3 marzo 2012 Berlinas, Híbridos, Industria

El Chevy Volt y su contraparte europea, Opel Ampera, se han convertido en la piedra en el zapato de General Motors. A pesar del triunfalismo que rodeó su llegada al mercado, GM tiene que combatir ahora en dos frentes: el sector de la industria y de los medios que hacen todo lo posible por hundir al Volt y el frente de aquellos que constantemente hacen comparaciones con otros eléctricos, en las cuales el Volt no queda bien situado, sobre todo con el Nissan Leaf.

Como resultado de las constantes campañas de desprestigio, el público norteamericano no ha respondido de la manera apropiada. La consecuencia es que el Volt no ha vendido lo suficiente y el stock de coches es cada vez mayor, por lo que la compañía norteamericana ha tomado la decisión de detener su producción desde el 19 de marzo al 23 de abril dejando en la calle temporalmente a 1.300 trabajadores.

De acuerdo a un portavoz de GM, se tratará de equilibrar la demanda existente con las unidades que ya se han vendido, mientras tratan de vender los Volt inmovilizados en los concesionarios. En cuanto a las ventas realizadas de momento, en el mes de enero se han vendido unas 7.600 unidades, una cifra que se queda bastante por debajo de lo que GM había esperado vender. Además de una cierta influencia de las investigaciones por incendios de la NHTSA, el precio de venta es demasiado elevado de acuerdo a las críticas.

Vía | Autoblog Green


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 3 marzo 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *