15 junio 2016 Gama / versiones, Híbridos, Todoterrenos / SUV

Volvo XC90 T8 Twin Engine with Polestar Performance Optimisation
Volvo pone un punto de picante a su modelo de mayor tamaño, el XC90. Y es que Polestar ha sido el encargado de dar más chispa al gran SUV sueco bajo la denominación Volvo XC90 T8 Twin Engine, convirtiéndolo en el vehículo de producción en serie más potente de la historia de la marca.

No es la primera preparación oficial que Polestar realiza para Volvo. De hecho, hace no mucho conocimos las potentes versiones Polestar de los Volvo S60 y V60, que pese a utilizar unas mecánicas de cuatro cilindros y apenas 2.000 centímetros cúbicos, sitúan su potencia en unos más que generosos 367 caballos, aunque el par motor se veía reducido en 30 Nm, quedándose en unos nada malos 470 Nm.

El caso es que el nuevo Volvo XC90 T8 Twin Engine recurre a la hibridación de su mecánica, combinando un propulsor de gasolina con otro eléctrico enchufable que ha sido mejorada gracias a la variante Polestar. La parte de gasolina corresponde a un propulsor tetracilíndrico de 2 litros, que al trabajar en combinación con el motor eléctrico de 87 caballos logran, en conjunto un total de 421 caballos a pleno rendimiento, mientras que el par motor se sitúa en unos bondadosos 680 Nm.

Volvo XC90 T8 Twin Engine with Polestar Performance Optimisation

Todo esto permite al SUV de gran tamaño de la prestigiosa marca sueca acelerar desde parado hasta los 100 kilómetros por hora en 5,5 segundos, una cifra que puede dejar avergonzado a más de un deportivo.

El motor eléctrico tiene una autonomía homologada de 43 kilómetros funcionando únicamente en modo eléctrico. Gracias a esto puede firmar unos consumos homologados de risa: solo 2,1 l/100 km.
Volvo afirma que la respuesta a las demandas del acelerador son más instantáneas tras la puesta a punto de Polestar, lo que mejora el placer de conducción.

Por otro lado, el Volvo XC90 T8 Twin Engine de Polestar ha visto optimizada su caja de cambios automática. Posee un recalibrado que, mediante sensores de fuerzas G laterales, evitará el cambio de marcha cuando la aceleración lateral sea elevada. De esta forma se mejora la estabilidad en el paso por curva y, sobre todo, la seguridad y confianza que percibe el conductor.

Fuente | Volvo


Highmotor en Instagram

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *