24 marzo 2017 Eléctrico, Híbridos, Hidrógeno

opel_glp (1)

Una dura guerra contra los coches diésel en las grandes ciudades. Motores más eficientes para evitar que se consuma demasiado combustible. Coches cada vez ligeros para evitar que gastemos demasiado en gasolina o gasóil. Todo cuenta para ir reduciendo, de manera paulatina, el consumo de combustible y no solo ir eliminando la cantidad de emisiones de gases contaminantes, ahorrar un buen dinero en combustible. Y sí, los coches más potentes, pese a utilizar motores sumamente potentes y con un gran consumo, también están decantándose por otras alternativas frente a los combustibles tradicionales.

Pero ¿sabemos qué alternativas reales tenemos para evitar todos los problemas que presentan los coches con motores de combustión tradicional? Estamos viendo cómo los eléctricos e híbridos se van imponiendo y cómo resultan bastante económicos e interesantes, pero aunque sabemos qué otros tipos de combustibles alternativos hay, no sabemos cuál es exactamente el más interesante para cada caso.

Coches eléctricos e híbridos

Parece ser que es el método más popular y el que más se está estudiando para evitar que vayamos lanzando humos y gases dañiños a la atmósfera. Los coches híbridos cuentan con un motor de combustión que se complementa, en mayor o menor medida con uno o varios motores eléctricos. Estos motores pueden propulsar el coche de manera completamente eléctrica durante un determinado número de kilómetros y una vez agotada la batería, funciona con el motor de combustión.

Además, el motor eléctrico puede utilizarse para dar un apoyo al motor de combustión para dar más potencia y control. En ese caso, la batería suele durar más tiempo, aunque las emisiones de gases contaminantes se siguen produciendo, pero desde luego, en menor medida. El consumo se reduce considerablemente, aunque sigue costando dinero.

renault-comerciales-electricos-hm

Por su parte, los coches 100% eléctricos utilizan de manera exclusiva la energía eléctrica, por lo que no consumen gasolina. Cada vez hay más modelos que ofrecen una versión híbrida, pero también una totalmente eléctrica. El coste de la electricidad es menor que lo cuesta el combustible fósil, así que resulta más económico. Por desgracia, la tecnología todavía no se ha desarrollado lo suficiente y resulta todavía excesivamente cara, mucho más de lo que representa la electricidad.

Por ejemplo, aunque el coste de recargar la batería es muy inferior al de llenar un depósito en igualdad de condiciones, los alquileres de la batería convierten ese ahorro en un importante coste que hace superar el coste de un coche diésel. Un handicap que, con suerte y poco a poco, se irá solucionando.

Gas Natural Comprimido (GNC)

El GNC no es un derivado del petróleo, y es más barato de producir. Además, produce menos residuos y cuesta menos en la estación de servicio. Por contra, necesita un motor modificado. Este ha de ser adaptado por un taller autorizado y que ofrezca garantías. El GNC ofrece una autonomía inferior a un coche propulsado por gasolina. Además, el depósito debe instalarse en el maletero o en el lugar de la rueda de repuesto.

Este combustible es mucho más económico que la gasolina, por lo que utilizarlo es una buena idea para reducir el gasto en combustible. Las emisiones que produce son sensiblemente inferiores a las que produce cuando funciona con gasolina, ya que pueden hacerlo con los dos tipos de combustibles.

Adam GLP 4

Gases Licuados del Petróleo (GLP)

Este tipo de gas es más popular que el anterior y cuenta con más puntos para llenar el depósito. Su precio es similar al anterior y también necesita un motor adaptado para funcionar con él. El problema del depósito es similar, ya que se debe instalar en un lugar donde quepa y se pueda acceder fácilmente a él. Es un derivado del petróleo y como este, produce una emisión considerable de gases contaminantes, aunque es inferior a los que emiten los coches que se mueven con gasolina.

Los taxistas son el principal segmente profesional que lo utiliza, por su bajo coste y la facilidad de encontrar una estación de servicio que tenga un surtidor de este combustible.

Biometano

Este combustible tendrá un tirón bastante importante estos próximos meses, ya que se está trabajando para obtener el metano desde las aguas residuales. Hemos hablado de los últimos avances en la investigación de este tipo de combustible e incluso se ha podido ver un Fiat Panda que utilizará el metano obtenido de esas aguas residuales. Poco a poco podría ir estableciéndose en el mercado, ofreciendo una alternativa más al combustible tradicional, aunque todavía es una opción minoritaria.

biometano-aguas-residuales-fca

¿Qué podemos esperar de estos combustibles alternativos?

Los combustibles alterantivos todavía son eso, alternativos. No cuentan con una presencia significativa en el mercado, aunque se está intentando que sean cada vez más comunes y representen una opción real. Por el momento, parece que los híbridos y eléctricos se desmarquen del resto y sean una opción más viable que el resto. La realidad es que todos ellos siguen siendo una posibilidad minoritaria y todavía hay que esperar para que se establezcan como una alternativa real y totalmente eficiente.

De todas maneras, todos ellos son sistemas válidos y que pueden encontrarse en el mercado. Unas marcas han apostado por un tipo y otras por otros, pero parece que todas están de acuerdo en algo, en que pueden resultar mucho más eficientes a los tradicionales dentro de muy poco tiempo.


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

1 comentario
  • Cochero89

    Pienso que una de las mejores opciones que puedes hacer claramente es el convertir un coche a glp. Yo lo realice hace poco y la verdad es que las mejoras se notan.
    Pero tambén debo decir que no cojo mucho mi coche y el consumo ha bajado mucho respecto a otros años.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *