Estos son 5 prototipos que nunca vieron la luz pero que nos hubiera gustado que lo hicieran

Estos son 5 prototipos que nunca vieron la luz pero que nos hubiera gustado que lo hicieran

Escrito por: Javier López   @jlopezbryan96    26 noviembre 2018     7 minutos

Los prototipos se encargan de anticipar un nuevo modelo pero, por desgracia, hay ocasiones en las que padecen en el intento, como estos cinco ejemplos.

Partir de una buena base o de unos cimientos contundentes siempre ha sido necesario para obtener un resultado óptimo, algo que se puede aplicar sobre el mundo de los automóviles. Son infinidad los modelos que fueron desarrollados a partir de un prototipo que anticipaba un gran vehículo, algo que era posible gracias al armonioso maridaje entre diseño e innovación. Sin embargo, son también muchos los concept cars que padecieron durante el tránsito de desarrollo a coche comerciable y que se quedaron en el olvido, pero a nosotros, amantes del motor, nos hubiera gustado verlos rodar en forma de vehículo de producción.

Hoy, en Highmotor, hemos recolectado cinco prototipos que deberían haber seguido hacia delante por su estética rompedora o por una mecánica que jamás habríamos imaginado que se instalaría en ese tipo de vehículos. Entre ellos, se encuentran desde pequeños compactos hasta superdeportivos de altos vuelos que, por suerte o por desgracia, se quedaron en el tintero de los diseñadores esperando a una luz verde que nunca llegó.

Volkswagen W12 Nardò: el superdeportivo alemán que quiso rivalizar con el Lamborghini Murciélago

Hubo una época en la que Volkswagen mostró sus claras intenciones de crear un superdeportivo, un segmento nunca antes trabajado por los de Wolfsburgo. Para ello, los ingenieros de la firma germana tomaron como base un concept car que mostraba unos rasgos muy cercanos a la gama de modelos que presentaba por aquel entonces Volkswagen. ¿Su nombre? W12 Nardò.

Sin duda alguna, la denominación «W12» al comienzo de su nombre ya anunciaba un amplio elenco de caballos en sus entrañas, y los cuales provenían de un poderoso propulsor. Como reza su nombre, el superdeportivo de Volkswagen estaba impulsado por un W12 de 6.0 litros atmosférico capaz de generar 591 CV de potencia y 621 Nm de par, unas cifras que permitían al Nardò alcanzar los 100 km/h en 3,5 segundos y una velocidad máxima de 350 km/h.

El Lamborghini Murciélago de Volkswagen que nunca vio la luz, así es el W12 Nardò

El Lamborghini Murciélago de Volkswagen que nunca vio la luz, así es el W12 Nardò

Fue en el año 2001 cuando Volkswagen anunció el W12 Nardò. Se trataba de un concept car cuya producción nunca se llevó a cabo y hoy explicamos los motivos.

LEER MÁS

Los planes de Volkswagen consistían en lanzar una edición limitada de este vehículo de 150 unidades, pero el proyecto fue suspendido. Esto se debió a que el Grupo alemán decidió centrar sus recursos económicos en Bentley y Lamborghini, dos firmas con un mayor potencial para desarrollar este tipo de vehículos pero, sin duda alguna, el W12 Nardò es uno de esos concept cars que nos hubiera gustado conocer.

Mercedes-Benz Vario VRC: todo en uno

Seguro que somos muchos los que hemos fantaseado con coches fantásticos, capaces de ofrecer multitud de funciones impensables y, por suerte, los ingenieros de Mercedes tuvieron esta mentalidad a la hora de crear al Vario VRC. Este pequeño concept car no destacaba por sus prestaciones o por una mecánica innovadora, pero sí que lo hacia por su carrocería intercambiable.

Así es, este prototipo ofrecía diferentes complementos que permitía a sus usuarios obtener diferentes tipos de carrocerías sin la necesidad de cambiar de vehículo. Era tan sencillo como desmontar la pieza acoplada en la parte posterior, invertir 15 minutos y listo, teníamos a nuestra disposición una pick-up, un familiar, un coupé o un cabrio en función de las necesidades.

El Mercedes-Benz Vario VRC vio la luz en el Salón de Ginebra de 1995, ofreciendo una gran innovación que podría haber revolucionado el mundo automovilístico con la posibilidad de reducir varios segmentos a un solo vehículo. Sin embargo, su producción no se valoró lo suficiente, motivo por el cual el VRC padeció en el intentó y se convirtió en uno de esos concept car que pudo haber sido algo más.

Audi A8 Coupé: el lujo reducido a dos puertas

Siempre ha sido muy usual divisar vehículos de lujo ofreciendo un exaltado nivel de exclusividad con carrocería coupé, una práctica muy habitual en la actualidad. Esto lo podemos ver reflejados en modelos como el Bentley Continental GT, el Mercedes Clase S Coupé o el recién llegado BMW Serie 8. Sin embargo, Audi también quiso participar en este segmento, unas intenciones que demostró en el Salón de Frankfurt de 1997 con el A8 Coupé.

Este concept car basado en el A8 de primera generación presentaba una elegante y sutil línea que se combinaba con una carrocería coupé que aderezaba sus rasgos. Con la desaparición del pilar B y con una caída del techo mucho más fina y aerodinámica, el A8 Coupé se presentaba como un gran candidato para competir con los modelos más exclusivos de aquella época.

Sin embargo, la firma de los cuatro aros decidió declinar el proyecto de este embaucador A8, el cual prometía una emblemática saga. De esta forma y con muchas razones, el Audi A8 Coupé entra directamente en el Top 5 de prototipos que nos hubiera gustado que viesen la luz.

Volkswagen Golf GTi W12: el compacto vitaminado por excelencia

Volviendo a Volkswagen y a los motores W12, no debemos olvidar mencionar al Golf GTi más radical hasta la fecha, el cual renunciaba a las plazas traseras para albergar en su interior a un poderoso motor. Teniendo en cuenta el rumbo que están siguiendo los hot hatchbacks actuales, capaces de alcanzar los 400 CV, no es descabellado considerar que dentro de no mucho tiempo sea posible ver a este segmento custodiando un propulsor de más de 600 CV, algo que ya auguró Volkswagen con este Golf tan especial.

Los ingenieros germanos tomaron como base la caja V de su compacto para desarrollar este concept car, una generación que se encargó de recuperar el carismático espíritu de los primeros GTi. Sin embargo, Volkswagen quiso ofrecer mucho más con este Golf, ya que no solo presentaba una estética más agresiva y deportiva, sino que también había una razón de ser para recurrir a este diseño.

Volkswagen Golf  W12-650, cuando el pequeño compacto se convirtió en un superdeportivo

Volkswagen Golf W12-650, cuando el pequeño compacto se convirtió en un superdeportivo

Este prototipo nació en 2007 para demostrar que los ingenieros de Volkswagen eran capaces de ofrecer diversión y equipamiento imponente en un coche como el Golf

LEER MÁS

Posicionado en el centro se encontraba un propulsor W12 atmosférico de 6.0 litros -al igual que el Nardò- capaz de generar 650 CV y 750 Nm de par, unas cifras que le otorgaban el título del Golf GTi más potente hasta la fecha. Por desgracia, Volkswagen no continúo adelante con el proyecto, aunque con el paso del tiempo hemos sido partícipes de cómo la firma nos ha insinuado la posible producción de un Golf más radical con otros prototipos como el R400.

Renault Clio R.S 16: compartiendo entre hermanos

No es raro ver numerosas sinergias entre vehículos de un mismo grupo, algo que sucede en Renault con su gama de modelos. Esta habitual práctica fue la que se aplicó en el caso del emblemático Clio R.S 16, un concept car que mostraba al menor de la casa francesa recurriendo al motor del Megane R.S para ofrecer prestaciones aún más puras y radicales.

Este prototipo del compacto francés ofrecía unos rasgos y un aspecto final muy cercano a una posible variante de producción, en la que se podía percibir un claro espíritu deportivo. Con esta variante, la firma del rombo buscaba evocar a aquellos emblemáticos Clio V6 que vivieron a principios de siglo, y que se encargaron de marcar un antes y un después.

Este relevo recaería directamente sobre el R.S 16, un modelo con un propulsor de 2.0 litros capaz de producir 275 CV de potencia, una cifra que movería con gran soltura al Clio. Sin embargo, Renault se vio obligada a cancelar dicho proyecto, una decisión que se tomó por el lastre que supondría para la producción de los demás productos -y venideros modelos- de la firma.

Deja un comentario