18 junio 2016 Eléctrico

Olli-18

Estamos en una época efervescente. A ver quien lo duda. La conducción autónoma, los vehículos eléctricos que no provocan contaminación, la posibilidad de crear maquinaria compleja con la ayuda de una impresora 3D… Pequeñas maravillas que convierten el futuro en algo excitante y que ofrece grandes posibilidades en materia de movilidad sostenible. Ahora, imagina unir todo esto para crear un autobús eléctrico, que no requiera de conductor y que además, se pueda fabricar en apenas 11 horas, con la única ayuda de una impresora 3D. De cierto tamaño, claro.

Pues eso mismo es Olli, un autobús inteligente, de pequeño tamaño y destinado a circular por las ciudades de todo el mundo, con un aliciente que lo hace todavía más atractivo: cada pasajero puede interactuar con él y ajustar sus preferencias para ir más cómodo durante el trayecto. Una bicoca que ha sido creada por la compañía estadounidense Local Motors en colaboración con IBM y que entrará en servicio dentro de muy poco tiempo.

Este pequeño autobús no necesita de un conductor humano, ya que es capaz de moverse por el tráfico urbano gracias a una combinación de sensores LIDAR, radares y cámaras que detectan el estado del tráfico y actúan en consecuencia. La velocidad no es un problema, ya que solo puede funcionar hasta un máximo de 20 km/h.

Olli-11

Olli cuenta con 12 plazas para que puedan ir cómodamente sentados sus ocupantesPara “hablar” con el autobús, solamente hace falta una app en el móvil. Gracias al superordenador IBM Watson, se puede acceder a una compleja red de datos, que no solo le permite moverse por su campo de acción, sino que además permitirá que el usuario conozca los parámetros de funcionamiento de Olli y reciba sugerencias de restaurantes y otros lugares que visitar en la zona por donde se mueve.

Los parámetros de fabricación de este autobús también estarán disponibles en la nube, de tal manera que en cualquier lugar del mundo donde exista una impresora compatible, se podrá fabricar una pieza del vehículo y sustituirla si es necesario. Esto hará que sea muy sencillo tener uno de estos vehículos listos sin más requisitos que una conexión a internet y una impresora lista para ser usada.

Por el momento, las limitaciones de Olli, que solo tiene autonomía para 51 km, hace que sea práctico solo para desplazamientos dentro de una empresa. Pero, como ocurre siempre, es el primer paso para un nuevo tipo de vehículo, que podría ir mejorándose y tomando fuerza en un futuro próximo, plantando la semilla de lo que podría ser toda una revolución en el mundo del transporte urbano. Comenzará a prestar servició en la ciudad estadounidense de Washington DC y llegará hasta Las Vegas y Miami en unos meses. ¿Será el inicio de un nuevo concepto de transporte urbano?



Vía | Carscoops


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *