17 agosto 2011 Berlinas, Pruebas

A finales del año pasado despedíamos dos modelos ya veteranos dentro del catálogo de Peugeot, se trata del 407 y del 607, dos berlinas archiconocidas del fabricante galo que dejaban paso a un nuevo vehículo que estrenaba segmento y denominación.

Así nace el nuevo Peugeot 508 que llegó al mercado a principios de 2011, situándose en un segmento por encima del 407 y ocupando parte del segmento del extinto 607. Además seguía la saga 500, olvidada desde el 505. Si tuvieramos que definir al 508 de manera rápida, hablamos de un vehículo espacioso (casi tanto como el Peugeot 607), con unos nuevos estándares de calidad y un diseño más actual que rompe con la típica parrilla de grandes dimensiones de la marca del león.

A lo largo de las tres partes de la prueba nos centraremos en las novedades que presenta el 508, puesto que innova en muchos aspectos (primer Peugeot con arranque por botón, por ejemplo). Pero ahora nos tenemos que centrar en su motor y prestaciones, puesto que para la prueba nos hemos puesto al volante de un 508 equipado con el motor gasolina 1.6 THP de 156 CV (realizado en colaboración con BMW).

Motor y prestaciones

Suavidad, esta es la palabra que mejor define este propulsor de sólo 1.6 litros capaz de entregar una potencia de 156 CV. Como ya os adelanté, es un viejo conocido de nuestro equipo de pruebas, puesto que ya lo hemos probado en otros modelos del Grupo PSA, destacando por la entrega progresiva de potencia y sobretodo por su suavidad.

Un detalle por el que siempre ha destacado este motor es por su rango de uso, puesto que empieza a empujar a bajas vueltas (como si de un motor diesel se tratara) ofreciendo entre las 1.400 r.p.m. y las 4.000 r.p.m. el par máximo de 240 Nm.

¿Esto en qué se traduce? Pues en una respuesta suave, progresiva y con un gran rango de utilización lo que hace que no tengamos que jugar tanto con la caja de cambios y al mismo tiempo hace que este motor sea muy prestacional. Otro detalle que nos ha gustado es el bajo nivel de ruido, en parte gracias a la buena insonorización del interior, un aspecto que han mejorado bastante.

Dentro de la gama gasolina del Peugeot 508 tenemos dos motores disponibles: 1.6 VTI de 120 CV y el 1.6 THP de 156 CV. Si obtas por un motor gasolina esté 1.6 con turbo es mucho más prestacional que el propulsor de 120 CV, además destaca por la suavidad frente al otro motor.

Unida a este motor va una caja de cambios manual de seis velocidades (opcionalmente tenemos una caja automática), el tacto es típicamente Peugeot, podría contar con algo más de precisión pero es correcto y gracias a contar con la sexta reducimos bastante el consumo en carretera o autopista.

Comportamiento

El objetivo del Peugeot 508 es ofrecer el mayor nivel de confort posible a sus ocupantes, se nota por una suspensión con un tarado correcto pero afinado para ofrecer confort algo que le pasa factura cuando decidimos realizar una conducción algo más deportiva. Eso sí, no es un Citroën C5, con esto me refiero a que es confortable pero el nivel de dureza es mayor que su hermano galo.

Gracias a la suavidad del motor, suspensiones y a su dirección (que podría ser algo más directa) es un coche muy tranquilo para conducir y cómodo. Además goza de una buena insonorización interior, siendo un coche interesante para viajar o conducción tranquila por carretera.

Por último tenemos el equipo de frenos que cuenta con una eficacia sobresaliente, este siempre ha sido un elemento a destacar de los Peugeot. En el caso del 508 destacan por la efectividad al frenar puesto que actúan de manera eficaz y detienen al 508 con sus 1.475 kg sin problemas.

Consumo

En materia de consumos estamos ante un motor tecnológicamente bastante avanzado pero de momento los milagros no existen, por tanto tenemos que recordar su potencia 156 CV y su peso y dimensiones. Según las cifras oficiales el consumo medio es de 6,4 l/100 km, en nuestra prueba fue extremadamente complicado bajarlo de 7 litros en carretera, tras varios recorridos por carretera y más de 250 km rodados lo más bajo que conseguimos fueron 7,6 litros a los 100 km.

Donde sin embargo si conseguimos unas buenas cifras de consumo, en parte gracias a la sexta, es en autopista donde tras 1200 km hemos conseguido un consumo medio de 5,7 litros a los 100 km.

Por último otro ambiente donde se dispara el consumo es en ciudad, rondando tranquilamente los 10 litros a los 100 km, una cifra que se queda más cerca de los 9,2 litros a los 100 km que homologa de consumo urbano.

Peugeot 508 con motor gasolina 1.6 THP de 156 CV

En la segunda parte de la prueba veremos el diseño exterior, la amplitud interior y así como los materiales o maletero.

Fotos | David Taboada


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 17 agosto 2011
  2. Peugeot 508 1.6 THP 156 CV, prueba (Parte II) 22 agosto 2011
  3. Peugeot 508 1.6 THP 156 CV, prueba (Parte III) 27 agosto 2011
  4. Cuando las berlinas pierden espacio, ¡toma ofensiva! @ Coche del Año en Internet 15 junio 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *