Como funciona el Grip Control del Peugeot 2008

Como funciona el Grip Control del Peugeot 2008

Escrito por: Fernando Alvarez    30 julio 2013     Sin comentarios     2 minutos

El Peugeot 2008 es la oferta de la marca para el segmento de los crossover urbanos. Un vehículo cuyos atributos lo hacen perfecto para la ciudad, y a la vez, le otorgan la posibilidad de abandonar el asfalto en terrenos off-road. Por ello, la marca del león ha equipado al 2008 con el sistema Grip Control, que optimiza la motricidad en condiciones de baja adherencia, como en el caso de hierba mojada o barro.

Esta tecnología actúa sobre las ruedas motrices delanteras, independientemente del escenario. El Grip Control se activa a través del mando giratorio situado en la consola central. El conductor puede elegir entre uno de los cinco modos de uso disponibles, según los cuales limita la transferencia del par motor sobre el tren delantero y gestiona el frenado, en función del terreno.

El funcionamiento del Grip Control consta de cuatro modos, que son los siguientes: el modo Standard, que se destina a condiciones de carretera normales, sin problemas de adherencia. El modo Nieve adapta de manera instantánea el control de tracción de cada una de las dos ruedas motrices a las condiciones de adherencia existentes. Cuando el coche supera los 50 km/h el sistema pasa automáticamente al modo Standard. El modo Todocamino permite circular sin problemas por terrenos deslizantes como barro o hierba húmeda. Asegura el arranque del vehículo en estas condiciones transfiriendo el máximo par posible a la rueda que más adherencia tenga. Funciona como un diferencial de deslizamiento limitado, se adapta perfectamente a la circulación en pistas y se mantiene activo por debajo de 80 km/h. El modo Arena mantiene el deslizamiento de las dos ruedas motrices simultáneamente para permitir la progresión sobre suelo blando y limitar el riesgo de quedar atrapado en la arena. Este modo funciona hasta a 120 km/h y cambia a modo Standard si se supera esa velocidad.

Por último el modo ESP Off da al conductor la posibilidad de desconectar totalmente el control de estabilidad y el Grip Control, hasta 50 km/h, y gestionar la motricidad de manera autónoma.

Este sistema funciona gracias a la aplicación de elementos electrónicos en el vehículo, sin necesidad de sistemas mecánicos. Esto da lugar a una de las principales ventajas: al no incrementarse el peso del nuevo Peugeot 2008, los usuarios pueden disfrutar del Grip Control sin que ello implique un aumento del consumo de combustible.

En el Peugeot 2008 este sistema está disponible de serie en el nivel de acabado Allure, en las siguientes motorizaciones: 1.6 VTi 120 CV, 1.6 e-HDi 92 CV y 1.6 e-HDi 115 CV.

Fuente | Peugeot

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.