El Aston Martin Valkyrie AMR PRO supera con creces a su espectacular hermano de carretera

El Aston Martin Valkyrie AMR PRO supera con creces a su espectacular hermano de carretera

Escrito por: Victor Alós Yus   @sepelaci    17 noviembre 2017     2 minutos

Después de ver la versión de carretera del Aston Martin Valkyrie, la marca se ha atrevido con una versión pensada para la competición y con más potencia

Hace poco ya vimos que el Aston Martin Valkyrie llegaba pronto para que los pocos afortunados capaces de desembolsar los 2,6 millones de dólares que cuesta este espectacular modelo puedan ponerse al volante del mismo. Pero ahora, la marca británica quiere ir más allá y ha planteado el desarrollo de una versión del Valkyrie que estará destinado solo para los circuitos, así que tendrá unas características todavía más atractivas y con mayor rendimiento. Se trata del Valkyrie AMR PRO y estos dos bocetos son la única imagen que hay del modelo por ahora.

El talento de Adrian Newey, uno de los más importantes diseñadores de la Fórmula 1, ha sido el que ha propiciado esta colaboración entre Aston Martin, Red Bull Advanced Technoligies y el socio de proyecto AF Racing. Serán solo 25 unidades las que se fabricarán de esta versión del superdeportivo y se espera que las entregas se comiencen a realizar durante el año 2020, y sorprendentemente, todos los coches ya están vendidos.

Valkyrie AMR Pro_01

Los cambios sobre el exterior del Aston Martin Valkyrie se refieren sobre todo a la carga aerodinámica para conseguir un mejor rendimiento en la pista. Se ha trabajado sobre todo en las superficies de los alerones delantero y trasero y con sistemas de control aerodinámico activos para adecuarlo a las exigencias de la competición. Entre otras cosas, también utiliza unas llantas más pequeños que el modelo de carretera, de 18 pulgadas en los dos ejes, para montar las gomas de competición de la Fórmula 1.

Aston-Martin-Valkyrie-Customization-3

Para conseguir un menor peso, se han eliminado las pantallas multimedia y otros que son útiles y prácticos en el día a día, pero que no sirven de nada para competir. Se ha cambiado también el material de varios puntos de interés en el coche, para aligerarlo y convertirlo en un auténtico coche de carreras sin mucho que ver con la versión de carretera.

El motor de 6.5 litros desarrollará más potencia y par motor, aunque este dato todavía se lo reservan para más adelante. El bloque se ha recalibrado y será más efectivo una vez reciba las modificaciones, al igual que el sistema de emisiones del coche. El Sistema de Recuperación de Energía RIMAC se mantiene, pero se recalibrará también para ofrecer mejor rendimiento.

La idea de los socios en este proyecto es conseguir que esta versión basada en un coche homologado sea similar a un F1 o un LMP1, así que están trabajando para convertir un supercoche en algo todavía más impresionante. No sé tú, pero estoy deseando ver el resultado de los cambios sobre este modelo y ver, más que estos bocetos conceptuales, imágenes y vídeos del coche en acción.


Deja un comentario