¿Cada cuánto tiempo te acuerdas de la rueda de repuesto?

¿Cada cuánto tiempo te acuerdas de la rueda de repuesto?

Escrito por: Diego Ávila   @diego_motordiez    1 julio 2016     Sin comentarios     4 minutos

Nos encontramos a día 1 de julio y la mayoría de los ciudadanos tenemos reservadas nuestras fechas de vacaciones. Norte, sur, este u oeste, cualquier destino puede ser bueno para desconectar de la rutina, el trabajo y disfrutar de unos días con la familia y amigos. Todos los años millones de vehículos recorren las carreteras españolas en busca de esa desconexión de lo habitual.

Ya sabrás que es importantísimo hacer un chequeo al coche unos días antes de emprender nuestro viaje, por muy básico que sea. Así, podremos comprobar que todo está en perfectas condiciones o, si por el contrario, algo no está como es debido podemos llevarlo al taller y el problema no irá a mayores. En esta ocasión nos vamos a centrar en un elemento: la rueda de repuesto.

Es importante revisar la presión de la rueda de repuesto habitualmenteActualmente, muchos son los fabricantes que no equipan de serie la tradicional rueda de repuesto, que se suele ubicar bajo el piso del maletero o directamente en la zona trasera de los bajos del coche. Es habitual que muchos coches la sustituyan por un kit de reparación de pinchazos, dejando la quinta rueda como un elemento opcional.

De todos modos, aún hay un alto porcentaje de turismos nuevos que mantienen la rueda de repuesto y clientes que prefieren desembolsar 100 euros más (aproximadamente) por ella, más todos los coches antiguos que así la incluían.

El caso es que sufrir un pinchazo no es algo que ocurra todos los días, ni mucho menos. Es posible incluso que no te ocurra ni una vez cada 10 años. Eso sí, cuando pasa nos da un rabia de mil demonios, ¿o no?

rueda-repuesto-o-galleta

Si nos encontramos por carretera y el pinchazo es muy leve es posible que lleguemos a nuestro destino y ni siquiera nos hayamos percatado de ello, dándonos cuenta al día siguiente cuando vayamos hacia el coche o cuando recorramos los primeros metros. ¡Qué puñeta!

Circular con una rueda desinflada puede suponer la rotura del neumáticoTambién puede ser una pérdida de aire repentina. En pocos segundos la rueda pierde toda la presión y nos vemos obligados a detenernos prácticamente donde nos encontremos. Si es una ciudad podremos aparcar el vehículo o dejarlo en una zona muy segura fácilmente, pero si es en carretera tendremos que parar en el arcén. Te advertimos de que utilizar el coche, aunque sea una distancia muy corta, sin presión en alguna de las cuatro ruedas es peligroso por la falta de adherencia y sus bruscas reacciones. Además, es probable que “nos carguemos” el neumático o incluso llanta.

Una vez hemos detectado el problema, todos sabemos que tenemos que cambiar la rueda pinchada por la de repuesto, lógico. Pero, ¿tenemos la rueda de repuesto en buenas condiciones?

Cambiar la rueda no es muy difícil, pero permítenos un consejo. A no ser que compraras el coche a estreno hace muy poco tiempo, antes de empezar a quitar la rueda afectada haz memoria y recuerda cuándo fue la última vez que comprobaste su estado o, al menos, su presión. Si ni te acuerdas, ve primero a la de repuesto y reza porque en el taller sí se hayan acordado de darle la presión correspondiente la última vez que lo llevaste para la revisión.

pinchazo

Que no te ocurra por dejadez

Si tus rezos han valido de poco y efectivamente la presión está tan baja que con tus propias manos puedes hundir la goma, puedes ir llamando a la grúa, aunque igual has tenido tanta suerte que el pinchazo te ha obligado a detenerte en una gasolinera.

Con esto queremos haceros ver que si nuestro coche cuenta con rueda de repuesto, debemos prestarle atención, la misma que a las otras cuatro. Muchos nos acordamos de ella prácticamente solo cuando vamos a salir de viaje. Lo típico, revisamos el nivel de aceite, líquido refrigerante, agua de los limpias y de paso comprobamos las presiones con un manómetro. Esto está muy bien y hay que hacerlo. Pero un pinchazo no solo puede ocurrirte cuando vayas camino de la costa mediterránea en pleno agosto, te puede pasar cualquier día, en cualquier momento y en cualquier sitio.

No tardamos nada en echar un vistacillo de allá para cuando a su presión. Podemos hacerlo siempre que vayamos a comprobar el aire de las cuatro habituales, así cogemos la costumbre y no nos olvidamos de ella.

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.