11 junio 2012 Eventos, Fotos, Híbridos, Pruebas, Urbanos

Un híbrido por 15.900 euros, eso es lo que propone Toyota con el nuevo Yaris Híbrido, un modelo que completa la gama ecológica del fabricante japonés y que llega con bastantes argumentos para hacerse un hueco en el mercado con un precio de salida competitivo.

Hasta Holanda nos hemos ido a la presentación internacional del Toyota Yaris Híbrido, que no sólo presenta como novedoso el sistema híbrido, sino que cambia el diseño exterior y algunos detalles en su interior, haciendo del Yaris un producto interesante para los más urbanitas. Pero, ¿de verdad consume poco?, ¿merece la pena?, ¿qué cambia con respecto al Yaris convencional? Síguenos y hablaremos de todas estas cuestiones.

Nuevo diseño exterior y pequeños cambios en el interior

El Yaris HSD estrena la nueva línea de diseño de la marca japonesa, cambiando ligeramente con respecto al urbanita convencional. Lo primero que salta a la vista es el nuevo frontal, más perfilado con nuevos grupos ópticos y parrilla.

Esto se traduce en una mayor aerodinámica, además, se incorporan de serie las luces diurnas tipo LED y la parrilla es de menores dimensiones, teniendo un frontal más agresivo y dinámico. En la zaga aparecen nuevos grupos ópticos que también cuentan con tecnología LED.

Mientras que en el interior, aparecen los tonos azulados típicos de los modelos híbridos de Toyota, tanto en el cuadro de instrumentos como en las costuras de los asientos y volante, así como, en la palanca de cambios.

Los paneles de tacto blando presentes en el salpicadero y puertas son de un tono grisáceo que es característico de las unidades híbridas. Además de serie contará con la pantalla táctil multifunción Toyota Touch.

Novedades mecánicas

El motor elegido para mover al Yaris Híbrido es un 1.5 gasolina con 77 CV que se complementa con un motor eléctrico, llegando juntos hasta los 100 CV. El sistema híbrido pesa 42 kg menos que los Auris Híbridos y también se ha incorporado una batería más compacta que entra perfectamente bajo los asientos traseros reservando todo el potencial del maletero sin perder capacidad de carga.

El centro de gravedad también es más bajo, y cuenta con una mejor aerodinámica frente al Yaris convencional, por lo tanto se nota que el coche ha sido puesto a punto para intentar ser lo más eficiente.

Cuenta con una transmisión mejorada, más eficiente, al cambiarse la refrigeración y ahora es por aceite. Es decir, hay bastantes cambios en el sistema híbrido si lo comparamos con otros modelos de la firma japonesa.

Toma de contacto con un Toyota Yaris Híbrido en Amsterdam

Todo esto que os hemos contado en la teoría, toca ponerlo en práctica y comprobar si el Yaris HSD es tan buena opción como nos cuentan para la ciudad, de partida los datos oficiales hablan de un consumo medio en ciudad de 3,1 litros a los 100 km.

Una cifra un poco utópica, al menos según lo que pudimos comprobar en una breve toma de contacto con el coche durante poco menos de 100 km mezclando ambiente urbano y carretera. Pero empecemos por el principio, así que antes de hablar de consumos veamos como se comporta.

Lo primero que notamos es la ausencia del modo POWER (o Sport) presente en otros híbridos de la marca, es decir, esa función overboost que permitía sacarle algo más de jugo al conjunto híbrido. El Yaris HSD es un vehículo urbano y de corte tranquilo, sólo dispone del modo normal, ECO y EV (eléctrico).

Salimos de una de las zonas céntricas de Ámsterdam, cerca de la estación, y sorprende la suavidad del coche. Tranquilidad, dirección muy asistida y suave, y suspensiones de corte blando, todo ello destinado al confort.

Durante los primeros kilómetros en ciudad se muestra más que suficiente en potencia, e incluso ágil, gracias a la instantaneidad del par motor del eléctrico y a sus medidas contenidas. Eso sí, el consumo en ciudad ronda los 5 litros, bajando ligeramente a 4,9 l/100 km, pero lejos de los 3,1 litros que homologa.

En su defensa, hay que añadir, que las unidades apenas tenían 800 km de rodaje, muy poco, para controlar los consumos reales.

Seguimos nuestro trayecto hasta cerca del aeropuerto, y nos metemos de lleno en carretera, ahí se muestra algo más perezoso y tranquilo, da sensación de no tener 100 CV, sino más bien ser el típico urbano con 70-80 CV gasolina. Los adelantamientos hay que pensárselos muy bien y ser previsor, pero bueno, no es un coche que busque deportividad y su consumo de 4,5 litros a los 100 en carretera contrarresta lo anterior.

Equipamiento y precios

En el equipamiento habrá dos niveles disponibles, el ACTIVE y ADVANCE. Desde el acabado base con siete airbags, climatizador bi-zona, pantalla táctil para el control multimedia, cámara de visión trasera, entre otros elementos y desde 15.900 euros.

Por 17.900 euros podrás hacerte con el acabado ADVANCE que mejora la prestación con llantas, faros antiniebla delanteros, sistema de sonido premium, cristales traseros oscurecidos, entre otros elementos.

Fotos | Diego G. Moreira


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 12 junio 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *