30 noviembre 2015 Todoterrenos / SUV, Urbanos

DSC_0676 copia

Ford ha lanzado una renovación de uno de los modelos menos conocidos de su actual gama europea. Hablamos del EcoSport, un pequeño SUV-B con un estilo diferente.

Con apenas un año en el mercado, los chicos de Ford ya nos han presentado una actualización que ya hemos podido probar en las carreteras de la capital española.

Diseño exterior

El diseño externo del EcoSport es muy llamativo. Desde el principio los chicos de Ford han intentado dotar al EcoSport de una potente personalidad, lo que supone un arma de doble filo al poder caer en un extremismo que no resulte agradable a todo el mundo. Esto ha supuesto un problema para Ford con este modelo ya desde su lanzamiento en 2014.

DSC_0701 copia copia

El frontal es, sin duda, una de las partes más “conflictivas” del conjunto de líneas del EcoSport. Una gran parrilla con forma prácticamente ovalada y unos faros alargados, conjuntados con unos antinieblas frontales redondos y una generosa altura al suelo hacen que la imagen del Ecosport sea muy…suya. En la versión MY2016 se han añadido algunos detalles cromados y se ha mejorado el diseño interior de los faros.

La imagen lateral del EcoSport es lo que podríamos llamar un monovolumen basado en el Fiesta, y es que así es como nos lo vende Ford. De hecho, el EcoSport está construido sobre la misma plataforma del Fiesta, modelo con el que comparte numerosos componentes. Las protecciones en plástico negro texturado tanto en los bajos como en los pasos de rueda le otorgan una imagen campera muy interesante.

En la parte trasera encontrábamos, hasta ahora, una rueda de repuesto sobre el portón del maletero, al estilo de los TT más tradicionales. Sin embargo, esta solución no resultaba atractiva para todos los clientes, por lo que Ford ha optado por eliminarla de serie y pasar a ofrecerla de serie con un sobrecoge de 200€. El portón del maletero sigue contando con apertura lateral.

DSC_0691 copia copia

Destaca, en el plano estético, la aparición de una nueva versión tope de gama, denominada Titanium S, que añade sobre las demás (Trend y Titanium) llantas de aleación de 17″ y diseño específico, un nuevo color amarillo para la carrocería y cristales traseros oscurecidos. Además, tanto el techo como las tulipas de los retrovisores van pintados en color negro brillante.

Diseño interior y equipamiento

En el interior, básicamente nos encontramos ante un Fiesta de cuatro puertas sobreelevado. Cualquiera que se haya sentado un Fiesta de la generación actual se sentirá perfectamente integrado en el habitáculo del EcoSport en cuestión de minutos. Según Ford, se han mejorado tanto los materiales utilizados como la insonorización del interior. En la práctica, la insonorización sí que ha mejorado, pero los materiales de construcción no son especialmente brillantes.

DSC_0723 copia copia

Sí que es verdad que disfrutamos de un volante forrado en cuero con un tacto blandito muy agradable, así como material blando en los apoyabrazos de las puertas, que contribuyen a mejorar el confort interior. Sin embargo, absolutamente todos los plásticos son duros, de tacto rugoso, y algunas uniones de piezas cuentan con un ajuste cuanto menos mejorable. El tacto de palancas y botones no está tan conseguido como en, por ejemplo, un Fiesta, algo que podemos comprobar con algo tan simple como accionar el intermitente.

El EcoSport destaca por otras virtudes, como un equipamiento completo con posibilidad de montar elementos como los asientos deportivos calefactables en tapicería mixta de piel y tela, el equipo de sonido de alto rendimiento firmado por Sony, el sistema Sync On App Link para controlar las aplicaciones del smartphone desde el teléfono o el sistema de entrada y arranque sin llave, entre otros.

DSC_0736 copia copia

Además, las cotas de espacio interior son más que buenas tanto en la primera como en la segunda fila, acogiendo con facilidad a cuatro ocupantes. Cinco personas irán algo más apretadas, pero siempre será soportable. El maletero sí que es, sin embargo, sensiblemente más pequeño que el de sus rivales, quedando en clara desventaja con sus 310 litros.

Al volante

Hora de arrancar. El EcoSport MY2016 está disponible, de inicio, con tres motorizaciones, siendo dos de gasolina y una de gasóleo. El motor de gasoil es un 1.5 TDCi de 95 CV, es decir, 5 CV más que su antecesor. Mejora además las cifras de consumo, bajando de 4.6 litros a 4.4 litros en ciclo mixto.

DSC_0707 copia copia

En gasolina encontramos como alternativa de acceso un 1.5 Ti-VCT de 115 CV, atmosférico. Es el propulsor más barato, y el único que se puede asociar a una transmisión automática, en este caso de seis velocidades. Los demás se acoplan exclusivamente a una caja manual de 5 marchas.

Por encima, el 1.0 Ecoboost de 125 CV, un clásico ya dentro de la marca, que conserva sus cualidades. Sigue siendo más que suficiente para el día a día, tiene una sonoridad contenida, prácticamente no vibra y tiene unos consumos contenidos si sabemos manejar el pie derecho. En unos meses se unirá una variante del 1.0 con 140 CV, que se convertirá en el tope de gama.

DSC_0713 copia copia

En marcha, el EcoSport se comporta como uno se espera dentro del segmento en el que está encuadrado. La versión Titanium S aporta, además de aditamentos estéticos, algunos ajustes mecánicos, como una puesta a punto específica para el ESP, estabilizadoras más rígidas y gruesas y una suspensión menos flexible. En la práctica sí que es verdad que encontramos un comportamiento algo más afinado, pero las versiones normales se muestran prácticamente igual de estables y, sin embargo, más cómodas.

Fotografía | Daniel Valdivielso


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *