la seguridad contra incendios de las baterías del Chevy Volt y de otros modelos eléctricos, ha tenido otro giro con el anuncio de que se retrasaría el Opel Ampera y de que Volt sería llamado a revisión y, en algunos casos, vuelto a comprar por GM.

Esta noticia catastrófica para el Volt la ha dado Dan Akerson a Reuters. El panorama sombrío se completa con la suspensión de las entregas a Europa y el posible rediseño de las baterías, lo que convertiría al Volt en uno de los vehículos con costos de fabricación más caros de la historia de GM.

Y no es todo. Akerson ofreció volver a comprar los vehículos cuyos dueños llegaran a temer una combustión espontánea de las baterías, sin olvidar el forzoso llamado a revisión en masa de los 6000 Volt que circulan en el mundo.

El Ampera no le va en zaga. Siendo un coche similar al Volt hay mucha desconfianza en Europa de que estos accidentes con las baterías pudieran repetirse. Akerson mencionó además que la recesión económica que se aproxima no es nada bueno para el Ampera.

Mientras tanto, me llama la atención y me cuesta trabajo creer que GM no pueda controlar esta polémica con las baterías que, al fin y al cabo, le resta credibilidad al propio Volt. En medio del cruce de acusaciones por las normas de seguridad entre la NHTSA y GM, está el pobre comprador, que ha gastado 40.000 dólares en un coche que se incendia al más mínimo percance.

Vía | The Thruth about Cars


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 1 diciembre 2011
  2. El Chevy Volt soluciona (aparentemente) su problema de incendios espontáneos 5 enero 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *